HACE 1,7 MILLONES DE AÑOS

Nuestros antepasados cocinaban en aguas termales antes de descubrir el fuego

Descubren asentamientos humanos al lado de fuentes termales, que podrían haber usado para cocer los alimentos

Foto: Recreación de antiguos humanos cocinando un ñu en aguas termales. Foto: MIT
Recreación de antiguos humanos cocinando un ñu en aguas termales. Foto: MIT

Siempre se ha defendido que el uso del fuego para cocinar fue un salto evolutivo increíble en el ser humano. No obstante, un reciente estudio sugiere que nuestros antepasados podrían haber recurrido con anterioridad a las fuentes termales naturales para hervir la comida.

Cocinar la comida nos permitió acceder a más nutrientes y energía provenientes de los alimentos, lo que desembocó en un mayor desarrollo cerebral, que nos permitió superar a otras especies similares.

De esto siempre se ha responsabilizado al fuego, pero un reciente estudio de arqueólogos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, y de la Universidad de Alcalá, en España, encontró evidencias de fuentes termales cerca de sitios en Tanzania donde los antiguos homínidos se establecieron hace unos 1,8 millones de años, mucho antes de que aprendiéramos a controlar el fuego.

Con anterioridad al fuego

Sus hallazgos, publicados en la revista científica 'Proceedings of the National Academy of Sciences', sugieren que la zona fue una vez rica en respiraderos hidrotermales capaces de hervir el agua a más de 80°C.

"Si hubiera un ñu que cayera al agua y se cocinara, ¿por qué no te lo comerías?"

También parece que los respiraderos estaban situados muy cerca de los primeros asentamientos humanos encontrados con herramientas de piedra y huesos de animales. Dada la singularidad de esta presencia temprana, se plantea la intrigante posibilidad de que los primeros homínidos pudieran haber utilizado las fuentes termales para cocinar alimentos.

"Si hubiera un ñu que cayera al agua y se cocinara, ¿por qué no te lo comerías?", señala la autora principal Ainara Sistiaga, del MIT y de la Universidad de Copenhague.

Gargantas de Olduvai
Gargantas de Olduvai

Según publica IFL Science, a través de restos de arcilla y múltiples análisis, los investigadores tienen el convencimiento de que hubo fuentes termales en el desfiladero de Olduvai (Tanzania), aunque se desconoce cómo una especie extinta de homínidos pudo haber interactuado con ellas hace unos 1,8 millones de años.

No obstante, los investigadores sostienen que sus hallazgos ilustran una imagen en la que los primeros antepasados humanos utilizaron potencialmente las fuentes termales para cocinar, como una especie de olla gigante.

Carne, raices, tubérculos...

El descubrimiento de estas propiedades habría venido de la caída de un animal en una de esas fuentes y su posterior muerte. Esto habría abierto las posibilidades de nuestros antepasados a cocinar carne, raíces y tubérculos.

La fecha precisa del descubrimiento del fuego por parte de la humanidad es enormemente discutida, pero algunas de las evidencias más apoyadas sostienen que los antepasados humanos utilizaron el fuego hace alrededor de 1 millón de años, por lo que el uso de fuentes termales para cocinar sería bastante anterior.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios