Apple Silicon

Cambio histórico de Apple: deja Intel para crear sus propios procesadores para los Mac

Como se venía rumoreando, la compañía empezará a fabricar sus propios procesadores. Se llamarán Apple Silicon y estarán basados en la arquitectura ARM. No ocurría un cambio así desde 2005

Foto: Foto: Apple.
Foto: Apple.

El premio gordo, otrora el 'one more thing', tardó en salir. Salió temprano el segundo premio, iOS 14; le siguieron las pedreas de iPadOS, watchOS e incluso novedades de 'software' para los AirPods. Pero había más cera en vela. Además no fue un tirar la piedra y esconder la mano. No era un mero adelanto. Cuando diseccionaron las grandes novedades de macOS, el sistema operativo que mueve sus ordenadores, Tim Cook volvió al escenario para anunciar que en la gran fiesta del 'software' la traca final iba a ser de 'hardware'. Apple Silicon. La compañía, como se daba por hecho desde hace varias semanas, ha puesto en marcha su maquinaria para fabricar sus propios procesadores e ir abandonado progresivamente los chips de Intel, que abrazó en 2005 y que dieron pie al nacimiento del MacBook, entre otros modelos.

Si esta transición sale bien Apple y se emancipa por completo del fabricante estadounidense podría obtener algunos beneficios claros a la hora de crear sus equipos, especialmente sus portátiles. Podrían obtener una flexibilidad similar a la de los teléfonos móviles, donde controla tanto el 'software' como el 'hardware' al completo. Algo que en el caso de sus tabletas y especialmente sus teléfonos le permite crear sus equipos sin entrar en esa carrera por quién tiene la mayor RAM o la cifra más escandalosa de mAh en la batería, ya que pueden optimizar mejor cada pieza.

Con Silicon, Apple pretende conseguir el control de 'hardware' y 'software' que ha logrado en sus iPhone

La promesa que ha hecho Apple en la WWDC virtual es que sus propios procesadores, llamados Apple Silicon, podrán proporcionar un rendimiento más sólido que los actuales. Todo ello sin sacrificar la eficiencia energética. Si lo cumplen, el logro tecnológico será mayúsculo. Pero no se queda ahí, ya que sus planes pasan por mejorar también el rendimiento gráfico así como crear algo similar a los chips de seguridad T1 y T2 que tiene en sus dispositivos.

La arquitectura x86 de Intel entró en el catálogo de Apple en 2006. Un año antes, Steve Jobs había anunciado que se dejaba atrás la de IBM y se cambiaba por esta. Los desarrolladores pudieron comprar un ordenador equipado con los nuevos procesadores para ir adaptando sus creaciones. Y un año después llegó el primer modelo comercial. Sin embargo, pasaron varios cursos hasta que eliminaron por completo el soporte a otros chips que no fuesen los de Intel, gran perjudicado ahora de este movimiento. ¿Por qué? Porque el negocio de ordenadores de la manzana sigue moviendo cada año casi 6.000 millones de euros, un 9% de los ingresos de la compañía.

Tim Cook, durante la presentación. (Apple)
Tim Cook, durante la presentación. (Apple)

Los chips se basarán en ARM. ¿Les suena esta palabra? Eso es porque este 'patrón' se utiliza en telefonía móvil. La propia Apple lleva trabajando sobre una licencia que adquirió en su momento al fabricante de semiconductores británico para crear sus chips en los iPhone. Ese trabajo fue la base para crear posteriormente los 'motores' de sus tabletas. El grado de madurez alcanzado en las dos últimas generaciones de iPad Pro, capaces de superar a un Macbook Air equipado con un i5 de Intel, ha sido lo que le ha animado a dar el salto. El socio que modelará lo que diseñen en Cupertino serán los taiwaneses de TSCM, que ya se encargan de dar forma a los procesadores de los iPhone y los iPad.

El reto de Apple

La motivación que ha llevado a Apple a dar este salto han sido las dificultades que Intel tenía para sobrepasar la barrera de los 14 nanómetros en sus chips. Esta CPU, de la que aún faltan detalles técnicos por conocer, estaría diseñada en cinco nanómetro vendría con gráfica propia integrada y contaría con 12 módulos, ocho de los cuales serían de alto rendimiento (bautizados como 'Firestorm', tormenta de fuego) y cuatro de eficiencia energética (cuyo nombre serían 'Ice Storm', tormenta de hielo). Para tener una referencia, en el A12Z Bionic, el que mueve el iPad, tenemos solo ocho, divididos al 50%.

Los chips ARM, vinculados al mundo móvil, se asocian a una mayor eficiencia energética

Los chips ARM han estado asociados siempre a una mejor eficiencia energética. De eso no hay duda. El verdadero reto aquí, la ecuación a resolver, es llevarlo de un entorno móvil a un entorno de computadora aumentando el rendimiento sin aumentar el consumo. Aunque todavía quedan unos meses para ver los primeros modelos comerciales, ayer ya ofrecieron un aperitivo. El cambio completo llevará dos años, estiman en la multinacional, que mientras tanto seguirán vendiendo sus actuales ordenadores. Utilizando el procesador del iPad Pro consiguieron mover Adobe Lightroom sin problema, también Photoshop y hasta tres vídeos 4K en Final Cut Pro. El inicio del camino pinta bien. Habrá que ver cómo acaba.

El papel de los desarrolladores

En su día el cambio de arquitectura propició la aparición de un portátil como el MacBook más refinado que su predecesor. Habrá que ver qué efecto dominó se produce con este éxodo. Pero no todo lo necesario para este cambio está en manos de Apple. Aquí juegan un papel clave los desarrolladores que deberán adaptar sus creaciones para adaptarse a los Apple Silicon, después de años diseñando sus programas para que corriesen gracias a x86. Microsoft o Adobe son algunos de los que han empezado ya hacer la 'migración'. Para aquellos que no lo hagan a tiempo, la compañía ha dispuesto un 'salvoconducto': su nombre es 'Rosetta 2'.

Foto: Apple.
Foto: Apple.

El 'Rossetta' original fue el programa que utilizaron para evitar que los programas que no habían sido adaptados a la nueva arquitectura fallase. Ahora este nuevo sistema tiene el encargo de hacer lo propio entre Intel y los Silicon. En este caso el equipo para afrontar la transición por parte de los desarrolladores será un Mac Mini con su nuevo chip. Será un equipo que vendrá equipad con 16GB de memoria RAM, 512 de almacenamiento interno, la beta de macOS Big Sour y xCode.

'Rossetta 2' será una parte fundamental de macOS Big Sur, el próximo sistema operativo de la compañía. Cabe decir que la operación de hacer sus propios procesadores traerá un beneficio colateral. Desde el principio se podrán ejecutar tanto programas de macOS como los diseñados para el iPadOS. Apple ya lanzó el año pasado el proyecto 'Catalina' que facilitaba el adaptar las apps de un sistema a otro.

El nuevo 'software' para los ordenadores de Cupertino también ha tenido una importante cuota de protagonismo aunque haya quedado relegado a un papel secundario por el bombazo de los chips, que fue el anuncio más importante de la noche. Así tendremos un diseño más estilizado y más elegante aunque se mantengan elementos clásicos como el 'dock'. En este cambio de 'look' también habrá un nuevo centro de control, con accesos directos desde el escritorio; así como un nuevo centro de notificaciones, con avisos interactivos y 'widgets' remozados. Las mejoras de 'Mensajes' y 'Apple Maps' también llegarán a sus portátiles.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios