He probado la tele transparente de Xiaomi: el último truco para venderte una smartTV
  1. Tecnología
IMPORTA LO DE DELANTE Y LO DE DETRÁS

He probado la tele transparente de Xiaomi: el último truco para venderte una smartTV

Aunque tecnológicamente es un avance, a la hora de la verdad esta televisión es un enorme 'huevo de Fabergé'. Algo caro, bonito y llamativo sin más aplicaciones que la contemplación

placeholder Foto: Foto: M. Mcloughlin
Foto: M. Mcloughlin

En un televisor lo que más importa, o lo que más debería importar, es lo que aparece en cada momento. Pero en la última 'smart TV' que hemos podido probar en Teknautas importa lo que hay en pantalla y lo se muestra detrás de la misma sea la pared, tu pareja pasando o el gato intentando pescar cualquier cosa. Y es que la Mi TV Lux de Xiaomi es una tele transparente. Un invento, con el que ya habían experimentado otras marcas como LG o Samsung con otros fines, que fue presentado con motivo del décimo aniversario de la compañía.

Cuenta con un panel OLED transparente de 55 pulgadas de diagonal y resolución 4K. Funciona con píxeles autoluminiscentes, un contraste estático de 150000:1 y soporta un 93% del espectro de color DCI-P3. Es un panel de 10 bits que muestra un total de 1070 millones de combinaciones de colores. Es probable que te suene a chino todo esto. No sirve compararlo con los televisores tradicionales porque todo cambia por completo. Y porque sale perdiendo. Es una experiencia de visionado que solo podría definir como extraña. Los iconos del sistema operativo parecen estar flotando en el aire. La imagen parece un holograma.

placeholder
Foto: M. Mc

Aunque puedes jugar con los ajustes en lo que se refiere a brillo y color para adaptar el perfil de la imagen, nunca se consigue tener la sensación de estar viendo una imagen como en una tele corriente. Un buen ejemplo son los negros. No llegan a ser profundos a pesar de ser una pantalla OLED, mucho mejor que las LCD a la hora de representar este color. Particularmente me recuerda a la calidad de imagen que puedes tener mientras ves una película en un proyector 4K sobre una pared lisa. Con la diferencia de que aquí hay profundidad.

Todo esto no deja de ser un experimento para decir: 'Esto es lo que podemos hacer'

Igual te estás preguntando si se ve exactamente igual desde las dos caras. La respuesta es no. Desde la parte trasera, además de ver las cosas en la dirección contraria, no se ven tan nítidas las imágenes. Donde me ha sorprendido el visionado es en los ángulos de visión. Se puede ver desde los laterales perfectamente. Eso sí, es imprescindible atenuar la habitación porque si no el fondo es bastante molesto y los reflejos penalizan mucho la experiencia.

En lo que se refiere a la tasa de refresco, tenemos 120 Hz. La imagen se ve muy suave y muy fluida. Si ahora lo que te pasa por la cabeza es si puede soportar la nueva generación de consolas, debes saber que sí puede y tiene una respuesta de 1 milisegundo.

Un cuerpo muy estilizado

Cuando está apagada parece un simple cristal. Incluso si no le prestas excesiva atención puede parecerte que no hay nada más que el ligerísimo marco sostenido sobre la peana. La clave está en los píxeles autoluminiscentes: es lo que permite prescindir del panel posterior con el que todavía vienen muchos de los televisores actuales. Este Mi TV Lux Transparent Edition integra absolutamente todas las unidades de procesamiento en la peana y la base.

Un avance tecnológico que han conseguido coronar en un diseño ultrafino de tan solo 5,7 milímetros de grosor. Esto es casi tres veces menos que la QLED 950TS, una de las LCD más avanzadas y más finas que se ha visto en el mercado. Esto es lo que al común de los mortales debería impresionar, más allá de la anécdota de las transparencias.

Este televisor no deja de ser un experimento. No hay que olvidar que estos aparatos, junto a los móviles y a los 'routers', son los únicos que construyen íntegramente en la compañía desde el principio hasta el final a diferencia de sus relojes o de sus aspiradores, productos creados mano a mano con terceras empresas. Crear algo así, más que un éxito comercial, no deja de ser una campaña de marketing para demostrar la capacidad de la marca más que otra cosa.

Un llamativo 'huevo de Fabergé'

Se vende, pero no deja de ser una excentricidad que al cambio supera los 6.000 euros. ¿Qué aporta? ¿Para qué sirve? ¿Es solo puro diseño? Es un enorme avance tecnológico que no tiene prácticamente ninguna aplicación en la vida real. Al menos en una casa. Otra cosa es en una tienda, en una galería o similar en el que se quiera marcarse un escaparate o 'shoowroom' pintón.

Esta televisión transparente no es más que un enorme y caro 'huevo de Fabergé'. Llama y mucho la atención. Pero superado el efecto 'wow', cuando uno lo piensa, no le ve la ventaja a la hora de la verdad. Por ese dineral, puede comprarse no una, sino dos 'smart TV' de gran tamaño y gran calidad y le sobrará aún un pico para una barra de sonido.

La Mi TV Lux Transparent Edition es una joya de diseño. Destila aspecto 'premium'. Saca absolutamente todos sus circuitos para lograr esa estilizada figura y lo mete en una enorme peana circular, donde la pantalla queda perfectamente centrada. Es una base sólida, amplia. No está pensada para pegarla en la pared. Está pensada para estar en el centro de una habitación y que la gente experimente y la rodea. Este soporte también integra los altavoces. Compatible con Dolby Atmos, suenan francamente muy bien. En la parte trasera se integran todas las conexiones. La compañía de momento no tiene planes para traerla en nuestro país, pero si uno tiene el capricho siempre puede importarla, como ocurre con otros tantos productos que no comercializan en Europa. Pero de momento sirve más para llamar nuestra atención, vendernos otra tele y hacernos una idea de las tecnologías que llegarán en un futuro.

Xiaomi
El redactor recomienda