Ceses en la Secretaría de Estado digital: adiós a una de las impulsoras de Radar Covid
  1. Tecnología
25 bajas en un año

Ceses en la Secretaría de Estado digital: adiós a una de las impulsoras de Radar Covid

Continúa la fuga de personal en la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (Sedia), organismo clave en los planes de digitalización del Gobierno

placeholder Foto: Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial. (Reuters)
Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial. (Reuters)

Cuatro nuevas bajas en menos de dos meses, entre ellas, una de las impulsoras clave de la 'app' Radar Covid. Es el nuevo contratiempo al que se enfrenta la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (Sedia), dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital y uno de los organismos estrella en la estrategia de digitalización del Gobierno con fondos europeos. Ayer se hizo oficial en el BOE el cese de Lucía Velasco Jones, jefa de gabinete de la Sedia y una de las responsables de proyectos como la oficina del dato. Sin embargo, a ella se unen otra baja y dos ceses fulminantes de funcionarios y técnicos del Estado que han visto cómo, sin previo aviso, eran despedidos o degradados de nivel.

Velasco Jones, hasta ahora una de las principales impulsoras de la malograda 'app' Radar Covid junto a la secretaria de Estado de Digitalización, Carme Artigas, ha sido nombrada directora del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (Ontsi), dependiente de Red.es. Moncloa ha colocado a una persona de su entorno para sustituirla, Jesús Herrera Poza, de 31 años. Pero no son los únicos cambios.

Foto: Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial. (EFE)

La jefa de Comunicación de Sedia, Sandra Pérez, ha sido destituida este miércoles solo dos meses después de su fichaje (su predecesor, Borja Ventura, duró seis meses en el puesto). Pedro Bernard, técnico de tecnologías de la información (TIC), se encontró también esta semana con la misma noticia: cesado del nivel 30 y reubicado en el 28, sin previo aviso. A sus despidos, hay que añadir la baja de otra funcionaria que, tal y como ha podido confirmar este diario, buscó el cambio para abandonar la Sedia.

Este nuevo goteo de bajas se une al sucedido a finales del año pasado, cuando abandonaron su puesto, entre destituciones y cambios voluntarios, al menos 10 personas. Era una segunda oleada que sucedió a otra más profunda ocurrida a mediados de 2020, cuando se fueron buena parte de los pesos pesados de la Sedia. En total, el organismo acumula ya alrededor de 25 bajas desde que Carme Artigas asumiera el cargo hace un año. Este nivel de rotación, aunque elevado, puede llegar a ser relativamente normal en una secretaría de Estado. El problema es que tiene lugar en uno de los pilares fundamentales del Gobierno para acometer muchos de los millonarios proyectos de digitalización prometidos, como la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial (ENIA).

placeholder La vicepresidenta tercera y ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)
La vicepresidenta tercera y ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)

El impacto de estas renuncias, aseguraban fuentes consultadas, es enorme. "Solo tienes que coger el mapa de los niveles 28 hacia arriba [el máximo nivel en la Administración del Estado es 30] y empezar a contar bajas. Es algo que te deja inoperativo entre cuatro y seis meses, que es el tiempo que, con suerte, vas a necesitar para encontrar un recambio. Relevar a un técnico de tecnologías de la información (TIC) no es tan complejo, pero relevar a técnicos de la Administración civil del Estado (TAC) te lleva meses. Y todo esto ocurre justo cuando tienen comprometidos proyectos en el primer trimestre de 2021".

Este goteo constante de bajas se ha convertido en un asunto que preocupa seriamente en el seno del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, que dirige Nadia Calviño. Y no tanto por el número, que también, sino por el ambiente laboral que, aseguran, se vive en la Sedia y que está propiciando buena parte de las bajas y los ceses. Ninguno de los empleados que han abandonado sus puestos ha querido hablar para esta información, pero funcionarios conocedores de la situación interna en la Sedia hablan de "hostigamiento laboral". "Los subdirectores generales están siempre con miedo, te ridiculizan en las reuniones, te dicen que no tienes ni idea, te dan órdenes contradictorias, peticiones inmediatas irrealizables. Es un ambiente laboral insoportable y la gente, sencillamente, o se va o la cesan". Consultadas al respecto, fuentes oficiales de la Sedia niegan que se esté produciendo una salida inusual de personal o algún tipo de problema laboral interno.

placeholder El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó en diciembre la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó en diciembre la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial. (EFE)

Esa situación llega en un momento en que la digitalización se ha convertido en la punta de lanza del Gobierno de Pedro Sánchez para invertir los fondos provenientes de la UE del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. Entre 2021-23, se tendrán que distribuir y ejecutar alrededor de 72.000 millones de euros. De ellos, 27.000 millones se adelantarán en los próximos Presupuestos Generales del Estado para 2021. Los proyectos de digitalización acapararán el 33% de estos fondos y la Sedia será uno de los organismos fundamentales en este reparto.

El presupuesto de este organismo para este año es una prueba: 3.750 millones de euros, seis veces más respecto al año anterior. De ellos, el 97% procede de fondos europeos. Frentes como la ciberseguridad, la digitalización de las pymes, la inteligencia artificial, el 'big data', la creación de una oficina del dato o la digitalización de la educación, la sanidad y las administraciones públicas serán proyectos que recibirán millones y millones de euros en los próximos años y en los que la Sedia tendrá un papel destacado. Sin embargo, el organismo sigue sumido en una continua fuga de talento cuya reposición va a complicar que los proyectos asignados para ese año se puedan arrancar con garantías.

Moncloa
El redactor recomienda