15 días con los 'gadgets' inteligentes de Lidl para tu casa: domótica a precio de súper
  1. Tecnología
Con Zigbee al mando

15 días con los 'gadgets' inteligentes de Lidl para tu casa: domótica a precio de súper

Bombillas, regletas, sensores de movimiento o tiras LED forman parte de la oferta de smart home de Lidl, que también se puede integrar con el asistente de Google

placeholder Foto: Gadget del Lidl. (EC Diseño)
Gadget del Lidl. (EC Diseño)

Cada día existen más opciones para domotizar una casa, tanto por el lado de los tipos de productos disponibles como por el de los distintos fabricantes que ofrecen enchufes, bombillas, altavoces... Y por si eran pocos, llegó Lidl. El supermercado tiene su propia línea de productos, integrada por bombillas de distintos tipos, sensores de movimiento y apertura, tiras LED, enchufes y regletas.

Los precios de los distintos dispositivos son competitivos respecto a los de otras marcas: una bombilla básica cuesta 5,99 euros, el enchufe 7,99 euros, el sensor de movimiento 11,99 euros y la reglega de enchufes 19,99 euros. ¿Hay algún truco? En parte sí, y es que al usar todos estos productos la tecnología Zigbee, alternativa al WiFi o el bluetooth, es necesario comprar la central domótica (19,99 euros ahora mismo) o un set básico que además incluye tres bombillas de color y un mando.

Más allá de precios y componentes, me he hecho con el set de inicio, una regleta y un sensor de movimiento de Lidl para comprobar si están a la altura (o por encima) de otros sistemas o dispositivos conectados. En mi casa han tenido que convivir mi ecosistema basado en el asistente de Google, hasta tal punto que he probado a tratar de integrarlos, aunque en eso entraremos de lleno más adelante.

Lo cierto es que alguien que se enfrenta por primera vez a este tipo de dispositivos puede tener miedo de una configuración inicial farragosa. Y aquí llega el primer punto a favor de Lidl Smart Home: es muy sencillo de configurar. Que utilice Zigbee para los comunicaciones y no la red WiFi, como usa el ecosistema de Google, ayuda, porque no es necesario conectar cada dispositivo a una red WiFi como primer paso para la configuración.

El primer paso es conectar la central domótica directamente al router mediante cable de red. No hay problema con esto, y es que aunque la necesidad de conectarla por cable limita sus posibles ubicaciones, el alcance de la señal es de hasta 70 metros (sin obstáculos), por lo que en un piso no hay problema con ello. Una vez lista, es necesario descargar y registrarse en Lidl Home, la aplicación desde la que se puede gobernar todos los dispositivos de Lidl.

Ir añadiendo los distintos dispositivos a la aplicación no tiene absolutamente ningún misterio: se conecta a la luz, y mientras sus luces parpadean en la aplicación se selecciona la opción añadir dispositivo y se elige el tipo de dispositivo a agregar. En cuestión de segundos la aplicación lo encuentra y lo deja todo listo para funcionar. Así lo he hecho con las bombillas, su mando a distancia regleta y el sensor de movimiento y no ha habido ningún tipo de problema.

Una app que sorprende gratamente

placeholder Foto: Mikel Cid.
Foto: Mikel Cid.

Una vez tengo todos los dispositivos conectados y listos para manejarlos remotamente, toca explorar la app de Lidl Home. De la domótica de un supermercado nos podemos esperar demasiada simpleza y pocas opciones de configuración, pero lo cierto es que no es así. Lidl Home es mucho más completa de lo que cabría esperarse. El manejo de los dispositivos no tiene más misterio que acceder a la pantalla principal y desde ahí hacer un seguimiento de las alertas del sensor de movimiento o apagar y encender las bombillas o la regleta.

Las opciones de manejo de cada uno de estos dispositivos son las habituales. En el caso de las bombillas se puede regular la potencia de la luz, cambiar a cualquier color de los disponibles regulando también su intensidad o activar distintos modos de escena, que incluso se pueden modificar para cambiar el color, el modo de parpadeo o su velocidad. También es posible poner un temporizador para que se apaguen a la de cierto tiempo o programar el encendido y apagado. Son incluso más opciones de las que ofrecen las bombillas que yo uso habitualmente con el asistente de Google.

Las bombillas y enchufes se pueden programar o ponerles una cuenta atrás

La regleta de Lidl cuenta con tres enchufes y cuatro conectores USB-A (5V y 2,4A) en los que poder conectar los cables de cada de cualquier móvil u otro tipo de aparatos. Lo interesante de esta regleta conectada es que cada enchufe se puede activar y desactivar individualmente (los USB no se pueden activar o desactivar), por lo que puede ser útil para tener conectados a ellos dispositivos que encendido el enchufe se pongan en marcha, como puede ser un calefactor. Al igual que con la bombilla, el encendido y apagado de cada toma se puede programar o se le puede poner una cuenta atrás.

Por último, el sensor de movimiento no tiene mucha historia, pero como veremos más adelante puede ser tremendamente útil. En este caso su funcionamiento depende de una pila, que una vez puesta hace que esté siempre encendido y en alerta. Es colocarlo en cualquier lugar y avisa de inmediato mediante una notificación en el móvil si detecta cualquier movimiento, por sutil que sea. Lo único configurable es que podemos establecer alarmas también en caso de que sea manipulado o si se está quedando sin batería, aunque desde la misma app podemos ver el porcentaje de batería restante. Por supuesto, desde la app se puede ver un historial de todos los movimientos detectados.

Lo que me ha sorprendido, aunque otros sistemas de domótica también lo permiten, son las distintas posibilidades de automatización que se pueden configurar en Lidl Home. Existen dos opciones, ejecutar una serie de acciones con un clic, que facilita hacer varias acciones pero siempre requiere de la acción del usuario, y las automatizaciones, donde solo entran los propios dispositivos a jugar, porque también se puede tener en cuenta el tiempo que hace en nuestra ciudad o el horario.

Lidl Home permite activar dispositivos en función del tiempo de nuestra ciudad

La automatización más básica se inicia con el cambio de estado de un dispositivo. Por ejemplo, puede ser útil que cuando el sensor de movimiento detecta la presencia de alguien, que se encienda una bombilla, algo que también tendrían sentido con el sensor de apertura de puertas que no he probado en esta ocasión. Jugar con el tiempo de nuestra ciudad puede ser muy interesante, de cara por ejemplo a encender un calefactor que está conectado a un enchufe cuando la temperatura exterior baje de ciertas temperaturas. También se puede establecer automatismo en función del porcentaje de humedad, del clima (soleado, nublado, lluvioso...), de la velocidad del viento o al llegar el amanecer o la puesta de sol.

¿Qué tal se entiende con Google?

placeholder Foto: M. Cid.
Foto: M. Cid.

Demostrada que la aplicación de control de sus dispositivos inteligentes está a la altura, o incluso por encima, de otras, me queda por probar algo que para algunos será imprescindible: su integración con el asistente de Google. Y es que con las funciones de la app Lidl Home podría ser suficiente, pero si además introducimos cualquier altavoz con el asistente de Google que nos permita actuar sobre los dispositivos de Lidl, la fórmula puede salir redonda. Para los que se lo pregunten, no, los dispositivos de Lidl no son compatibles con Alexa.

Al igual que con cualquier otro dispositivo inteligente que puede trabajar con el asistente de Google, la integración es sencilla. Con ir a la configuración de nuevos dispositivos en la aplicación de Google Home y seleccionar la opción de funciona con Google, solo hay que conectarse desde ella a la aplicación de Lidl Home para poder agregar sus dispositivos. Pero ingrata sorpresa, el sensor de movimiento no se puede agregar. En la web de Lidl no menciona que lo sea, pero tampoco lo indica sobre la regleta, que sí se puede integrar. ¿Es preocupante este hecho? Es un sensor de movimiento, que envía notificaciones y puede ser útil para automatizaciones, así que hasta cierto punto.

Más allá de esta sorpresa, a la hora de gestionar los dispositivos de Lidl desde el asistente de Google se pierden opciones que sí ofrece Lidl Home, como las automatizaciones o las escenas de la bombilla. De todos modos, es habitual que desde la app del fabricantes del dispositivo existan más opciones de configuración que las disponibles en Google Home. La cuestión es si las necesitamos o no. Pero lo que sí que debería mejorar Lidl es ser más claro en su web sobre qué dispositivos son compatibles con el asistente de Google y cuáles no.

¿Para quién es Lidl Smart Home?

Es hora de sacar conclusiones. Cuando Lidl anunció que se introducía en el mundo de la domótica para el hogar me llamó la atención, sobre todo por la prometida compatibilidad con el asistente de Google, importante para quien ya está en proceso de domotizar su casa. El precio de los dispositivos de Lidl es atractivo, incluso más bajo que el de los dispositivos de los fabricantes más habituales por estos lares. Un punto que siempre suma.

El funcionamiento es más que correcto y la aplicación Lidl Home, que es un calco de otras apps de control de domótica mediante Zigbee, me ha sorprendido para bien, por todas las opciones de automatización. Lidl tiene a su favor el precio y su propia app, pero tiene dos peros importantes: la claridad a la hora de indicar qué dispositivos se pueden integrar con el asistente de Google y la necesidad, imperiosa, de hacerse con la central domótica del pack de inicio. Ojo, que también se puede comprar por separado, por 19,99 euros ahora mismo.

Si quieres iniciarte en la domótica, la opción de Lidl puede ser un buen inicio

Este puede ser el talón de Aquiles de los productos de Lidl. Son buenos y baratos, pero al apostar por Zigbee es necesaria su central domótica (u otra) para poner en comunicación los dispositivos, los queramos integrar o no con el ecosistema de Google. Y la integración es necesaria si queremos contar con control por voz, pero en ella se pierden ciertas funciones y dispositivos. Al menos hasta que Lidl cuenta con su propio altavoz, no lo descartemos.

Quien no considere interesante el control por voz (a día de hoy a mí me parece imprescindible) y tenga suficiente con los distintos dispositivos que ofrece Lidl, que son los básicos en cualquier sistema de domótica, puede optar perfectamente por la línea de productos de smart home de Lidl. Pero si ya tenemos el ecosistema de nuestra casa iniciado o queremos ir más allá e integrar interruptores, cámaras o termostatos, entre otros, la necesidad de una central domótica o la no integración de todos los dispositivos con Google le restan puntos.

Lidl Domótica Google Home Google ¿Me lo compro?
El redactor recomienda