El reenvío masivo llega a Facebook

Los bulos no solo llenan WhatsApp: así invaden los grupos de FB para engañarte

Aunque muchos ya hayan olvidado la influencia de Facebook, su impacto sigue siendo gigantesco y sus grupos se han convertido en uno de los principales altavoces de bulos durante el covid

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Liberal Liberais ahora se llama Smith Charlie. Desde hace al menos dos meses este perfil falso de Facebook no solo se ha cambiado de nombre sino que comparte contenidos manipulados de forma continuada y de momento nadie lo ha parado. Lo hace en su muro, como cualquier otro usuario, pero también llena de forma masiva decenas de grupos, como se demostró en este otro artículo. Esta segunda parte es mucho más difícil de demostrar pues estos compartidos no dejan huella en su perfil y podría ser un simple caso, muy específico, en una red con miles de millones de usuarios activos, pero no lo es pues las comunidades de Facebook se han convertido en un foco de infección de 'fake news'.

Aunque muchos ya han dado a Facebook por una red anticuada y casi en desuso, lo cierto es que su impacto sigue siendo clave para viralizar cualquier contenido y así lo demuestran investigaciones como la realizada por la asociación NewsGuard, la fundación Avaaz (ambas plataformas están dedicadas a perseguir las 'fake news') o el medio OneZero. Estos análisis, realizados desde que la pandemia empezó marcar nuestro día a día, muestran como la Red Social ha ayudado a dispersar el virus de la desinformación, ya sea obviando 'fake news', mensajes de odio o falsas curas y teorías falsas sobre el origen del coronavirus, y señalan un punto clave que es uno de los fuertes de la marca de cara a mantener la hegemonía como red social y defender su utilidad: los grupos. Un grave problema del que España no se libra.

Tan importante está siendo el asunto de estos entornos para la compañía que hasta organizó unas jornadas entre el 21 y el 23 de abril para tratar el buen uso de estos entornos durante la pandemia y en la que intervino incluso Mark Zuckerberg con la idea de ayudar a los gestores de los grupos más grandes relacionados con el coronavirus a nivel global. Además, según explican desde Facebook a este periódico, han tomado más decisiones para controlar la propagación de bulos en estos espacios como el borrado de contenidos que se salten las normas de la comunidad tanto en grupos cerrados como públicos, avisan a los administradores si se detectan muchas noticias falsas en su espacio y hasta pueden reducir su alcance. Pero siguen teniendo fugas.

Desde El Confidencial hemos comprobado cómo decenas de grupos en España (muchos relacionados con la extrema derecha pero también relacionados con pseudociencia, conspiranoias o directamente sin un cariz político ni ideológico claro) se han llenado de contenidos falsos o manipulados sin que Facebook haya actuado en muchos de ellos. Aunque por lo expresado por la empresa, se han tomado más que en serio lo de las noticias falsas, lo cierto es que sigue teniendo un gran agujero por tapar y la pandemia lo ha vuelto a demostrar. ¿El mayor problema? El 'spam' masivo y los reenvíos, que no solo ponen en problemas a la plataforma del bocadillo verde.

Los reenvíos no solo llenan WhatsApp

Desde el comienzo de la pandemia WhatsApp se convirtió en una de las plataformas más controvertidas y fue víctima de un bulo impulsado por Vox y que aseguraba que el Gobierno controlaba los contenidos que reenviabas. Lo cierto es que no había nada de esto detrás, la única decisión real tomada por la compañía era la de prohibir que un contenido que ya había sido compartido cinco veces pudiese ser reenviado a más de un contacto o grupo. Poco después se conoció un análisis de los de Zuckerberg que hablaba de que gracias a esta decisión habían conseguido frenar los contenidos virales en un 70%, pero el problema de este 'reenvío' no se queda en WhatsApp.

Facebook también tiene un botón similar que permite reenviar una publicación, en segundos, a todos los grupos en los que participas. En principio no hay límite a la vista y puedes conseguir que una publicación lanzada por una página o un usuario con apenas repercusión la vean cientos de miles de personas. Sin incluir los cerrados a cuya actividad no se tiene acceso si no formas parte del mismo, solo hace falta darse una vuelta por grupos abiertos muy activos como el de Toda España por una Sanidad Pública Digna (25.000 seguidores), La Matrix Holográfica (90.000 miembros) o Carlos Cuesta seguidores, oficial (11.000) para ver cómo este recurso es más que común en sus muros, pudiendo un solo perfil conseguir que cualquier contenido alcance a miles de personas en segundos.

Contenido del conocido divulgador de pseudociencia Oliver Ibáñez compartido por reenvío en la página barcelonesa La Matrix Holográfica.
Contenido del conocido divulgador de pseudociencia Oliver Ibáñez compartido por reenvío en la página barcelonesa La Matrix Holográfica.
Vídeo conspiranoico compartido por reenvío en otro de los grupos.
Vídeo conspiranoico compartido por reenvío en otro de los grupos.

En estos espacios y como se muestra en las distintas capturas se comparten todo tipo de bulos y teorías, desde las que relacionan a Bill Gates y George Soros con el origen del virus a las que hablan de un "Nuevo Orden mundial" que controla la pandemia o algunas que hablan incluso de que las mascarillas solo se usan para el control de la población. Fuera de estas teorías encontramos numerosos mensajes de odio e informaciones manipuladas de webs que se hacen pasar por medios de comunicación serios como ya contamos en este otro artículo.

El bulo de la relación de Bill Gates con el coronavirus también llega a estos grupos.
El bulo de la relación de Bill Gates con el coronavirus también llega a estos grupos.

Una situación similar fue la que llevó a WhatsApp a tomar la decisión de limitar el reenvío masivo de contenidos para evitar convertirse en un altavoz de noticias falsas, rumores, mensajes de odio o propaganda, pero de momento en Facebook no hay una medida similar. Llama la atención la sencillez del proceso, ya que para llevar a cabo ese reenvío masivo solo tienes que ir a la publicación que quieras compartir, sea de un usuario o de una página, ir al botón compartir, elegir 'Compartir en un grupo' e ir clicando en todos los que desees poner dicho post.

Aunque algunas webs indicaban que existen un máximo de 10 compartidos de una tacada, desde este periódico hemos probado a reenviar un mismo contenido a numerosos grupos para ver si existe ese posible límite de reenvíos (hemos compartido un mismo contenido hasta en 14 grupos en segundos) y no lo hemos encontrado, ni Facebook ha dicho lo contrario ante la pregunta de este medio. Un simple botón totalmente accesible que se convierte en un trampolín que puede ayudar a difundir mensajes rápidamente tanto para bien como para mal en espacios con miles de espectadores activos.

El reenvío de Facebook.
El reenvío de Facebook.

Además, a esto hay que añadir un segundo problema y es que si Facebook no detecta esta mala utilización de su plataforma, o lo hacen los administradores de dichos grupos es raro que un usuario lo consiga ver más allá de la publicación que aparece en la comunidad a la que pertenece. Estos compartidos no dejan rastro en los perfiles que lo realizan, sean personas reales o falsas y por tanto no dejan sospechas si no explotan en demasía un espacio en particular. Y ahí viene el siguiente problema al que se enfrentan estas comunidades: el 'spam' masivo.

'Spam' masivo

Si el reenvío es un problema también para los grupos de Facebook no lo es menos el 'spam' masivo. Aunque Facebook hace imposible el seguimiento cronológico de todo lo que su publica en estos entornos, basta con ver el número de publicaciones en un solo día para comprobar el volumen de bombardeo que viven estas comunidades. Solo el grupo de seguidores de Carlos Cuesta aglutina 578 post nuevos en el día al cierre de este artículo, y más de 10.000 en lo que llevamos de mes.

Lo mismo ocurre con La Matrix Holográfica, el volumen en el grupo por la Sanidad Pública baja un poco, pero sorprende el caso de FJL en defensa de España. Una comunidad de fans de Federico Jiménez Losantos con 24.000 seguidores que en menos de 24 horas ha recibido más de 800 post y lleva más de 10.000 en el mes.

No todas las publicaciones llegan a los seguidores, es más, si el algoritmo de Facebook entiende que los contenidos no te interesan empezaran a aparecer cada vez menos en tu 'timeline', pero muchos se tratan de grupos con una ideología muy clara y susceptibles de reaccionar antes bulos, contenidos manipulados o titulares llamativos. Una de las webs que aprovechan esto es Altavozdesucesos, un sitio de desinformación tras el que está el creador de Caso Aislado y que, según datos de Similarweb (un sistema de seguimiento de tráfico), el mayor porcentaje del tráfico que llega a su página lo hace a través de Facebook (el 93% de sus 430.000 visitas mensuales). No sería tan raro si al menos tuviese perfil en Facebook, pero no tiene.

Contenido encontrado en otro de los grandes grupos.
Contenido encontrado en otro de los grandes grupos.

Sus contenidos entre los que hay bulos y muchos titulares al límite se pueden ver de forma recurrente en grupos como el de Carlos Cuesta o el de Jiménez Losantos, pero solo es un ejemplo más de todo lo que pueden generar estos grupos. De momento Facebook sigue apostando por limitar el alcance de estos grupos cuando detectan la proliferación de bulos en sus muros y piden responsabilidad por parte de los administradores, pero puede que después de la pandemia esto acabe cambiando.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios