Meses buscando alternativa al Apple Watch: no es fácil, pero hay otros grandes relojes
  1. Tecnología
FITBIT ES UNO DE ELLOS

Meses buscando alternativa al Apple Watch: no es fácil, pero hay otros grandes relojes

El de la manzana es probablemente el aparato de este tipo más avanzado del mercado. Pero no sirve para todos. Fitbit, Huawei u Oppo se han posicionado con alternativas muy dignas

placeholder Foto: Foto: EC
Foto: EC

Enero, por eso de los propósitos del nuevo año, para muchos supone el pistoletazo de una vida más saludable. Para algunos, los menos acostumbrados al deporte, supone rescatar el chándal y camisetas promocionales de Licor 43 para apuntarse al gimnasio por un tiempo que muchas veces acaba siendo menor al esperado. Para otros, los que ya movían el trasero con regularidad, es época de metas más ambiciosas: prepararse una media o una maratón, entrenar con objetivos concretos más allá de un día a día más 'fít' que 'fat'... Por una razón u otra muchos se plantean hacerse con un Apple Watch, algo que les ayude a entrenar pero que también les sirva en su día a día. Pero, ¿cuál es el problema? No es para todos. A diferencia de los AirPods, no pueden utilizarse con Android. De ninguna manera. Esa es la principal razón para que muchos no se decanten por este aparato, probablemente el mejor que haya en el mercado de los relojes inteligentes. El precio suele ser el otro gran motivo.

Foto: El Apple Watch Series 6 (i) y el Apple Watch SE (d) no se distinguen a simple vista. (M. Mcloughlin)

Me he pasado varias semanas buscando alternativas al Apple Watch. No es fácil. Pero existen otros. Un buen ejemplo es Fitbit, que estrenó hace unos meses su nueva línea Sense, con un modelo que, además de hacer electros y medir la saturación de oxígeno, es capaz de monitorizar el nivel de estrés. Una funcionalidad muy indicada para un 2020 en el que algunos, no pocos, han vivido constantemente al borde de un ataque de nervios. Pero no es el único. Samsung tiene una buena selección de relojes, especialmente prácticos si tienes uno de sus teléfonos. Huawei ha dado un paso de gigante en sus relojes, un producto que, por ahora, no sufre las estrecheces derivadas del veto de EEUU al contrario que sus móviles. Y Oppo, para los que busquen un clon del Apple Watch, también ha estrenado en España su primer reloj, una propuesta a tener en cuenta.

Bienvenidos a '¿Me lo compro?

Bienvenidos a ¿Me lo compro?, nuestros análisis a fondo de los 'gadgets' más deseados del momento. Cada semana analizaremos nuevos dispositivos y, sobre todo, los compararemos entre sí para que puedas responder al instante a esa pregunta que a veces nos quita el sueño: ¿qué móvil, TV, portátil, auriculares... me compro? Podrás preguntarnos lo que quieras sobre cada producto, la idea es ayudarte a tomar mejores decisiones y... de paso, ahorrarte tiempo y dinero. Si estás detrás de un reloj inteligente, cualquier nuevo 'gadget' o quieres que lo probemos, puedes mandarnos tus dudas a teknautas@elconfidencial.com y te responderemos cuando sea posible.

Mi ganador: Fitbit Sense

Según mi experiencia, es uno de los relojes más interesantes que puedes encontrar si estás buscando una alternativa sólida al Apple Watch, especialmente si lo que estás buscando es un aparato con un enfoque de salud. Han dado un paso notable frente a generaciones anteriores. En lo que se refiere al diseño creo que Fitbit ha logrado en este caso un aspecto 'premium' muy agradable al tacto sobre la piel y bastante bien rematado. Se adapta muy bien a cualquier tipo de 'look'. Y se siente muy cómodo a la hora de hacer deporte.

placeholder Fitbit Sense. Foto: M. Mcloughlin
Fitbit Sense. Foto: M. Mcloughlin

El marco superior está hecho de metal, un material necesario a la hora de hacer electros o utilizar el escáner EDA para monitorizar el estrés. Sobre la pantalla, poco que comentar. Cuenta con espacio suficiente, maneja un nivel de brillo adecuado (se puede regular en tres niveles o automáticamente) y cuenta con la funcionalidad 'Always on display'. También puedes optar por desactivarla y que se encienda al hacer el gesto de girar la muñeca. El control táctil del panel responde bien incluso con las manos húmedas.

No tiene botones físicos, sino que se controla a través de una pequeña hendidura lateral sensible a nuestras pulsaciones o presiones. La mayor crítica que le puedo hacer en este sentido son las pulseras. Personalmente me dejan un poco frío. Por suerte, hay bastante oferta de la propia Fitbit así como de marcas blancas, que encajan perfectamente como la metálica que aparece en las fotografías. Maneja un micrófono y altavoz. Sirven para interactuar con Alexa (o Assistant) así como para contestar llamadas, una funcionalidad disponible tras una actualización reciente. Hay que puntualizar que no se trata de un reloj con LTE, sino que hace de extensión del móvil. En ambos casos, he podido utilizarlo sin excesivos problemas.

El Fitbit Sense está enfocado al control de diferentes parámetros de salud. Cuenta con un lector de pulso óptico para el pulso. Ya sabemos que estos sensores, en general, no son tan precisos como las bandas de pecho. Eso no significa que no puedan hacer un trabajo decente y que tengamos una referencia que nos sirva controlar la intensidad de nuestros entrenamientos. La verdad que a la hora de hacer ejercicio cuenta con una interfaz muy cómoda, en la que ves muy fácilmente si estás en la franja de cardio, de quemar grasa o por debajo de las zonas.

En lo que se refiere al electro, ocurre lo mismo que con el Apple Watch, es una golosina para hipocondríacos. El funcionamiento es similar al del aparato de Apple. Tienes que apoyar los dedos en dos puntos del reloj y estar sin moverte 30 segundos. Obviamente no sustituye una prueba médica clásica, pero puede servir a tener algún indicio de un eventual problema. Pero en ningún caso sustituye al criterio y la exploración de un profesional, ni un resultado positivo sustituye la visita al médico si hay malestar o similar, como la propia app avisa.

placeholder Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

El reconocimiento automático de ejercicio funciona muy bien a la hora de correr en exteriores, montar en bici o ir de paseo. En otros casos como elíptica, máquinas de escaleras, 'spinning' o entrenamientos de intervalos tendrás que activar tu la medición. En este último caso, por ejemplo, detecta muy bien las pauses en los ejercicios. Cuentas con modos como pesas, artes marciales, natación, tenis, golf... En general te ofrece una carta amplia, compatible con la práctica totalidad de deportes individuales que uno puede hacer. Un apunte rápido sobre el GPS. Viene integrado, así que puedes prescindir de llevar el móvil encima. Y cabe remarcar su buen funcionamiento. Si eres usuario de Strava podrás registrar las actividades que hagas con GPS automáticamente sincronizando tu cuenta.

El GPS integrado funciona francamente bien y ofrece una gran precisión

También cuenta con medición de saturación de oxígeno en sangre (SpO2) a través de un pulsioxímetro integrado. Sin embargo, de momento no se puede hacer en el momento que quieras, sino que te hace un seguimiento nocturno y te ofrece una media cuando te despiertas, aunque próximamente van a permitir utilizarlo a demanda (y en abierto, que ahora mismo para acceder a estos informes se hace con los seis meses de Fitbit Premium, que incluye el dispositivo).

Particularmente me parece más que suficiente tener una referencia diaria, ya que no tengo ninguna afección respiratoria que requiera una monitorización a la carta. Incluso cuando pasé el covid me sirvió para tener una referencia que la enfermedad no afectaba a los pulmones y solo se quedaba en dolores musculares, de cabeza y mareos. Creo que una medición al día es más que de sobra, salvo en casos muy específicos. De nuevo, perdonen la insistencia, solo se debe utilizar como referencia.

Hay dos mediciones que me generan alguna duda más. Por una parte la temperatura cutánea, que también se registra por la noche. No me he encontrado en ningún momento que haya tenido fiebre como para experimentar grandes variaciones. El medio grado o el grado que ha variado se puede deber a ropa de cama, al ritmo circadiano u otros tantos motivos. Sin embargo, tampoco lo he terminado de entenderlo y encontrarle excesiva utilidad. Donde sí que realiza un trabajo muy fino es en la monitorización del sueño, dándote estadísticas claras y comprensibles, dándote una buena fotografía de cómo ha sido tu descanso y ver tendencias.

La otra gran novedad es el sensor EDA, que sirve para monitorizar tus niveles de estrés, gracias a la actividad electrodérmica que mide en la piel. Aunque no es algo cien por cien seguro, hay grandes evidencias que apuntan que cuanto mayor es el estrés mayores son estos impulsos. Con la palma sobre el reloj, puedes optar por hacer un análisis rápido de 2 minutos o de 60.

El sensor de estrés es una muy buena idea, pero tiene que ser refinada un poco

Al terminar debes registrar cómo te sientes. Con esta información y otros datos como el ejercicio, el descanso, la frecuencia cardíaca en diferentes momentos, crea un ránking, que diariamente te va indicando en qué nivel de nervios te manejas. No es perfecta. Muchos días no le he dado mucha importancia porque no quedaba e incluso me ha detectado picos altos cuando estaba bastante relajado. Otros días sí que me ha servido para darme cuenta que necesitaba relajarme, con una breve sesión de respiración guiada o sacando un rato para hacer deporte para liberar tensión. La idea es buena, más aún teniendo en cuenta la locura en la que se ha convertido el teletrabajo para algunos. Pero necesita ser más clara y algo más eficaz.

placeholder Fitbit Sense. Foto: M. Mcloughlin.
Fitbit Sense. Foto: M. Mcloughlin.

En lo que respecta a la interfaz, aunque me parece más atractiva la del Apple Watch, me parece lo suficiente intuitiva y completa. Lo cierto es que las actualizaciones recibidas han mejorado 'bugs' que había en su lanzamiento. Pegas que se le pueden poner: el tema de las esferas. Para utilizar la saturación de oxígeno, necesitas una esfera concreta. El otro es el de las esferas. Hay algunas que tienen un pase, pero otras muchas necesitan una capa de chapa y pintura. La app creo que es muy completa, aunque podría integrarse mejor.

Obviamente ahí Apple juega con ventaja porque toda forma de su ecosistema. Cuando quieres consultar tus estadísticas completas tienes que sincronizar el reloj con el teléfono, algo que de vez en cuando se demora un par de minutillos. Como reloj inteligente creo que da la talla y ofrece un rendimiento mucho mejor que sus predecesores. Tiene ciertas debilidades como puede ser que Fitbit Pay está a años luz de Google Pay o Apple Pay (si buscas pago en el 'smartwatch', no es tu mejor opción) o que las notificaciones si usas iOS son algo más complicadas de poner a punto que si utilizas Android, donde además puedes contestarlas.

La mayor virtud de este Fitbit es el equilibrio que ofrece para practicamente todo

Cuenta con app oficial para Spotify y tienes algunas más en su tienda. Sin embargo, como ocurre con otros relojes de fabricantes como Huawei o Samsung, necesita empujar en firme esta oferta. También es de ley decir que no todas las apps que utilizas en tu móvil tienen sentido y necesitan una extensión en la muñeca.

En general me convence que consigue un equilibrio bastante bueno entre reloj deportivo y reloj inteligente, aunque no sea el más destacado en ninguna de las dos categorías. Además tiene una gran baza: la autonomía. Si no utilizas el GPS te puede durar una semana sin tirar del cargador. Si tiras del GPS para entrenar con cierta regularidad y tienes activado opciones como la pantalla siempre activa la autonomía puede rondar, dependiendo del uso, tres días y medio. Además cuenta con carga rápida, así que en poco tiempo podrás tener el reloj a punto. Ahora ya lo puedes encontrar por debajo de los 300 euros.

A tener en cuenta: Oppo y Huawei

Pero las opiniones son como los traseros. Cada una tiene la suya. Es probable que la Fitbit no se ajuste a lo que busques. Bien por motivos estéticos, bien porque estás pensando en otros usos o porque quieres pagar con el reloj. Si quieres esto, lo mejor es que busques con qué sistemas tiene compatibilidad tu banco.

Una buena opción, que me ha llamado la atención estos meses, puede ser el Oppo Watch, el primer reloj de la marca china, que funciona con Android Wear OS y, por tanto, funciona con Google Pay. Este dispositivo destaca, entre otras cosas, por tener un diseño prácticamente calcado al Apple Watch. Así que puede ser una buena alternativa si estás buscando algo visualmente muy parecido pero para Android. A diferencia del reloj de la manzana, aquí no tenemos una corona sino que en el lateral tenemos un par de botones.

placeholder Oppo Watch. Foto: M. Mcloughlin.
Oppo Watch. Foto: M. Mcloughlin.

La construcción es muy elegante, su pantalla ofrece un gran rendimiento (está ligeramente curvada aunque su formato es cuadrado). Además de tener un cuerpo sólido, llega en dos tamaños para ajustarse a todo tipo de muñecas. En lo que se refiere al sistema operativo, Wear OS sigue sin conseguir un gran despegue pero aquí funciona sin errores. Se pueden echar de menos funciones, pero lo que ofrece lo ofrece correctamente. Desde recibir las notificaciones, hasta contestarlas o responder y gestionar llamadas desde el teléfono, gracias al micrófono y el altavoz. Aunque tiene app para iOS, Wear OS luce más utilizándose con un Android, gracias a la integración con los móviles que utilizan este sistema operativo o el asistente de voz.

A la hora de hacer deporte, este Oppo Watch trabaja con Google Fit, algo te permite añadir un gran número de entrenamientos. Sin embargo, si lo quieres para correr o nadar, no tendrás que hacer nada porque ya vienen preconfigurados. En el aspecto de la medición, el Oppo Watch cuenta con sensor de pulso cardíaco y monitoriza el sueño, pero no cuenta ni con capacidad para hacer electros o para medir la saturación de oxígeno. El GPS integrado funciona de manera bastante completa.

Una de las cosas que no me ha terminado de entusiasmar es la duración de la batería. Da para el día justito sin entrenar con GPS. Si tiras de él para hacer una carrera larguita o un ruta larga en bici, llegará más ahogado al final del día. Cargarlo cada noche, si eres consciente de que lo vas a tener que hacer, no es ningún drama. Pero particularmente yo es algo que prefiero no tener que hacer. Su precio, a partir de 240 euros en Amazon.

Una de las pegas que me encuentro en mi entorno, entre lo más clásicos, es que no les termina de convencer el diseño que presentan estos 'smartwatches'. Prefieren un diseño clásico, que sea como un reloj tradicional pero con funciones inteligentes. Que tenga apariencia de buen 'peluco'. Es cierto que tienes marcas clásicas que también han experimentado con esto, pero si estás buscando una 'carrocería' más de reloj sin dejarte un dineral tienes la opción del Huawei Watch GT 2 Pro, el reloj más evolucionado de la marca china. Su caja es de titanio y el cristal de zafiro. La parte trasera es de cerámica, algo por lo que también optó Apple en su momento. A pesar de estos materiales, no se siente especialmente pesado.

Cuenta con un panel OLED circular de resolución HD. Se controlan a través de dos botones laterales. En lo que se refiere al sistema operativo, este Huawei GT 2 Pro utiliza una solución propia de la empresa. El problema derivado de esto es que no se pueden instalar apps de terceros, como puede ser la de Spotify (puedes controlar la reproducción del smartphone, pero nada más) o la de Strava o similar. Aún así se han preocupado de añadir las suficientes funcionalidades para que sea una experiencia completa por sí sola.

placeholder Foto: M. Mc
Foto: M. Mc

Cuenta con 100 modos de medición de actividad física. No los he podido probar todos, pero a la hora de medir las carreras en interior y exterior así como hacer ejercicios en las máquinas de gimnasio ha funcionado correctamente, sin hacer grandes alardes. Donde he encontrado algunos problemas ha sido en la medicación de cosas concretas como el entrenamiento a intervalos o el remo.

El GPS ha funcionado con relativa solvencia, aunque no llega la precisión de la Fitbit, y durantes las carreras por la calle puedes medir el consumo de oxígeno máximo (VO2), que te puede servir para tener una referencia más en tus entrenamientos. Por lo demás, también mide el sueño o el estrés (con un sistema más básico), así como la saturación de oxígeno (SpO2). Lo que no maneja es la capacidad de hacer electros. En el caso de sus capacidades como 'smartwatch' la mayor pega que tengo es que no permite contestar a las notificaciones. Su precio, ajustado a 249 euros, lo deja en buen lugar si buscas un reloj con buena apariencia.

Samsung Relojes Apple Watch Apple Fit Bit GPS
El redactor recomienda