Powered by

Ferrovial

Urban mobility: así será la movilidad en 2030

Urban mobility: así será la movilidad en 2030

Por EC Brands

Tráfico rodado en una carretera moderna de una ciudad china durante el atardecer

A

todos nos gusta fantasear y pensar en cómo será la movilidad del futuro. Podemos movernos en situaciones más o menos realistas: ¿habrá drones? ¿Se conducirán solos los coches? ¿Tendrán las ciudades sensores para evitar los accidentes de tráfico? ¿Seremos realmente sostenibles en nuestras formas de movilidad?

Estas y otras son precisamente las cuestiones que busca responder Foresight, la plataforma de innovación creada por Ferrovial para anticipar y desarrollar en colaboración el futuro de las infraestructuras de transporte y la movilidad. El objetivo es anticipar el futuro de la movilidad, ya que la movilidad aérea urbana será uno de los mercados que apunta a un gran desarrollo en los próximos años, con nuevos modelos de negocio desconocidos hasta la fecha y nuevos jugadores. Un nuevo ecosistema empresarial en el que participarán fabricantes de los ‘taxis voladores’, gestores de tráfico aéreo, operadores de servicio o las compañías encargadas de construir las infraestructuras necesarias para que se extienda su uso, entre otros.

La Movilidad Aérea Urbana será uno de los mercados con gran desarrollo en los próximos años

Cuatro posibles escenarios en 2030

Con la intención de adelantarse a lo que viene, la compañía española se plantea cuatro posibles escenarios para 2030, un año en el que, dependiendo de las circunstancias, el futuro de la movilidad aérea habrá avanzado por varios posibles caminos. Todos ellos con un factor en común: los electric Vertical Take-Off and Landing (eVTOL) o ‘taxis voladores’, pero que necesitará cambios regulatorios que permitan su desarrollo de manera sostenible y segura.

Escenario 1: Desayuno en Tiffany’s

Cristina vive en las afueras de Manhattan, en Nueva York. Está casada y tiene dos hijos, cuyos partidos de tenis o actuaciones musicales nunca se pierde. Cristina está hasta arriba de trabajo en una ciudad que no es precisamente tranquila, para conciliar la vida profesional y la personal, pero lo consigue: gracias a los eVTOLs puede desplazarse rápidamente para ver todos los eventos y citas importantes de sus hijos. La congestión del tráfico y el tiempo en desplazarse de un lugar a otro siguen siendo similares a los actuales.

Ahora bien, hay que hacer un matiz aquí: si Cristina se puede permitir estas tecnologías es porque ella es una alta directiva del sector bancario y su marido un arquitecto de éxito. En este escenario el servicio de eVTOLs no es precisamente barato, así que solo pueden acceder a ello las personas con un poder adquisitivo alto. Aunque la regulación está preparada, las baterías de estos vehículos han evolucionado poco, lo que hace que solo puedan volar trayectos cortos, dentro de la ciudad o a zonas suburbanas como por ejemplo aeropuertos, áreas de negocios y residenciales de alto poder adquisitivo. Todas estas características hacen que esta forma de movilidad no tenga una gran aceptación social donde solo una parte de la población puede beneficiarse de ella.

Atasco en una carretera asiática

Escenario 2: La terminal

Peter tiene 30 años y, tras unas vacaciones en España, tiene que regresar a Manchester por trabajo antes de lo esperado. La única opción disponible de vuelos le obliga a hacer escala en Londres y, la verdad, el autobús que conecta ambos aeropuertos tarda mucho debido a la altísima congestión del tráfico. Es entonces cuando descubre que, gracias al taxi volador, puede viajar directamente de Londres a Manchester en un tiempo reducido.

¿Qué condiciones se han dado para que esto sea así? Para empezar, la industria del sector tecnológico ha conseguido desarrollar baterías mucho más duraderas, lo que permite viajar entre ciudades. Además hay que añadir otros dos factores: en primer lugar, el tráfico rodado es cada vez más intenso, con lo que la gente se plantea otras alternativas; en segundo, hay un marco regulatorio favorable para estos transportes. Fruto de ello, resulta que Peter ha pagado por su viaje poco más de lo que pagaría yendo en los medios de transporte terrestres tradicionales.

Diseño de un helipuerto

Escenario 3: Regreso al futuro

Laura vive en las afueras de Dallas, ya que los alquileres del centro son demasiado caros y no se los puede permitir. Por suerte, esto no es un problema para ella: puede ir hasta el trabajo en un dron con otros pasajeros. En este viaje la tecnología es esencial: ha pasado por un control de biometría facial y, sorpresa, el taxi volador no es tripulado, sino total y absolutamente autónomo. Poco después, Laura llega a su trabajo y apenas ha pagado 2 dólares.

¿Qué contexto permitiría algo así? En este escenario la tecnología de los eVTOLs no solo ha evolucionado significativamente, sino que además cuentan con un buen marco regulatorio y una aceptación total por parte de los ciudadanos. Eso ha hecho que los taxis voladores, de hecho, tengan precios similares a otros medios de transporte masivos. Y una ventaja añadida: gracias a su uso, el tráfico rodado en las ciudades está descongestionado y la contaminación se ha reducido drásticamente.

El futuro de la movilidad dependerá del desarrollo de la industria tecnológica, de la regulación, del tráfico de las ciudades o de la demanda ciudadana

Escenario 4: Houston, tenemos un problema

Juan es un emprendedor madrileño y, mirando por la ventana, no puede evitar acordarse de la empresa de taxis voladores fundó con un amigo suyo hace ya varios años. Lo cierto es que al principio todo iba bien: era un sector complicado, pero con muchas posibilidades y, sobre todo, mucho futuro. Con el paso del tiempo fueron surgiendo más empresas, la regulación fue favorable y cada vez más personas usaban este tipo de servicios. Sin embargo, a día de hoy Juan está arruinado y su empresa ya no existe.

¿Qué ha pasado para que el final haya sido tan negativo? En el verano de 2024, el dron de una empresa competidora tuvo un accidente grave en pleno centro de Madrid y hubo 23 fallecidos. Desde entonces no solo la regulación se ha vuelto mucho más exigente, sino que además son muchos los ciudadanos que tienen miedo a este tipo de servicios. Además, el desarrollo tecnológico es lento y las baterías todavía no permiten viajes de larga distancia.

Diseño futurista de un helipuerto

Un futuro que depende de muchos factores

Estos cuatro escenarios pueden ser mejores o peores, pero todos nos demuestran algo: sobre una base sólida del futuro de la movilidad puede haber un sinfín de variantes, que dependerán del desarrollo de la industria tecnológica, de la regulación, del tráfico de las ciudades o de la demanda ciudadana. Y todo eso es lo que pretende dilucidar Ferrovial con Foresight, el lugar donde, junto con el ecosistema de innovación (clientes, ‘startups’, ‘venture capital’ y otros agentes del sector), se pueda intercambiar conocimiento y tendencias para anticipar y transformar el futuro de cara a afrontar los grandes retos sociales, económicos y medioambientales.

En Foresight se intercambia conocimiento para transformar el futuro de cara a afrontar los grandes retos sociales, económicos y medioambientales

La plataforma incluye diferentes contenidos:

-

‘What If…?’. Utilizando la metodología de scenario planning se busca anticipar qué futuros pueden convertirse en realidad en los próximos 5-10 años. Los primeros contenidos de la plataforma están dedicados a Hyperloop, la movilidad aérea urbana y la logística urbana.

-

Innovation Insight. La compañía incluye tendencias innovadoras de mercado, nuevas tecnologías o modelos de negocio.

-

Corporate Venturing. Ferrovial lanzará programas de innovación abierta con el objetivo de acelerar su proceso de innovación mediante la colaboración con 'startups'.

Esta iniciativa, en definitiva, "crea un espacio de participación y colaboración con el ecosistema de Ferrovial, lo que permitirá aglutinar las diferentes perspectivas de los retos a los que nos enfrentamos", afirma Dimitris Bountolos, director general de Innovación y Sistemas de Información de la compañía.