Prórroga a las mascarillas KN95 sin marcado CE: cómo saber si compras las correctas
  1. Tecnología
Vuelve a los cauces habituales

Prórroga a las mascarillas KN95 sin marcado CE: cómo saber si compras las correctas

Este jueves termina el periodo de excepción dado por Industria para comercializar EPIs sin marcado CE aunque habrá una prórroga hasta el 31 de diciembre para terminar el 'stock'

placeholder Foto: (Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Nos han acompañado desde el inicio de la pandemia, allá por marzo. Cuando aquí prácticamente no sabíamos ni usar una mascarilla, de repente tuvimos que abrir todas las puertas para poder satisfacer la demanda ingente de las mismas y su uso masivo. Empezamos a familiarizarnos con términos como FFP2, mascarillas quirúrgicas, higiénicas, KN95, N95... Las farmacias y tiendas se llenaron de modelos y tuvimos que aprender a convivir con ellas, pero a partir de este jueves el cauce empieza a volver a la normalidad, aunque solo sea en la comercialización de las mascarillas. Este 1 de octubre tendremos que comenzar a despedirnos de algunas de ellas por no cumplir las normas europeas.

A partir de este jueves, y según lo establecido por la resolución del 23 de abril del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en España no se podrá introducir en el mercado ninguna mascarilla (ni guantes, ni ropa, ni protecciones oculares) con categoría de EPI que no cuente con el marcado CE correspondiente. Y aunque el Gobierno ha dado una prórroga hasta el 31 de diciembre para terminar el 'stock', en cuanto este 'stock' se acabe, cualquier nuevo producto sin el certificado correcto será ilegal venderlo. Las primeras que nos vienen a la cabeza son esas N95 o KN95 que nos hemos acostumbrado a ver y comprar en nuestro día a día. Pero, ¿qué significa exactamente esto? ¿Cómo afecta a nuestro día a día?

Foto: Foto: EFE.

Luis Gil, secretario general de la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL), asegura que se trata de un proceso lógico, técnico y burocrático, que se basa en el cumplimiento de ese periodo especial en plena pandemia en el que era imposible controlar todo el mercado y que ahora se debe recuperar la normalidad. "Es algo normal, el mercado se ha adaptado y ya puede dar cabida a toda la demanda de EPIs con productos con su debido marcado y todas las pruebas necesarias hechas y licencias garantizadas. Por ello, no debería preocupar en demasía al usuario, que seguirá disponiendo de muchos tipos de mascarilla y encima con mayor control y seguridad", explica Gil.

El portavoz de la patronal del sector detalla que este cambio solo afecta a los equipos de protección individual y que estos se rigen por sus propias normas (separadas de las higiénicas y de las quirúrgicas) al ser elementos pensados para el entorno laboral y no para un uso diferente como el del usuario común, como ya explicamos en este otro artículo. Un detalle clave que remarca incluso el Ministerio de Sanidad siempre pidiendo que este tipo de herramientas se deje para profesionales y personas que tengan que estar en situaciones de mucho riesgo, pero, según Gil, aún hay mucha confusión en todo este terreno.

"Creo que se ha simplificado mucho todo lo relacionado con las mascarillas y se entremezclan términos y conceptos. Por eso ahora hay quien piensa que a partir del 1 de octubre se van a acabar todas las mascarillas del estilo de las N95 o las KN95", reflexiona. "No, lo primero que debemos saber, es que este tipo de respirado se denomina en todos los casos mascarilla autofiltrante y el marcado numérico hace referencia a la norma en la que se ha fijado el fabricante para crear una u otra mascarilla, igual que la FFP2 europea. Luego su modelo debe pasar las pruebas oportunas para ver si recibe el KN95 en China, N95 en EEUU o el FFP en Europa".

Sigue con tu modelo favorito

Esto es un punto clave, ya que la desaparición de estos modelos KN95 podía afectar a muchos usuarios que se habían acostumbrado a este tipo de mascarilla (por comodidad, seguridad o cualquier otro motivo) y que no ve la razón para dejar de usarlos. Lo cierto es que no hará falta que cambies de tipo de mascarilla, eso sí, ahora no bastará con que siga la norma del gigante asiático como fue durante estos meses, sino que tendrá que cumplir con los estándares EN 149:2001+A1:2009.

Si buscas en tiendas, podrás ver que ya hay modelos iguales que las KN95, con su famoso pico, que cuentan con el marcado CE necesario, tienen impreso en la propia mascarilla la normativa que cumplen y están numeradas y empaquetadas como exige la norma europea. Algunas se venden directamente como modelos FFP, porque lo son, o como KN95/FFP, aunque lo importante, como explican Luis Gil, la OCU o la farmacéutica Gemma del Caño, es que cumplan la normativa y lo especifiquen correctamente como marca la norma.

placeholder

Quedarse con estas ideas es importante, pues, aunque pueda parecer que simplemente es un asunto técnico y de licencias, lo cierto es que con material como estos EPI la certificación puede ser clave. Solo hace falta recordar lo ocurrido durante los meses más fuertes de la primera ola de la epidemia con las partidas defectuosas llegadas a hospitales y otros centros españoles. Por no hablar del polémico caso de la Comunidad de Madrid y las mascarillas que regaló y que supuestamente cumplían con la normativa KN95, pero que finalmente los estudios demostraron que había una disparidad total en las protecciones y el vendedor había falsificado las licencias.

"Ya es hora de recuperar la seguridad y el control de todo este mercado y por eso es bueno que este paréntesis, que fue lógico por la situación que vivíamos, se acabe", añade Gil. Para ello, se espera que a partir del 1 de octubre no se introduzcan más mascarillas sin certificar en ningún comercio español, aunque, eso sí, aún quedan bastantes flecos por resolver. "La verdad es que todavía no se sabe qué pasará con los 'stock' que quedan de mascarillas sin marcar ni si su uso se va a seguir permitiendo en entornos de trabajo durante unos meses, por ejemplo".

¿Qué hago con mis mascarillas sin CE?

Estas son las grandes dudas que quedan en el ambiente, y si tú también tienes aún en casa unidades sin certificar (o has comprado algunas porque los comerciantes las han puesto en oferta para liberar 'stock'), seguramente también tengas esta misma pregunta. En relación con ello, Gemma del Caño recomienda que las sigas utilizando, respetando las 8 horas de uso reglamentarias en estos modelos, pero, eso sí, teniendo claro que puede que no tenga la protección que prometen y que deberías evitar su uso en lugares cerrados.

"Al final el gran problema que tienen estos modelos es que no sabemos que protección ofrecen. Lo mismo pueden darte el 95% que prometen las KN95 como un 40%. Y eso es muy peligroso si no se respetan las distancias y se toma demasiada confianza", comenta la especialista.

En principio, y según explica Gil, la idea de Industria cuando lanzó la resolución era conseguir satisfacer la grandísima demanda que había mientras los certificados se iban procesando. Por eso permitió que se importasen modelos que cumpliesen con las normativas no europeas y que estuviesen en proceso de conseguirla. Pero el problema, como recalca Del Caño, es que en ese impasse se colaron numerosos modelos que no cumplían siquiera con la normativa de su país de origen.

De ahí que puedas encontrar todo tipo de mascarillas sin garantías. "Ahora con la vuelta a las medidas habituales sabemos que la mascarilla que se comercializa cumple con lo que promete porque hay un organismo notificado que las ha probado y así lo garantiza".

De todos modos, como añade esta experta, hay que recordar que las FFP son modelos para entornos laborales y que para el público general basta con las quirúrgicas. "Ahora algunos hospitales han puesto la norma de que solo se pueda entrar con mascarilla quirúrgica o FFP, pero lo llevo diciendo desde el minuto uno. Bastaría con que todos llevásemos una mascarilla quirúrgica para que nos estuviéramos protegiendo unos a otros".

Ministerio de Industria Pandemia Coronavirus
El redactor recomienda