Probamos los auriculares de Google: cinco días después, no quiero volver a los AirPods
  1. Tecnología
LLEGAN A ESPAÑA

Probamos los auriculares de Google: cinco días después, no quiero volver a los AirPods

Aunque los Pixel Buds se parecen mucho en sonido, autonomía y sencillez a los superventas de Apple, su diseño, fijación y comodidad han decantado la balanza. Aquí, lo mejor y lo peor de mi experiencia

Foto: Probamos los auriculares de Google: cinco días después, no quiero volver a los AirPods
Probamos los auriculares de Google: cinco días después, no quiero volver a los AirPods

No fueron los primeros, aunque a veces lo parezcan. Una vez Apple puso sobre la mesa sus primeros AirPods —probablemente su 'gadget' más exitoso de la última década después del iPhone—, el resto de fabricantes, como también varios que se dedican a equipos de audio, se lanzaron a hacer auriculares 'true wireless', que en un español recio vendría a significar que no tienen ningún tipo de cable. Hemos llegado a un momento en que chutas una piedra y te salen ocho diferentes, de todo tipo de calidad y presupuesto. Cada mes nos encontramos algún modelo que juega intencionadamente a parecerse estéticamente a los de la manzana y también muchos que se enredan para intentar marcar su propio estilo. No hay nada escrito sobre cuál sea la fórmula ganadora.

Foto: Xiaomi, Samsung, Huawei... Probamos 10 cascos tipo AirPods y estos son los mejores

En medio de esa avalancha de lanzamientos, Google también se ha sumado a la fiesta. Y ha optado por la segunda vía: la de la identidad propia. Lo ha hecho con sus nuevos Pixel Buds —hubo otros, con cable, que cayeron en el olvido—, presentados hace ya unos meses pero que ahora llegan a España. Es difícil prestar atención a un modelo concreto y más a uno de una marca que es harto complicado que llegues a ver físicamente en las tiendas. A diferencia de Huawei, Xiaomi, LG, Realme o Samsung, los 'gadgets' del buscador se venden principalmente por internet, más concretamente, por su página web. Pero merece la pena si estás planteándote hacerte con unos auriculares sin ningún tipo de cable, especialmente si tu teléfono es Android. Hemos estado probándolos unos días antes de su puesta en circulación. Y solo puede insistir en la idea de que les des una oportunidad.

Producto redondo

El diseño suele ser territorio Apple. Pero esta vez la sorpresa ha saltado en el lugar más inesperado. Hasta ahora, los dispositivos que creaba Google siempre tenían algún elemento físico de discordia. Creo que la compañía ha conseguido darle la vuelta a la tortilla y lograr una propuesta bastante más atractiva que los AirPods. Los Pixel Buds son a simple vista una pequeña circunferencia en el oído cuando están puestos. No hay más. Y son, dentro de lo que cabe, bastante discretos.

No hay nada más que asome de la oreja que la superficie táctil. Se acaba, por fin, eso del bastoncillo, algo a lo que nos hemos acostumbrado pero no es lo más cómodo ni bonito del mundo. Es cierto que otras marcas —Sennheiser o Samsung— habían experimentado estos patrones circulares y sin un apéndice fuera de la oreja. Pero creo que nadie había conseguido algo tan redondo.

Se ven lo justo y se fijan muy bien en el oído. Si tienes la oreja sensible, el cuernito puede dar guerra

Y cuando hablo de redondo no me refiero solo al apartado visual, sino también al ergonómico. El hacer algo muy minimalista puede acarrear que la fijación no sea lo suficientemente firme a la hora de hacer deporte o que al insertarlo en el conducto auditivo. En mi caso, nada de eso. Diría sin temor a tener que rectificar que son los auriculares de este tipo más cómodos y que mejor se han sujetado en mi oído. Utilizándolos a la hora de hacer carrera tanto en cinta como al aire libre no me he tenido que llevar nunca la mano a la oreja con la sensación de que estaban flojos o podían caerse.

Vista de la cara y la cruz de los Pixel Buds. (Foto: M. Mc.)
Vista de la cara y la cruz de los Pixel Buds. (Foto: M. Mc.)

Algo que solo habían logrado modelos deportivos, por ejemplo, de Bose, que sin embargo pecaban de tener un diseño demasiado poco discreto y que sobresalía de la oreja. Obviamente, se da por supuesto pero no está de más recordarlo, si eres de los que los modelos 'in ear' te dan repelús, estos no van a hacerte cambiar de opinión.

Aquí esa firmeza se refuerza con una antena o arco de goma que se introduce entre los pliegues de las orejas. Personalmente me he pasado varias horas con ellos puestos y no me ha resultado incómodo. Cero problemas. Las personas de mi entorno que los han probado estos días tampoco se han quejado ni han encontrado nada molesto. Sin embargo, intercambiando opiniones con otros colegas del gremio, algunos me decían que si sentían algo de fatiga el cartílago después de un buen rato. Al final es cosa de gustos y de sensibilidad en las orejas, que cada persona es un mundo.

Decir que tienen resistencia a salpicaduras y sudor, algo que los AirPods normales no. Esta especificación es recomendable en caso de que estés pensando en utilizarlos también a la hora de hacer deporte. La sencillez también se traslada al estuche de carga, que es muy compacta y cómoda de llevar. Recubierta de un plástico mate, el mismo que queda al aire con los auriculares, resulta algo más pesada que la de los AirPods, aunque de tamaño similar. La ventaja es que te puede ayudar a 'sentirlo' en el bolsillo de una chaqueta o de un pantalón. La bisagra puede dar sensación de ser algo endeble y no estaría de más reforzarla en futuras ediciones. Únicamente tienen un botón de sincronización, los leds de batería y el puerto USB tipo C, que admite carga rápida así como carga inalámbrica.

Sonido al punto

Mientras que en el aspecto tratan de ser diametralmente opuestos a los AirPods, en lo que se refiere al concepto, los Pixel Buds se parecen bastante a los auriculares inalámbricos de Apple. Es decir, con una calidad de sonido decente y un muy buen desempeño como manos libres.

Sabemos que en este formato las posibilidades son las que son. Aquí nos encontramos unos tonos medios logrados y fieles, unos agudos que no distorsionan cuando tenemos el volumen a tope. Los graves son potables, aunque es cierto que es el punto donde más margen de mejora tienen. Las voces se oyen claras y no quedan fagocitadas por la música. El micrófono funciona muy bien: en las llamadas me han oído perfectamente.

Ni los AirPods normales ni los Buds buscan saciar al 'audiófilo'. Es un sonido correcto para ese precio

No tiene cancelación de ruido activa. Esa es su gran ausencia. Su diseño, gracias a la goma que se inserta en el oído, logra amortiguar un poco el ruido. Aísla la oreja, pone en primer término la reproducción pero no anula lo de alrededor. Algo que viene bien en la calle, pero mal si los quieres utilizar en una oficina, biblioteca o en el metro. Si estás pensando en un modelo para un avión o para no oír absolutamente nada de lo que te rodea, te recomiendo que vayas a un modelo con esa tecnología, a sabiendas de que eso se paga.

Para compensar esta carencia tienen una función llamada 'Sonido adaptativo', que modula la reproducción en función del ruido ambiente. Es cierto que alguna vez en el gimnasio sí que he notado alguna diferencia, pero no ha sido algo bárbaro. No he notado cambios de calado llevándolo activado o desactivado en la mayoría de ocasiones.

La otra pega que algunos pueden sacar es que no tenga una 'app' dedicada más completa, que te permita jugar con perfiles de sonido o cambiar algunos matices, aunque dudo que en realidad el común de los usuarios recurra a estas funcionalidades. La de ahora te deja gobernar algunos ajustes, ver los porcentajes de batería o emitir un pitido para cuando los has perdido de vista.

Después de todo estas valoraciones se puede concluir, que en lo que se refiere al audio, Google ha logrado una propuesta en línea con los Airpods. Con el modelo normal. Si hablamos de los AirPods Pro directamente cabe decir que juegan en ligas diferentes cuando hablamos del sonido, que entre la cancelación de ruido y otros detalles, están a un nivel altísimo. Ocurre lo mismo con modelos de Sony que vienen con 'active noise cancelling'. Son categorias diferentes. No sería de extrañar que en próximos cursos veamos unos Buds Pro dentro de la familia Pixel, que convivan con este modelo. Y es que en lo que se refiere a 'hardware', la estrategia de ambas multinacionales no es tan distinta como se puede pensar..

La peculiar funda de los Pixel Buds. (Foto: M. Mc.)
La peculiar funda de los Pixel Buds. (Foto: M. Mc.)

Insisto en que si eres de los que buscas una propuesta con un audio pata negra con graves más refinados, entre otras cosas, hay modelos de otras marcas que echan el resto en este sentido, aunque eso se paga.

La batería es más una virtud que un fallo, aunque puede haber modelos en el mercado como los Gear Buds+ que alcancen niveles mucho superiores. Es cierto que no sorprenderá a nadie pero su principal mérito es que rara va a ser la vez que te encuentres que te dejan tirado. Para empezar no he tenido que cargarlos en los 5 días que ha durado la presente prueba más allá del momento inicial. Solo el estuche da cuatro cargas adicionales de los auriculares. En esto también está en línea de los AirPods: la autonomía, según Google, asciende a una cuenta total de unas 24 horas.

Al final todo depende del uso que hagas, las horas de conversación, las de música, la intensidad o el uso que hagas del asistente. Creo que a la hora de la verdad, en base a mi experiencia, el cómputo final está más cerca de las 20 que de las 24. Y es que cada auricular me ha dado para algo más de cuatro horas cada vez que lo he sacado de la caja al 100%. ¿Es suficiente? Yo creo que sí, porque no va a haber persona, salvo casos excepcionales, que se pase tanto tiempo enchufado a los auriculares.

Autonomía correcta

El objetivo de Google con estos Pixel Buds no es satisfacer las ansias de los 'audiófilos'. Lo que persiguen es crear una experiencia en la que no se eche en falta nada. No son unos cascos para deporte. No son unos cascos de alta fidelidad. No van a ser los mejores en nada pero te van a ofrecer lo suficiente de todo.

Son unos auriculares discretos. (Foto: M. Mc.)
Son unos auriculares discretos. (Foto: M. Mc.)

Si manejas un Android, el 'fast pair' será cosa de abrirlo y aceptar el 'pop up'. Esto obviamente no ocurre en iOS y otros aparatos, donde tendrás que conectarlos estos auriculares como otro aparato Bluetooth (por cierto, manejan BT 5.0, solo una conexión al mismo tiempo). Tampoco podrás activar Siri, Assistant o cualquier otro asistente de voz ni disfrutar de otras de las ventajas que si tiene la integración en Android.

Además del uso del asistente y la lectura de notificaciones -la gente lo utilizará, pero yo prefiero mirar la pantalla del móvil que escuchar esa maldita voz metálica sin personalidad- una de las funciones más interesantes de usar esta la de traducción simultánea. Con la app 'Google Translate' abierta, puede hacer las veces de traductor en tiempo real. Recogerá la conversación y la app hará el resto.

Si eres de Android, son unos claros candidatos. En iOS, los AirPods tienen mejor integración

¿Cuándo comprarlos y cuándo no? Si eres usuario de Android, la cancelación de ruido no es un 'must' para ti y buscas algo que te dé una buena reproducción y que haga un buen papel como manos libres sin complicarte la vida, los Pixel Buds son una muy buena compra. Si utilizas Assistant también a menudo, es otro gran punto a favor. Sin embargo, si no te gustan los auriculares 'in ear' o tienes las orejas sensibles, igual deberías comprobarlo 'in situ' antes de hacer la inversión.

No son una ganga. El precio es de 199 euros. 25 o 30 euros menos lo habrían dejado como una opción más competitiva. Sin embargo, están por debajo del coste oficial de los AirPods (los normales, no los Pro) con estuche inalámbrico (229 euros). Si quieres un sonido más logrado y aún más fiel, tienes otras marcas como B&O, Sony, Audio Technica o el modelo superior de Apple, con propuestas más caras que ponen el foco hasta en el último detalle del audio y que no se centran tanto en ser auriculares 'todo terreno'.

Creo que su diseño y comodidad puede ser un reclamo para usuarios del iPhone. Para mí lo ha sido. Al final muchas veces, en este rango de precio, son detalles y preferencias personales lo que deciden entre dos buenos aparatos, aunque no estén concebidos 100% para ese fin. ¿No hay gente con un Samsung que renuncia al emparejamiento rápido y otras cosas y usa los AirPods? Pues aquí tres cuartas partes de lo mismo. Obviamente, si tienes un aparato de la manzana los AirPods o los AirPods Pro ofrecen integración nativa y una facilidad de uso mucho mayor, algo que una app de los Buds para iOS hubiese podido compensar.

Google AirPods Auriculares IPhone Android
El redactor recomienda