MESA REDONDA EL CONFIDENCIAL - EY-PARTHENON

Sostenible, digital y flexible: el covid-19 obliga a replantear la movilidad del futuro

Durante la crisis del coronavirus el sector ha tocado fondo. Los expertos debaten las fórmulas para salir a flote en la nueva normalidad y coinciden en que la movilidad debe ser sostenible y multimodal

El covid-19 consiguió poner en pausa las carreteras y andenes más concurridos de todo el país: calzadas desiertas y bocas de metro por las que no circulaba ni un alma. Hace casi tres meses comenzaba el estado de alarma, y con él, la libertad de circulación en las ciudades quedaba oficialmente limitada. El impacto en el sector de la movilidad no tardó en llegar: poco más de 4.000 coches vendidos en abril (-95,5%) y caídas de más del 90% en los ingresos de taxis y VTC (vehículos de transporte con conductor).

Ahora, con el fin de este periodo cada vez más cerca, parece que las empresas del sector ven luz al final del túnel. Pero el debate sobre la movilidad en las urbes ya estaba sembrado antes de la crisis: transporte público o privado, restricciones medioambientales… ¿cómo será la nueva normalidad en este escenario? Alrededor de esta cuestión tuvo lugar la mesa redonda ‘El impacto del covid-19 en la movilidad de las personas’, organizado por El Confidencial y EY-Parthenon. Se trata del quinto de una serie de encuentros en los que se analiza la huella que el coronavirus está dejando en diferentes sectores de la sociedad.

En el encuentro digital participaron Laura Ros, ​directora general de Volkswagen España; Roland Schell, ​presidente y CEO de Mercedes-Benz España; Juan Galiardo, ​director general de Uber España; Borja Carabante, delegado del área de Gobierno de medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid; y Xavier Ferré, ​socio responsable del sector automoción y transporte de EY España, que presentó el informe ‘El día después: nueva normalidad, ¿nueva movilidad?’.

Xavier Ferré, ​socio responsable del sector automoción y transporte de EY España.
Xavier Ferré, ​socio responsable del sector automoción y transporte de EY España.

El estudio es claro, el consumidor tiene miedo al contagio. Así, mientras las intenciones de utilizar vehículo privado se disparan (+27%), las de recurrir al transporte compartido disminuyen (-38-55%) mientras dure la alarma sanitaria. Respecto a las ventas, el informe arroja un dato esperanzador para los concesionarios: el 43% de los entrevistados se plantea comprar un coche en el corto o medio plazo. “Creemos que el coche propio puede tener una oportunidad en el corto plazo”, explicó Xavier Ferré, desde EY España. Sin embargo, "una vez pasada esta crisis volveríamos a las anteriores tendencias con nuevos medios de transporte que se estaban incrementando”, puntualizó.

Lo que sí podría suponer un cambio a largo plazo en la movilidad urbana son las nuevas prácticas como el teletrabajo, las compras 'online' o el ocio en casa, según la consultora. “Los desplazamientos pueden ser más heterogéneos e impredecibles debido a estos cambios de hábitos”. Por otro lado “vemos una movilidad más sostenible y una adaptación del transporte público a estas nuevas realidades”. Ferré también indicó un giro en el consumidor: “Demandará una experiencia sostenible, digital, flexible y que le facilite el movimiento urbano”. Poniendo fin a la presentación del informe, el socio de EY aludió a la necesidad de administrar la movilidad en las urbes a través de dos aspectos clave: la regulación y la colaboración público-privada.

Vivimos momentos de incertidumbre donde formular predicciones certeras a largo plazo no es tarea fácil. En todo caso, los ponentes se muestran positivos con estos datos: ¿cómo ven ellos el futuro?

Desde Volkswagen, Laura Ros apuntó a que “seguramente no volveremos a la antigua normalidad. Todos deseamos que de este sacrificio que nos ha tocado hacer como sociedad podamos sacar algo positivo, y algo positivo es esa aceleración de tendencias como la movilidad sostenible o la digitalización, que nos pueden ayudar a afrontar los retos en movilidad urbana y calentamiento global”.

Con el foco en el medio y largo plazo, para Uber la solución pasa por un ‘mix’ de todas las alternativas de movilidad apoyado en la tecnología: “Para garantizar un modelo sostenible, vemos que el futuro pasa por desarrollar una aplicación en la que indicando a dónde quieres ir te proporcione, en base a tus preferencias o a otros factores, la mejor combinación posible”, explicó Juan Galiardo. En el corto plazo, “lo importante es garantizar que se cumplan los protocolos de seguridad, y aquí la tecnología juega un papel fundamental”. La ‘startup’ ha lanzado recientemente una iniciativa mediante la cual los conductores de Uber reciben una lista de “cosas que deberían haber hecho” antes de empezar un viaje. “También pide al conductor una foto para confirmar, a través de reconocimiento facial, que lleva la mascarilla puesta”, aclaró Galiardo.

"En ocasiones, creamos soluciones que el usuario no puede asumir por circunstancias como la falta de puntos de carga para el coche eléctrico"

Roland Schell, ​desde Mercedes-Benz España, apoyó la idea expuesta por Ferré durante la presentación del informe y quiso hacer hincapié en los impactos sociales derivados de los Ertes (expediente de regulación temporal de empleo) y del teletrabajo: “El tráfico bajará como mínimo en el corto plazo. Además, creo que todas las empresas se orientarán en mayor medida hacia una organización virtual, y esto impactará en la movilidad y en los espacios de las ciudades”. El CEO de Mercedes-Benz señaló que “a la hora de buscar soluciones conjuntas — entre lo público y lo privado—, es importante centrar la atención en lo que realmente quiere el consumidor”, y explicó que, en muchas ocasiones, creamos soluciones que el usuario no puede asumir por circunstancias como, por ejemplo, la falta de puntos de carga para el coche eléctrico. En este escenario Schell apuesta por los coches híbridos enchufables, y aseguró que, en todo caso, “superar el impacto del covid-19 requiere de una estrategia común”.

¿Es necesario regular aún más el sector?

Para el delegado del área de Gobierno de medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante, el regulador no debería intervenir más de la cuenta. “Madrid es la capital del ‘carsharing’ porque ningún político tomó la decisión de legislar o regular esa actividad económica. Las empresas han decidido disponer de sus vehículos en función de la demanda”. Respecto a la disputa taxi-VTC, Carabante aclaró que “preferimos flexibilizar una actividad que está regulada, como la del taxi, que regular una que está liberalizada, como las VTC. Por eso ya hemos tomado muchas iniciativas para liberalizar el sector del taxi”.

Borja Carabante, delegado del área de Gobierno de medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid.
Borja Carabante, delegado del área de Gobierno de medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid.

Respecto al futuro de la movilidad, Carabante duda que la intención de los madrileños de sustituir el transporte público por vehículo privado sea tan significativa. “El perfil del madrileño es muy distinto”, aseguró. El 58% de los usuarios de la EMT (empresa municipal de transportes de Madrid) no tiene carnet de conducir; el 85% de los desplazamientos en transporte público son de menos de 5 km, y el 13% de menos de 1 km: “El deslizamiento será hacia la micromovilidad o movilidad blanda, como la bicicleta”.

La apuesta por el coche eléctrico

Pocos puntos de carga y altos costes de energía. Así resumió la directora de Volkswagen el panorama actual. “El despliegue de infraestructuras todavía no está resuelto por temas administrativos y por ineficiencia en la factura eléctrica”. Ros aseguró sentirse frustrada ante este panorama por las dificultades que afronta la marca en el camino hacia la electromovilidad. Estamos a la cola de Europa en cuota de mercado de vehículos eléctricos, “necesitamos las ayudas públicas que en otros países hacen que la electromovilidad se pueda adquirir al mismo precio que los coches de combustión”, declaró.

Volkswagen demanda una legislación uniforme y clara: “La complejidad a la hora de regular la movilidad es muy alta en nuestro país. Tenemos que conseguir un pacto nacional para encontrar soluciones. Nosotros necesitamos trabajar de la mano de los reguladores para decidir qué soluciones incorporar a nuestros coches”.

Con estas declaraciones, los retos a los que se enfrenta la Administración quedan patentes. A día de hoy, el distrito centro de la capital cuenta con un único cargador de acceso público. El debate en torno a si esos puntos de carga deben estar en la vía pública, domicilios, oficinas o en las propias electrolineras sigue abierto. En todo caso, “para romper esa imagen negativa de que no existe una infraestructura de red de carga, desde el Ayuntamiento de la capital vamos a poner en marcha en los próximos meses 150 cargadores en la ciudad de Madrid”, explicó el delegado de Medio Ambiente y Movilidad.

Laura Ros, ​directora general de Volkswagen España.
Laura Ros, ​directora general de Volkswagen España.

Carabante también recordó que Madrid pondrá en marcha una línea de ayudas para que tanto las oficinas como las comunidades de propietarios puedan instalar estos puntos de carga y recarga. Respecto a la regulación, “modificaremos la ordenanza de la calidad del aire para que todas las nuevas construcciones cuenten con la preinstalación para poder incorporarlos”.

Galiardo reflexionó sobre este tema y cuestionó si es una buena idea “construir una infraestructura pensada para los próximo 15 o 20 años sobre la premisa de un modelo de movilidad basado en el coche propio: “¿No habría que pensar en infraestructuras de carga en un contexto en el que una parte importante de los coches que se van a utilizar sean en un contexto empresarial, por ejemplo, coches con conductor o ‘carsharing’?”, se preguntó.

En la recta final del encuentro, el CEO de Mercedes-Benz ultimó que “para que el coche eléctrico sea un éxito todas las fábricas deben realizar un esfuerzo máximo, pero también la Administración. Sin red de carga, el cliente no elegirá un coche eléctrico. El cliente no quiere problemas, quiere soluciones”. En esta línea, Ferré apoyó esta idea: “Dadas las condiciones actuales de precios más altos y falta de puntos de carga, optar por un coche eléctrico es más complicado”. Por eso, para el socio de EY, es importante incentivar las normas anticontaminación, como la normativa europea Euro 6 de protección medioambiental, cuyo fin es limitar las emisiones de gases contaminantes procedentes de algunos vehículos.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios