Es noticia
Menú
Una semana con un robot de cocina en casa: hasta la vista, comida a domicilio
  1. Tecnología
Probamos el Create Ikohs Chefbot Touch

Una semana con un robot de cocina en casa: hasta la vista, comida a domicilio

Cocinar con calma y con varias horas de margen es un sueño al alcance de casi nadie. Por suerte, este robot nos ha permitido conseguir lo imposible: hacer sabrosos platos en pocos minutos

Foto:

En esta casa nunca hemos sido de cocinar. Mejor dicho: en realidad sí somos de cocinar, pero el trabajo y el ritmo de vida diario no siempre lo permiten. Nos pasa como a mucha gente que nos gustaría pasar dos o tres horas entre fogones pero hacerlo entre semana es realmente difícil.

Llevábamos un tiempo sopesando la opción de comprar un robot de cocina. Y por eso hemos decidido probar durante una semana Chefbot Touch, el robot de cocina de Create Ikohs, la empresa que también se ha especializado en robots limpiadores y que lleva un tiempo haciendo una incursión en los utensilios que mejor puedan satisfacer nuestro paladar y nuestro estómago. La duda, sin embargo, estaba abierta: ¿de verdad nos acostumbraremos a usar un aparato así en la cocina diaria? Vamos a comprobarlo. Eso sí, poco a poco.

Patatas y verduras hervidas

Primer día que decidimos usar el robot... y resulta que es el día que menos tiempo tenemos para cocinar. Un fastidio creativo, aunque las mejores condiciones para evaluar su eficacia. Mientras lo sacamos de la caja y lo montamos vemos una cosa que nos llama la atención: se puede conectar a la Wifi de casa. La razón es sencilla: desde el propio robot accedes a una lista de más de 100 recetas que se pueden configurar con los diversos programas automáticos. Vemos que no nos falta de nada: el Chefbot Touch tiene seis funciones de corte (tritura, pica, muele, ralla, trocea y pulveriza), 16 de cocina (bate, monta, emulsiona, mezcla, remueve, confita, cocina con precisión grado a grado, amasa, hierve, mantiene caliente, fermenta, escalfa, cocina al baño maría, a baja temperatura, a fuego lento y al vapor) y además equivale a una olla de cocción, sartén, termo, báscula de cocina, batidora, vaporera, picadora, batidora de repostería, arrocera, amasadora, trituradora, rallador, molinillo de café y yogurtera.

Vamos allá. Este primer día no podemos ni queremos complicarnos mucho, así que decidimos optar por algo sencillo: un plato generoso de patatas, hortalizas y verduras variadas. Preparamos todos los ingredientes y comprobamos que, por suerte, apenas tenemos que hacer nada: el robot ya se encarga de trocear las patatas, las judías verdes, los pimientos y las zanahorias en poquísimos segundos. Tras ello, pasamos a hervir y, en menos de 10 minutos, está todo hecho. Quizá nos haya quedado todo un poco soso, ¿no? Decidimos añadirle un poco de zanahoria triturada y otro poco de queso rallado por encima. Todo esto, efectivamente, lo ha hecho el Chefbot Touch. Para ser la primera vez todo ha ido bien, aunque es cierto que era un plato muy sencillo. Veremos qué tal mañana.

placeholder


Dukkah de pistachos y anacardos

Para la segunda prueba decidimos complicarnos un poco haciendo una de las cosas que más nos gusta comer (y menos nos gusta cocinar): un dukkah, un plato que solemos pedir cuando vamos al restaurante egipcio del barrio. En este caso, para complicárselo un poco más al robot, vamos a hacerlo de pistachos y anacardos. En condiciones normales, para hacer un plato así necesitaríamos una sartén, un mortero y un moledor, así que veremos qué tal nos sale el invento con el dispositivo.

Lo cierto es que podemos seguir los pasos sin problema. Cocinamos un poco los anacardos y los pistachos para que se vayan tostando y, a continuación, hacemos exactamente lo mismo con el cilantro, el comino y el sésamo. Ambas cosas las hacemos con distintas temperaturas, ya que queremos que el cilantro, el comino y el sésamo queden lo suficientemente dorados. Después molemos las semillas y los granos de pimienta y, efectivamente, comprobamos que con el Chefbot lo hacemos mucho más rápido que con el mortero de toda la vida. Para terminar, emulsionamos y mezclamos los frutos secos, las semillas y la sal. Cuando está todo hecho, juntamos todos los ingredientes y servimos el plato. Nos ha quedado un dukkah perfecto en apenas 15 minutos.

placeholder

Gyozas y vainas

Con el dukkah nos ha subido el ánimo (estaba buenísimo, por cierto), así que decidimos subir la apuesta: hoy vamos a hacer gyozas, un plato típico de los mejores restaurantes japoneses de cada ciudad. Ojo, que esto se debería complicar bastante, pero en absoluto es así: para empezar, picamos el ajo y el jengibre con una cucharada de aceite, algo que no nos lleva ni tres segundos a una velocidad alta. A continuación añadimos las espinacas, las setas, la maicena, la pimienta negra, la cebolla y la sal. Le bajamos la intensidad para que el picado sea más tranquilo, pero volvemos a tardar apenas unos pocos segundos. Tras ello, añadimos el pollo.

Con todos estos ingredientes preparamos las obleas de las gyozas y llega lo más difícil de todo: hacer la forma de cada una de ellas con cuidado. Conseguimos elaborar todas las empanadillas y ya solo nos falta ponerlas al vapor. Eso sí, nos preocupa tremendamente que la forma pueda modificarse y que las gyozas acaben rotas o descompuestas. Sin embargo, enseguida comprobamos que la vaporera hace su trabajo a la perfección: pocos minutos después, tenemos unas gyozas perfectas para comer.

placeholder


¡Mojito!

Llevamos varios días usando el Chefbot Touch únicamente para cocinar y comer, pero ¿qué hay de los momentos de relax? Se aproxima el fin de semana y nos apetece probar suerte con un cóctel que nunca antes habíamos hecho: unos mojitos. Bueno, a decir verdad sí que los habíamos hecho antes, pero con resultados catastróficos. ¿Por qué? Digamos que picar hielos a mano no es una tarea sencilla.

En este caso, sin embargo, todo sale a pedir de boca: metemos 10 cubitos de hielo en la picadora, le damos a la velocidad turbo y en poquísimos segundos están listos. A continuación el zumo de limón, el ron blanco, la menta y el azúcar. Apenas nos bastan 30 segundos para que todo se mezcle perfectamente y consigamos lo que nunca hasta ahora habíamos conseguido: unos mojitos dignos de cualquier coctelería.

placeholder


Conclusiones

No teníamos grandes esperanzas respecto a los robots de cocina, pero el Chefbot Touch nos ha demostrado que es capaz de hacer prácticamente cualquier cosa que se le proponga. Además, tiene tres cosas que nos gusta a quienes no tenemos tiempo para cocinar: una, se maneja de forma muy sencilla e intuitiva; dos, incluye un recetario 'online' que se va actualizando, que te sirve de mucha ayuda y que te echa un gran cable a la hora de decidir qué quieres comer cada día; y tres, tienes un sinfín de utensilios de cocina en un solo dispositivo.

Si bien veníamos tiempo planteándonos tener un robot de cocina, nunca nos habíamos decidido a dar el paso, ya que pensábamos que ocuparía mucho, que no nos ahorraría tanta tarea, que tendríamos que buscar recetas por nuestra cuenta y que, al final, tanto trabajo no habría sido tan útil. Después de esta experiencia con el Chefbot Touch de Create Ikohs, sin embargo, lo tenemos claro: bienvenido, robot de cocina; hasta nunca comida a domicilio.

En esta casa nunca hemos sido de cocinar. Mejor dicho: en realidad sí somos de cocinar, pero el trabajo y el ritmo de vida diario no siempre lo permiten. Nos pasa como a mucha gente que nos gustaría pasar dos o tres horas entre fogones pero hacerlo entre semana es realmente difícil.

ECBrands