El polvo ayudó a que nuestros antepasados salieran de África
  1. Tecnología
HIZO FERTIL EL LEVANTE MEDITERRÁNEO

El polvo ayudó a que nuestros antepasados salieran de África

El loess provocó que los suelos fueran lo suficientemente fértiles y atractivos para la inmigración humana

Foto: El polvo ayudó a que nuestros antepasados salieran de África
El polvo ayudó a que nuestros antepasados salieran de África

El polvo podría haber sido la causa que empujara a la expansión de los seres humanos fuera de África a través del Oriente Medio, según un reciente estudio.

La investigación, publicada en la revista científica ‘Geology’, defiende que el loess, depósitos de limo originados por la deposición de partículas con tamaños que van desde las 10 a las 50 micras de tamaño, jugó un papel crucial en hacer del sur del Levante, en la costa este del Mediterráneo, un corredor de tierra tan fértil y hospitalario para que nuestros antepasados viajasen a través de él.

Foto: El vídeo que muestra cómo sería nuestro planeta si los océanos desaparecieran

Si esta región, que abarca principalmente los actuales Israel, Jordania, Líbano, Siria y Territorios Palestinos. no se hubiera desarrollado como lo hizo, los seres humanos habrían tenido mucho más dificultades para llegar de África a Eurasia por este camino.

Cuna de las civilizaciones

"Las altas cantidades de limo grueso depositado en el paisaje han contribuido a la agricultura sostenible única en el sur del Levante, que ayudó a transformar el Levante en 'la tierra de la leche y la miel' y una cuna de civilizaciones", escriben los investigadores en su trabajo.

"Todo el planeta era mucho más polvoriento. Lo que es importante es si se obtiene una afluencia de fracciones gruesas de polvo. Sin eso, se obtienen suelos delgados e improductivos"

La nueva investigación ofrece varios hallazgos que desafían las hipótesis actuales de por qué las regiones alrededor del Mediterráneo varían tanto en términos de tipo de suelo: mientras que el suelo grueso y fértil se desarrolla generalmente en climas húmedos y mojados, y el suelo más delgado en zonas más secas, en esta parte del mundo ocurre lo contrario.

Algunos expertos atribuyen esto a la erosión y a la actividad humana, pero el nuevo estudio sugiere que hay otro factor en juego: la propagación del loess, que puede engrosar los suelos en regiones donde el clima no está convirtiendo el lecho rocoso en suelo con suficiente rapidez.

Mapa de la migración de nuestros antepasados. Foto: The Geological Society of America
Mapa de la migración de nuestros antepasados. Foto: The Geological Society of America

Un extenso conjunto de muestras recogidas en estas regiones muestra que los lugares con suelos delgados no habían recibido suficiente loess para formar los ricos suelos necesarios para la agricultura, pero los lugares a lo largo del sudeste del Mediterráneo sí lo habían recibido, principalmente del cercano desierto del Négev y sus enormes campos de dunas.

El loess habría comenzado a acumularse durante el Pleistoceno hace unos 180.000 años, según sugieren los investigadores, producido a medida que los glaciares trituraban el lecho de roca y depositaban sedimentos en lo que hoy es el Négev. Esa fuente de polvo adicional habría sido crucial para producir suelos más gruesos en el Levante mediterráneo.

"El paisaje era totalmente diferente, por lo que no estoy seguro de que la gente hubiera elegido esta zona para vivir porque era un entorno duro y un paisaje casi desnudo, sin mucho suelo"

"Todo el planeta era mucho más polvoriento", explica Rivka Amit, del Servicio Geológico de Israel, en declaraciones recogidas por Science Alert. "La erosión aquí es menos importante. Lo que es importante es si se obtiene una afluencia de fracciones gruesas de polvo. Sin eso, se obtienen suelos delgados e improductivos."

Producción de loess cortada

Desde el retroceso de los glaciares y sus efectos de la intemperie, la principal línea de producción de loess ha sido cortada, y los suelos en el Mediterráneo hoy en día sólo están recirculando el loess que ya está allí.

Foto: El polvo del Sáhara: por qué la arena del desierto 'viaja' cada año hasta EEUU

Si retrocedemos en el tiempo hasta antes de que el Homo sapiens saliera de África en cantidades significativas, la región del Levante habría sido mucho más inhóspita, como lo demuestran los suelos muy finos que los investigadores descubrieron debajo del sedimento de loess de grano fino en sus muestras.

"El paisaje era totalmente diferente, por lo que no estoy seguro de que la gente hubiera elegido esta zona para vivir porque era un entorno duro y un paisaje casi desnudo, sin mucho suelo", concluye Amit.

Mediterráneo Agricultura Prehistoria Historia
El redactor recomienda