Es noticia
Menú
10 días con la Roomba china que arregla el gran 'marrón' de los robots aspiradores
  1. Tecnología
LIDIA HASTA CON LAS SORPRESAS DE TU PERRO

10 días con la Roomba china que arregla el gran 'marrón' de los robots aspiradores

Aunque ya se manejan con más soltura, tarde o temprano encallan en una madeja de cables, una lámpara o se llevan algo por delante. Algo que pretende solucionar Roborock con su última innovación

Foto: Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Un clon de la Roomba, un aparato hecho para recoger 'caca', con el perdón de la palabra, que esquiva 'caca'. ¡EUREKA! Vaya genios los del invento pensarán. Pues puede ser más útil de lo que pueda parecer. Si no lo ven pregunten al actor y director Javier Calvo, también conocido por ser el 50% de esa pareja artística conocida como 'Los Javis', uno de los padres de 'Paquita Salas' o Fer el de 'Física o Química', en caso de que pertenezcas a las juventudes 'millenials'. Pues bien, Calvo, como él mismo relató en su cuenta de Twitter, se marchó dejando a sus dos perras a su aire en casa. En el momento en que el robot aspirador de turno se puso a faenar se encontró con un regalo en su camino: a una de las mascotas le había entrado el apretón. El siniestro fue total. Como si fuese el Titanic, la máquina impactó contra este 'iceberg' fecal. El resto de la historia ya pueden imaginar como trascurre. Con los restos encima prosigue su camino, termina la 'limpieza' y vuelve a la base hasta que el dueño llega a casa y se encuentra el cuadro.

Aunque los robots aspiradores, que ya no son cosa de una sola empresa y de presupuestos astronómicos, son máquinas cada vez más maduras siguen teniendo algunos retos que atajar. Uno es de dar buena cuenta del polvo y los restos que aguardan en las esquinas, algo que se ha tratado de solventar con diseños cuadrados en vez de circulares pero que sigue siendo un reto pendiente. Otro es el de la navegación.

A día de hoy hay modelos que lidian perfectamente con esas alfombras bien gruesas, que hace un par de año eran un obstáculo bastante insalvable y que ahora muchos modelos 'escalan' sin ningún problema. Pero aún nos encontramos con aparatos que se quedan atascados en el pie de una lámpara o chocan con minas como las relatadas en el primer párrafo. Ahora que ha intentado solventar Roborock con el S6 Max V. Detrás de este apellido se esconde uno de estos 'gadgets' que viene, entre otras novedades, con reconocimiento de objetos.

Foto: Foto: M. Mcloughlin.

La marca china, una de las empresas participadas por Xiaomi con quien trabaja codo con codo para crear también una serie de productos, ha añadido a su sensor LIDAR, dos cámaras en la parte frontal que trabajan. Estos dos ojos, junto con un procesador de Qualcomm, son los que sostiene ReactiveIA, ese nuevo sistema. He pasado un par de semanas en casa con este combo (aspira y friega) para comprobar si es tan ágil como promete y ver su rendimiento. Esto es lo mejor y lo peor de mi experiencia.

Un diseño como otros tantos

El aspecto es como el de cualquier otro robot que haya apostado por el formato circular. No tiene grandes particularidades. En la parte superior tenemos la joroba que guarda en su interior el láser así como la tapa que da acceso al depósito de sólidos, que es de 460ml, con un filtro que puedes lavar a mano fácilmente. Tiene otros sensores, como los encargados de saber en qué superficie está discurriendo, el que mide si es hora de vaciarlo o los encargados de rectificar cuando choca con una pared.

El exterior es de plástico, con un acabado negro brillante que se agradecería que fuese mate, ya que esta capa 'glossy' hace que las huellas al manipularlo se noten más. Y claro, una máquina pensada para mantener la casa a punto que esté llena de dedazos no luce. En la parte inferior, tenemos el cepillo lateral, y el cepillo central que combina cepillo de pelos con goma para atrapar una mayor cantidad de suciedad. También tenemos la zona de acople del tanque de agua, con capacidad para 290ml. Estos sistemas ya saben como funcionan: empapan el paño por goteo y este es el que va sacando brillo al suelo. Vamos, sin grandes novedades en lo que se refiere al diseño. Tiene un peso de 3,7 kilos y mide, en su parte más alta, 9,65 centímetros así que ha podido pasar por debajo del sofá o del caballete que sostiene mi escritorio.

placeholder Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Vayamos a valorar sus movimientos y el reconocimiento de imágenes. Lo ideal es que en el primer 'paseo' que se dé, un recorrido que utilizará también para ir configurando el mapa, esté todo lo más despejado posible. Aunque reconoce con bastante precisión los objetos, igual te encuentras que tarda más tiempo y hace giros no esperados antes de acabar el cuarto, se va a otro lado y luego vuelve a acabar la faena.

placeholder Foto: Roborock.
Foto: Roborock.

¿Qué cosas reconoce? Pues identifica objetos que pueden estar en cualquier casa, los pies de las lámparas, básculas, zapatos, regletas... y las mentadas bombas que pueda dejar tu gato o tu perro. Al detectarlos los pinta en el mapa para que sepas que hay algo que está molestando su trabajo. También puede esquivar aquello que no conoce. Es decir, si la cámara detecta que hay algo desconocido en su camino que mida 5 centímetros de ancho o 3 de alto modificará su rumbo.

Tiene bastante cintura

¿Reacciona bien? Sí. Identifica perfectamente esos objetos. Otra historia es que los esquive totalmente. He hecho diferentes pruebas. Por ejemplo con las regletas, lámparas o el peso ha maniobrado a la perfección. Incluso, en el caso del enchufe ha podido esquivar cables que pensaba yo que se llevaría por delante. La báscula es una de las cosas que más me ha traído de cabeza cuando se me olvidaba retirarla de su lugar habitual. Me he encontrado a algún que otro robot intentando 'montarla' como si fuera un jabalí, muy insistente, en celo.

En este caso la ha bordeado y ha seguido su camino. Sin embargo, hay veces que no se comporta tan eficientemente. Con el calzado, por ejemplo, es capaz de identificarlo incluso si se lo arrojas cuando está en funcionamiento pero el problema no es ese, son los cordones. Al pasar pegado a la zapatilla, en caso de que estén sueltos, puede acabar por arrastrar la deportiva. Y con los excrementos -hemos utilizado uno de esos del 'todo a cien'- cuando hace la maniobra de evasión no puede evitar algún roce. Es mejor que llevársela por delante, sí, pero se agradecería que pasase completamente de largo.

placeholder Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Con los objetos que no tiene en su base de datos ocurre un poco de todo. Al dejar una taza de café -puede ser un juguete del perro- medio llena en el suelo la ha esquivado, dándole un toque, insuficiente para tumbarla o derramar algo al desplazarse ligeramente. Sin embargo, al dejar un jersey hecho bola en su camino no consigue lidiar siempre bien con este problema. También hay que presuponer que aunque lo pueda reconocer, lo conveniente (y lo lógico) es dejar en orden el suelo antes de activar la limpieza.

Hay que hacer un par de apuntes extra todavía. El procesado de las imágenes que toma la cámara estéreo es local. Es decir no viajan a ningún servidor, sino que se eliminan una vez se ha hecho la labor de identificación. El otro es que su efectividad depende de la luminosidad. Cuando lo he probado prácticamente en penumbra ha bajado su efectividad. Sin embargo con la luz que entra por las ventanas a diario o con las lámparas de casa se maneja más que bien.

Un buen aspirador, una fregona normalita

Hablemos del desempeño a la hora de limpiar, una vez que hemos analizado su sistema de navegación, que es un avance importante aunque haya cosas que perfilar en próximas actualizaciones de 'software'. Cabe decir que este es un robot que aspira a batirse de tú a tú con los mejores modelos del mercado. Vaya por delante también que estas máquinas no te ayudan a jubilar el mocho, pero si te ayudan a mantener la suciedad en casa diariamente para retrasar el tiempo entre limpieza y limpieza. Este Roborock S6 Max V cuenta con un 20% más de poder de succión que su predecesor y alcanza 2.500 pascales. Es probable que al común de los mortales y al no tan común estas cifras le digan poco.

placeholder Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Aspira bien. Entre las cosas que se ha tragado sin hacer excesivo ruido se cuentan una cadenita de esas que sujetan el tapón de la bañera y monedas de hasta un euro. El modo que más he utilizado ha sido el equilibrado (con bastante poco ruido para ser un nivel estándar, 67 db), aunque es cierto que el nivel máximo es el que vas a necesitar si quieres un resultado fino como en alfombras de pelo grueso.

Foto: Esta es Braava, la hermana de la Roomba que friega. (M. Mcloughlin)

El fregado, que no es tan avanzado como el de las máquinas dedicadas, también te puede hacer un apaño bueno en esa labor de mantenimiento. Si vas a hacer un uso conjunto asegúrate que no haya mucha porquería por el suelo, porque aquí es como el barrer y fregar. Hay que hacer bien una para que la otra sea realmente efectiva. Si está muy sucio, igual conviene hacer una pasada de aspiración previa. Además ahora, a través de la app, te permite fijar flujos y horarios. Es decir, podrás establecer en qué momento del día quieres que friegue la cocina, en qué momento la habitación y fijar la cantidad de agua que utiliza en cada sitio. No es mi caso, pero este aparato ahora está capacitado para almacenar hasta cuatro pisos diferentes.

También una vez tienes el mapa bien definido te deja establecer, con rectángulos, zonas de no fregado dentro de cada estancia. Cuando lo consigues establecer lo respeta al dedillo, pero la aplicación no siempre funciona de la forma tan natural que debería. Llevan ya unos meses con su propia app -se pueden seguir utilizando sus aparatos a través de Mi Home de Xiaomi- y aunque el funcionamiento y la conectividad es buena es cierto que hay detalles por pulir, como algunos textos que se superponen.

placeholder Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

No 'low cost', pero más barato que sus rivales

Yo vivo en un apartamento pequeño, de unos 50-60 metros. En cualquier modo ha podido acabar la limpieza en unos 30 minutos de sobra. Aseguran que la batería -de 5.200 mAh- da para un uso máximo de 180 minutos, dependiendo el modo que utilices; y una superficie que calculan de hasta 240 metros cuadrados. Como decíamos, este Roborock supone un nuevo salto cualitativo en esta marca fundada en 2014 pero no llegó hasta el pasado curso a España. Ha huído del 'low cost' y quizás no tenga tantos modelos tan baratos como Cecotec (aunque ya ha sacado un Roborock asequible) pero compite sin ningún complejo con los mejores aspiradores del mercado a un precio sensiblemente menor. En este caso esta es una iteración que no supone ninguna revolución, pero cuenta con avances muy interesantes.

La tecnología de la aspiración está relativamente madura y ahora toca, si se quieren hacer cosas más redondas, crear productos aún más cómodo. En este caso han apostado por el reconomiento visual para evitar que tengamos que estar rescatando al aparato cada vez que nos vamos de casa y Roomba apuesta por crear una base que sirve para recoger automáticamente los residuos sin tu intervención durante mucho más tiempo. Saldrá a la venta el próximo 21 de junio a un precio de 649 euros. Eso sí, si lo precompras tendrás un descuento de 50 euros.

Un clon de la Roomba, un aparato hecho para recoger 'caca', con el perdón de la palabra, que esquiva 'caca'. ¡EUREKA! Vaya genios los del invento pensarán. Pues puede ser más útil de lo que pueda parecer. Si no lo ven pregunten al actor y director Javier Calvo, también conocido por ser el 50% de esa pareja artística conocida como 'Los Javis', uno de los padres de 'Paquita Salas' o Fer el de 'Física o Química', en caso de que pertenezcas a las juventudes 'millenials'. Pues bien, Calvo, como él mismo relató en su cuenta de Twitter, se marchó dejando a sus dos perras a su aire en casa. En el momento en que el robot aspirador de turno se puso a faenar se encontró con un regalo en su camino: a una de las mascotas le había entrado el apretón. El siniestro fue total. Como si fuese el Titanic, la máquina impactó contra este 'iceberg' fecal. El resto de la historia ya pueden imaginar como trascurre. Con los restos encima prosigue su camino, termina la 'limpieza' y vuelve a la base hasta que el dueño llega a casa y se encuentra el cuadro.