Tecnología punta, plegable y discreta

Samsung Galaxy Z Flip pone el futuro de la telefonía móvil en la palma de tu mano

Tiene el mismo tamaño de pantalla que Galaxy S20+ pero lo puedes esconder en tu bolsillo. Además, su flexibilidad te permitirá usarlo sin manos en cualquier situación

Foto:

Mucho ha llovido desde la llegada de los primeros smartphones que, con su pantalla táctil y su conexión a internet, cambiaron la forma en que entendíamos la telefonía móvil. Las cámaras frontales nos aficionaron a los ‘selfies’, las hasta cuatro ópticas traseras nos han descubierto a más de un fotógrafo escondido y los terminales de pantalla infinita han eliminado casi cualquier botón físico. Pero llega una vuelta de tuerca con la irrupción de Samsung Galaxy Z Flip, con una de las primeras pantallas plegables que nos devuelve a aquellos tiempos en que los teléfonos se guardaban de manera discreta en nuestros bolsos o bolsillos.

El pasado mes de septiembre, Samsung estrenó una nueva categoría dentro de la telefonía móvil: la pantalla plegable. Lo hizo con Galaxy Fold, un terminal que sirvió para demostrar que llevar una pantalla plegable contigo ya no era el sueño de una película de ciencia ficción. Pocos meses ha tardado el fabricante coreano en hacerse con el mercado con la evolución de ese concepto. Galaxy Z Flip es más pequeño, con una clara apuesta por el estilo y acompañado de un puñado de funcionalidades pensadas para aprovechar la flexibilidad de la pantalla y permitirte que lo uses sin manos, como cuando aprendías a montar en bicicleta.

El regreso de los teléfonos pequeños

La telefonía parecía haberse enfrascado en una carrera por lograr la mayor pantalla del mercado. Lejos quedaban aquellos primeros paneles, hace ya más de una década, que apenas superaban las 3”. Hoy en día, gracias a la eliminación de marcos y de botones físicos en el frontal, es habitual contar con dispositivos que lucen, orgullosos, pantallas que se van a las 6” o 7”. Pantallas que en un primer momento se popularizaron en Oriente y que, con los años, se han convertido en el estándar de la industria.

¿Cuál es la consecuencia inmediata de este aumento en el tamaño? Por mucho que se hayan reducido los marcos, el tamaño de las pantallas ha sido un obstáculo insalvable… hasta ahora. Doblar la pantalla permite a Galaxy Z Flip imitar a aquellos teléfonos con tapa de antaño, reducir su tamaño y convertirse en una pieza de diseño a pesar de contar con un ‘display’ de 6,7”, el mismo tamaño que Galaxy S20+.

Flexibilidad para que te despreocupes

Puede parecer un capricho estético o incluso una demostración tecnológica que no resuelve ningún problema, pero la pantalla plegable de Galaxy Z Flip pretende solucionarte la vida en esas pequeñas situaciones que ya habías normalizado. ¿Cuántas veces has apoyado tu smartphone contra una maceta o un vaso mientras hacías una videollamada? Gracias a su tecnología, el teléfono puede reposar sobre una de sus mitades de manera que permite vídeo (o incluso foto) sin necesidad de contar con un trípode.

El hecho de contar con diferentes ángulos permite a los usuarios jugar con diferentes tiros de cámara para sus fotos y vídeos. También se puede capturar fotografías con el teléfono cerrado. Gracias a una pequeña pantalla situada en la parte exterior podrás comprobar al momento si estás enfocando al lugar adecuado al hacerte un ‘selfie’.

La flexibilidad del Galaxy Z Flip lo convierte en un teléfono ideal para videollamadas.
La flexibilidad del Galaxy Z Flip lo convierte en un teléfono ideal para videollamadas.

Pero no acaban aquí las bondades de este dispositivo. Con el llamado modo Flex, el teléfono divide la pantalla en dos mitades. Así, por ejemplo, se puede ver un vídeo en Youtube mientras en la parte inferior puedes buscar otros vídeos o hacer comentarios. De la misma manera, otras aplicaciones se visualizarán en la mitad superior mientras que en la inferior tendrán la interfaz que permita controlarlas.

No descuida las prestaciones

Consciente de que la fotografía es uno de los caballos de batalla de la industria de la telefonía, Samsung no ha querido escatimar en este modelo. La cámara trasera consta de dos ópticas, un sensor principal de 12MP con apertura f1.8 y estabilizador óptico a la que acompaña un gran angular. La compañía coreana promete fotos nocturnas más nítidas que nunca gracias a la flexibilidad del terminal, que posibilitará que se puedan registrar imágenes sin depender del pulso del fotógrafo. Diseño, fotografía y flexibilidad son los tres pilares sobre los que se asienta la propuesta más atrevida de Samsung en este 2020. ¿Quién dijo que ya estaba todo visto en telefonía móvil?

Tecnología