7 días con el 'smartphone' barato de Google que te hará olvidar a Xiaomi y el iPhone SE
  1. Tecnología
EL PIXEL SOLO TIENE UN GRAN PROBLEMA

7 días con el 'smartphone' barato de Google que te hará olvidar a Xiaomi y el iPhone SE

No importa el plástico o que solo tenga un sensor. Su cámara, su formato y su almacenamiento hacen que sea el mejor terminal que ha hecho el buscador, a pesar de ser un gama media

Foto: 7 días con el 'smartphone' barato de Google que te hará olvidar a Xiaomi y el iPhone SE
7 días con el 'smartphone' barato de Google que te hará olvidar a Xiaomi y el iPhone SE

Lite viene a significar lo mismo que light. Ligero. Bajo en calorías. Cuando nos referimos a un móvil lo que este adjetivo tan extendido nos viene a decir es que el terminal que tenemos entre manos es una versión desnatada de otro de mayor empaque pero también de menor precio. Hay, sin embargo, quien huye de este apelativo, como es el caso de Google, que se limita a añadir una 'a' al nombre de su modelo estrella del curso. Lo que se hace es quitar la grasa y quedarse con lo esencial. Este año le ha tocado el turno al Pixel 4a, un más que interesante modelo de gama media. Es el segundo de este tipo que la multinacional lanza al mercado después de hacer lo propio hace 15 meses con el Pixel 3a.

Foto: Siete días con el nuevo iPhone SE: por fin Apple ha conseguido lo que nadie esperaba

El sucesor llega prácticamente con el mismo argumento: tener la mejor cámara que se puede tener por menos de 400 euros (y también por menos de 500). ¿Cumple lo que promete? A mi parecer, sí, como podéis observar por algunas de las fotografías que incluimos en esta prueba. Este argumento, personalmente, me resulta de suficiente peso como para que muchos pasen de Xiaomi, Realme y demás móviles chinos. Incluso puede ser una muy buena alternativa al iPhone SE (siempre que no seas un seguidor con una fe inquebrantable en la manzana). No hay que olvidar que el SE probablemente sea, junto al Xr, el terminal con mejor calidad precio en años por parte de Apple.

Como todo móvil que aspira a ser un chollazo y ofrecer una gran calidad-precio, le toca hacer malabares y hacer algunas renuncias en algunos apartados para poder echar el resto en otros. En este caso el principal afectado es el diseño, al optar por el plástico. Hemos podido probar el Pixel 4a, presentado este pasado lunes, desde unos días antes de su presentación y aquí va lo mejor y lo peor de nuestra experiencia.

Plástico: el gran recorte

Empecemos hablando de ese 'gran' recorte. El material que utiliza Google para construir este teléfono es plástico. Policarbonato, según lo que indica el buscador. Para ver una propuesta similar hay que remontarse al Pocophone F1, esa marca blanca de Xiaomi. El fabricante chino optó por construir el armazón con este material que había sido desplazado para poder calzar un procesador, entre otras cosas, más propio de teléfonos de alta gama. Google le siguió el paso con el Pixel 3a y ahora repite la fórmula. En la mano se siente tan suave como barato. Por mucho que el acabado satinado que le han dado sea agradable al tacto y la vista, no disimula lo que es. Habrá quien prefiera metal. O cristal templado. Es un teléfono mejor por dentro que por fuera.

Personalmente creo que aquí acaban los problemas del plástico. Porque también tiene sus cosas buenas. Principalmente el peso, de apenas 143 gramos. El Pixel 4a me ha resultado muy fácil de llevar y manejar solo con una mano. Solo hay un móvil compacto que al gobernarlo con una mano me haya generado la misma sensación de comodidad: el iPhone SE. Sin embargo, aquí manejamos una pantalla sensiblemente mayor, de 5,81 pulgadas. Y no penaliza la experencia. Todo lo contrario. Es un diseño que va a agradar a los 'haters' de los móviles grandes. Algo a lo que ayuda el formato que han escogido, ligeramente más alargado que el del Pixel 4 y el Pixel 3a. Aquí también han influido los laterales redondeados, que facilitan el agarre.

El Pixel 4A apuesta por el policarbonato. (M. Mcloughlin)
El Pixel 4A apuesta por el policarbonato. (M. Mcloughlin)

Hay que señalar, por ejemplo, que este cuerpo de plástico puede resistir mejor los golpes que el cristal, aunque no está completamente libre de sufrir arañazos y marcas que puedan afear su aspecto. También es de ley decir que si te preocupa mucho, la historia tiene un arreglo tan fácil como el de ponerle una de las fundas que ha diseñado el buscador. Porque mirándolo de frente gana. Todo gracias a un diseño que prescinde del 'notch' y consigue reducir mucho los marcos frente a su predecesor. En este caso han optado por la fórmula del agujero para albergar la cámara. El recorte es bastante bueno y con unos marcos bastante disimulados. Le sientan bien estos cambios.

El diseño es una de cal y otra de arena. El plástico es poco 'premium' pero el formato es muy cómodo

Otra de las cosas que muchos agradecerán es la presencia de 'jack' para auriculares en el borde superior. La espalda del terminal cuenta con el cuadrado negro donde se coloca la cámara y el flash así como el lector de huellas. No, no lo meten debajo del panel frontal. Particularmente me parece cómodo. Me resulta más natural llevar el dedo a la parte trasera que el pulgar a la parte inferior de la pantalla para desbloquear el teléfono. Funciona bien en un amplio abanico de situaciones, incluso con el dedo mojado.

Pixel 4a. (M. Mcloughlin)
Pixel 4a. (M. Mcloughlin)

Aparte de eso, poco más que comentar sobre el aspecto exterior. Estará disponible en negro, el botón de encendido está coloreado en blanco, cuenta con altavoz estéreo (con un sonido más que potable) y puerto USB tipo C como todo teléfono que tenga un mínimo de dignidad a estas alturas de la película.

No es la pantalla soñada, pero no le vas a sacar grandes pero. Lo que se espera por este precio

La pantalla, como decíamos de 5,81 pulgadas, está a la altura de lo que se puede esperar de un gama media. El panel OLED maneja una resolución de Full HD+ con refresco de 60Hz. La pantalla no te va a maravillar. En cambio, no se puede señalar como uno de los puntos flojos. Cumple con lo que se espera y la única pega que se le podría sacar es la necesidad de tener un poquito más de brillo para manejarse mejor en exteriores muy iluminados. Pero vamos, eso es algo achacable a prácticamente todos los terminales de esta categoría. En lo que se refiere a colores, ángulos de visión y respuesta, este panel está a la altura de lo que se espera.

Su gran virtud

La gran virtud del Pixel 4a es la habitual que suelen tener otros teléfonos Pixel: la cámara. Y eso que solo tiene una lente, algo cada vez menos habitual incluso entre móviles más baratos. Quizás es hora de abrir la lata sobre la utilidad real de los sensores de profundidad y macro que se ponen en teléfonos 'low cost', que en la mayoría de casos es completamente nula. Mejor una única pieza que rinda a este nivel, que tres o cuatro mediocres.

Es cierto que en algún momento, contados con los dedos de una mano, he echado en falta poder apoyarme en un gran angular pero rápidamente se te olvida al ver el resultado final de las tomas, especialmente en retratos y fotografía nocturna.

Pixel 4a. (M. Mcloughlin)
Pixel 4a. (M. Mcloughlin)

El sensor de la cámara cuenta con una resolución de 12,2 megapíxeles, equipado con la tecnología dual pixel. Cuenta con estabilizador óptico y electrónico y la lente tiene una apertura de f/1.7 (los pixeles cuentan con 1,4 micras de tamaño). En lo que se refiere al vídeo puede grabar 4K a 30 frames por segundo. En cualquier escena en exteriores a plena luz del día va a ir sobrado. Aquí tenéis una serie de imágenes en la que se puede ver cómo captura el movimiento de las palomas o como recupera gracias al HDR mucha información incluso con un contraluz fuerte como la imagen de la estatua. Al igual que el iPhone, creo que uno de sus grandes méritos es ser cámaras buenas para apuntar y disparar sin romperse mucho la cabeza, que al fin y al cabo es como la mayoría utilizan la cámara.

El modo retrato es directamente el mejor que te vas a poder encontrar por este precio y también por bastante más. Se nota todo el trabajo que ha hecho Google estos años en la parte del 'software' fotográfico, un campo donde hay mucho por recorrer ahora que el 'hardware' tiene cada vez menos margen de mejora. A continuación tenéis varios ejemplos. Es cierto que cuando la iluminación no es tan buena o es de noche, la cámara sufre más (pasa también con modelos bastante más caros) pero el procesamiento de imágenes (hay veces que resulta ligeramente lento) consigue un aspecto y un resultado pintón también en estos escenarios. En las dos primeras imágenes vemos como define con bastante precisión el corte entre el pelo y el fondo y ajusta el efecto 'bokeh' de forma muy suave.

Foto: M. Mcloughlin

Probablemente también cuente con el mejor modo nocturno y uno de los que consiga el resultado más fino de terminales de esta categoría, teniendo en cuenta que este tipo de funcionalidades suelen resultar en muchas ocasiones pocos naturales. A continuación tenéis dos comparativas. La primera imagen corresponde al modo nocturno y la otra al modo automático. Uno de los detalles que particularmente más me gustan es que corrige esa dominancia naranja que suelen tener las fotos nocturnas en entornos urbanos por culpa de las farolas. Si la escena que vas a fotografiar tiene muy poca luz, asegúrate de tener el móvil bien agarrado o un buen punto de apoyo, porque si vibra mucho durante la exposición tienes papeletas para que acabe desenfocado.

Sobre el apartado fotográfico, solo un par líneas más para la cámara 'selfie'. Cuenta con 8 megapíxeles de resolución y una apertura de f/2.0. Aunque no roza los niveles de la principal, también cumple en aspectos como el modo retrato o levantar las fotografías con poca luz.

Un teléfono bastante equilibrado

Después de hablar de diseño y cámara, toca hablar del motor que mueve este Google Pixel 4a. Es un Snapdragon 730, construído en 8 nanómetros. Es el mismo procesador que montan terminales como el Samsung A71, los Oppo Reno 2, el Redmi 9 o el Mi 9T. Es cierto que es un chip que tiene ya un tiempo pero lo cierto es que no penaliza en absoluto la experiencia. Hay que tener en cuenta que al final Google aquí controla tanto el 'hardware' como el 'software' y puede optimizar mucho mejor que el rendimiento que otros fabricantes. Lo dicho, durante mis pruebas estos días no he notado ningún tropiezo importante.

Ha sido una experiencia fluida, aunque no es comparable a un gama alta. También está un paso por detrás del iPhone SE o del Nord, equipados con el Bionic A13 y el Snapdragon 765, respectivamente; que tienen más hechuras en lo que se refiere al rendimiento.

El Pixel 4a responde bien. Quizás se le podría pedir algo más de brio a la hora de procesar algunos archivos de la cámara, no es nada significativo. Por lo demás, solo me he topado un ligero sobrecalentamiento cuando lo configuré y tuvo que empezar a instalar las aplicaciones en cola de la copia de seguridad así como cuando abusé de la grabación de vídeo. Sin embargo, pocos segundos después de pararlo ya se habían disipado esos grados de más.

Pixel 4a. (M. Mcloughlin)
Pixel 4a. (M. Mcloughlin)

El Google Pixel 4a mejora frente al 3a en la RAM. Recibe un total de 6GB, lo mismo que el Pixel 4, el gama alta de Google. Algo que siempre se agradece, especialmente en el largo plazo. Donde no han racaneado lo más mínimo es en la memoria interna. Solo hay una versión, sí. Si quieres ampliar memoria dependes de la nube ya que no cuentas con microSD, también. Por defecto incluye 128GB, una cantidad generosa para lo que acostumbramos por este precio y con la que el común de los mortales se puede manejar sin ningún problema.

Está un paso por detrás del iPhone SE o el OP Nord en potencia, pero ha respondido bien y fluido

En este apartado, donde quizás más dudas entren es en la batería. En tiempos en lo que hablamos ya de guarismos que superan con frecuencia de los 4.000 mAh e incluso 5.000, nos encontramos con 3.140 mAh. A la mínima que le des un uso medio alto vas a tener que cargarlo todos los días después de la jornada de trabajo. Incluso si eres un usuario intenso puedes necesitar pasar por el enchufe a media tarde, aunque siempre puedes desactivar funciones como el brillo automático o la detección de las canciones que suenan a tu alrededor. Cuenta con carga rápida de 18W. La contra es que no dispone de carga inalámbrica.

Pixel 4a. (M. Mcloughlin)
Pixel 4a. (M. Mcloughlin)

Cabe comentar que viene con el chip de seguridad Titán M, wifi 802.11ac, Bluetooth 5.1, Bluetooth Low Energy, NFC, GPS y compatibilidad con Galilleo. Habrá una versión con 5G que llegará junto con el Pixel 5, confirmados para otoño, de los que no han trascendido, oficialmente, más detalles. Llegará con Android 10, pero se podrá actualizar pronto a la undécima versión, que también llegará en los próximos meses.

Interesante propuesta en difícil lugar

El Pixel 4a ya se puede reservar en España por 389 euros. El único punto de venta, por ahora, es la Google Store, aunque no sería descartable verlo con Orange, donde hemos visto otros de los productos del buscador. Sí, reservar. No es un error. Y es que hasta el 1 de octubre no saldrá a la venta. Algo que puede diluir el empuje inicial del lanzamiento.

Es una propuesta interesante por un precio competitivo si lo que buscas es una buena cámara en un móvil asequible que cumpla en general, sin grandes carencias, en el resto de apartados. El coste de salida ha bajado diez euros, a pesar de que se han introducido cambios de diseño, viene con más RAM (pasa de 4 a 6GB) e incluye el doble de almacenamiento interno. A pesar de que la gama media es un cajón de sastre donde es díficil destacar, creo que estos cambios le dejan en una muy buena posición para competir con el OnePlus Nord, con un diseño más premium y cuya principal ventaja es el 5G y el rendimiento; e incluso con el iPhone SE, disponible a partir de 489 euros, que incluye un aspecto más pulido, carga inalámbrica o resistencia al agua entre otras cosas.

Google Smartphones Móviles
El redactor recomienda