Tentó incluso a Heathrow

¿Qué hay detrás de la 'start up' que promete una prueba de covid con resultados en 20''?

La prueba promete detectar el covid-19 en 20 segundos y con gran precisión, revolucionando el diagnóstico del covid. Pero, ¿es oro todo lo que reluce?

Foto: Test rápidos en Hanoi, Vietnam. (Reuters)
Test rápidos en Hanoi, Vietnam. (Reuters)

La carrera por obtener la vacuna contra el covid-19 no cuenta con precedente alguno. Pero la competencia por ofrecer el test más seguro y rápido del mercado tampoco se queda atrás. En este sentido, una 'start up' de cuatro jóvenes que no cumplen los 40 años promete “cambiar el mundo” con una prueba de saliva que en tan sólo 20 segundos es capaz de detectar si un individuo está infectado o no. El revolucionario invento ha atraído la atención mediática, pero incluso también la del aeropuerto de Heathrow, en Londres, en busca de test rápidos de detección de covid-19.

Detrás de Virolens —basada en “tecnología de software de imagen holográfica microscópica e inteligencia artificial”— se encuentra una desconocida compañía británica llamada iAbra, que está registrada en el pueblo de Toddington, a unos 65 kilómetros al norte de Londres.

El test que plantean funciona de la siguiente manera: el hisopo bucal se mete en una caja negra que contiene una cámara digital conectada a un microscopio que puede examinar la muestra y ver en cuestión de segundos si contiene covid-19. El dispositivo es fabricado en Hartlepool, en el noreste de Inglaterra, por una compañía británica que cotiza en bolsa, TT Electronics, cuyo precio de las acciones ha subido más del 40% en una semana, valorándolo ahora en 439 millones de libras.

El director ejecutivo de iAbra es Greg Compton y tiene 33 años. Creció en Bedfordshire (Inglaterra) y dejó la escuela a los 17 años. Desde niño estuvo interesado en la tecnología y a los siete años diseñó su primer programa informático. Ha tenido varios trabajos. Primero en la empresa italiana de telecomunicaciones Tiscali, luego en Capita y BSkyB, pero nunca ha recibido formación oficial. Lo suyo siempre fue ser autodidacta. La prueba se le ocurrió un día mientras esperaba en el aeropuerto de Dubai con su hermana.

Ninguno de los otros tres empleados cuenta con experiencia en virología o microscopía, aunque uno tiene un doctorado en física. En un video promocional, el jefe de fabricación y operaciones de iAbra, Shane Tingey, explica eufórico: “Si alguien me hubiera dicho: '¿Quieres venir y cambiar el mundo?', No les habría creído”, señala mientras cuenta cómo comenzó a trabajar en el proyecto.

La cuestión es que, para ello, tiene que demostrar ahora la fiabilidad de su producto. De momento, no han recibido ninguna validación regulatoria externa. Y en la comunidad científica despiertan bastante recelo.

Test en el aeropuerto

Virolens ha sido uno de los tres test rápidos que se han probado en el aeropuerto de Heathrow, el más transitado de Europa en tiempos pre pandemia y una de las partes más interesadas ahora en que el gobierno británico quite la cuarentena a una lista de países que se incrementa cada día. El aeropuerto también ha trabajado con Geneme -que promete resultados en 30 minutos- y Mologic -que asegura poder tenerlos en 10-.

Cuando la semana pasada iAbra presentó su producto, el director ejecutivo de Heathrow, John Holland-Kaye, dijo que la tecnología de iAbra era “potencialmente más precisa” que las pruebas de PCR estándar y alentó al Ejecutivo de Boris Johnson a “acelerar esta tecnología”. Sin embargo, a pesar del entusiasmo inicial, el aeródromo señala ahora que no tiene conocimiento de la precisión.

Aeropuerto de Heathrow. (EFE)
Aeropuerto de Heathrow. (EFE)

Lo cierto es que no está del todo claro cómo la 'start up' evaluó su metodología. En su comunicado de prensa inicial, la compañía aseguraba que “el sistema Virolens® tiene una sensibilidad del 99,8% y una especificidad del 96,7%, según los resultados de un estudio interno de validación in vitro, diseñado por la Universidad de Bristol”.

No tan rápido...

Pero los académicos han presentado una queja formal asegurando que no participaron en ningún estudio. El virólogo de la Universidad de Bristol, David Matthews, explica que solo proporcionaron muestras del virus covid-19 a la compañía, pero de ninguna manera estuvieron involucrados en investigación sobre validación. “Cualquier tergiversación en el comunicado de prensa no se ha "hecho con malicia"”, señala ahora la 'start up'.

Asimismo, el gigante estadounidense de chips Intel, que también se asoció inicialmente con iAbra en la creación del motor de inteligencia artificial, publicó el jueves de la semana pasada un artículo sobre la prueba en su página web. Pero ahora ha sido eliminado y no hay explicación al respecto. El Confidencial también contactó con iAbra, pero tampoco quiso realizar comentarios.

Jon Deeks, profesor de bioestadística en la Universidad de Birmingham, aseguró a Financial Times que es “moralmente inaceptable” que, en medio de una pandemia, “donde la gente está muriendo”, una empresa decida que es “razonable engañarnos a todos para hacernos creer que su prueba parezca lo mejor disponible”.

Por su parte, Peter Török, profesor de física óptica en el Imperial College de Londres y especialista en microscopía holográfica digital, describió la información científica proporcionada por la empresa como una “mezcolanza de cosas diferentes”. Si bien dijo que la tecnología era teóricamente posible, señaló que aún no había pruebas suficientes para sustentar las afirmaciones de la startup.

Por último, Lawrence Young, profesor de oncología molecular en la Universidad de Warwick, expresó su escepticismo ante el “aluvión de estas pruebas rápidas”. “Es un poco como el salvaje oeste. Es bastante preocupante”, matizó en un comunicado.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios