el debate de la privacidad en las 'apps'

Cientos de investigadores alertan del peligro de espionaje de algunas 'apps' de rastreo

Casi 300 investigadores de todo el mundo alertan sobre el peligro de los sistemas que países como Alemania o Francia están desarrollando para rastrear posibles nuevos infectados por coronavirus

Foto: (Reuters)
(Reuters)

"Estamos muy preocupados de que algunas "soluciones" a esta crisis puedan resultar en sistemas que permitirían una vigilancia sin precedentes de la sociedad". Así arranca un comunicado firmado por casi 300 investigadores de todo el mundo que alerta sobre el peligro de los sistemas que países como Alemania o Francia están desarrollando para rastrear mediante aplicaciones posibles nuevos infectados por coronavirus. Se trata de algunos de los especialistas en criptografía y ciberseguridad más reputados a nivel mundial y su carta es una llamada de atención sobre algunas de las 'apps' que los países están planificando ahora mismo, entre ellos España, para usarse tras el confinamiento.

El comunicado es una reacción al sistema propuesto por el consorcio europeo PEPP-PT, al cual se ha unido España, a través de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial. Este consorcio promueve una plataforma centralizada para el rastreo de contactos a través de aplicaciones que funcionan por Bluetooth. Se denomina "centralizada" porque existe un servidor central en manos de las autoridades sanitarias de cada país que tienen acceso a los datos que envían los móviles de los ciudadanos. El problema: la forma en la que funciona técnicamente este sistema centralizado podría dar lugar a la indentificación de los ciudadanos a nivel individual y a un seguimiento de nuestros movimientos hasta ahora prohibido por las leyes de privacidad. La ventaja de este sistema, en cambio, es que ofrecería información que los epidemiólogos necesitan para rastrear de forma efectiva la evolución de la pandemia.

Alemania y Francia están ya en una fase avanzada de desarrollo de una 'app' que usa este sistema propuesto por el PEPP-PT. España está en una fase anterior, analizando aún qué pasos dar y pendiente del proyecto alemán. Muchos de los firmantes de este comunicado apoyan una plataforma alternativa, denominada DP-3T y que es completamente "descentralizada". En este sistema, no existe un servidor central de las autoridades sanitarias capaz de identificar usuarios a nivel individual. Es decir, preserva por completo la privacidad de la gente pero, en cambio, apenas ofrece la información que reclaman los epidemiólogos para seguir la pandemia.

"Las soluciones que permiten reconstruir información invasiva sobre la población deben ser rechazadas sin ningún tipo de debate", explica el comunicado en referencia a los sistemas centralizados comoel que impulsa el PEPP-PT. "Esta información puede incluir el "gráfico social" de con quién se ha encontrado una persona durante un periodo de tiempo. Con el acceso a esos datos, un Estado, el sector privado o un 'hacker' puede espiar las actividades del día a día de los ciudadanos. Algunos países están buscando construir sistemas que les permitan acceder a este gráfico social. Por el contrario, sistemas altamente descentralizados no tienen forma de acceder al 'gráfico social'. En este caso, la correlación entre aquellos que están infectados y los que no se realiza en el móvil de las personas no infectadas de la forma lo más anónima posible, mientras que no se revela en absoluto información de los no infectados".

Un usuario en Alemania usa la aplicación propuesta por el PEPP-PT, en piloto ahora mismo en el país. (Reuters)
Un usuario en Alemania usa la aplicación propuesta por el PEPP-PT, en piloto ahora mismo en el país. (Reuters)

La carta viene firmada por los creadores del protocolo DP-3T, entre ellos la española Carmela Troncoso, que lidera este proyecto. Este es el principal sistema descentralizado disponible ahora mismo y se ha enfrentado al consorcio europeo PEPP-PT acusándole de opacidad, engaño y de ser un caballo de Troya de los gobiernos. Varios investigadores del IMDEA Software Institute de la Comunidad de Madrid y de la Universidad Carlos III de Madrid firman también el comunidado (puedes ver la lista completa aquí).

Otros investigadores, como Nuria Oliver, responsable del piloto en Valencia del estudio de movilidad del Gobierno con operadores de telefonía y colega de varios miembros iniciales del consorcio PEPP-PT, asegura que es "preocupante" que apenas haya epidemiólogos involucrados en este comunicado. "Hay muchos expertos mundiales en criptografía y tecnología, y es genial. Pero creo que es necesario que haya también epidemiólogos involucrados. Este tema se ha convertido en una batalla entre dos bandos, los que apoyan las plataformas centralizadas y los que no. Y es una pena. Tiene que haber equipos multidisciplinares, porque la tecnología solo no va a solucionar nada. De nada vale tener un sistema que solo sirva a los tecnólogos si no sirve a los epidemiólogos", explica a este diario. El debate entre ambas corrientes continua justo en un momento clave en el que los países tendrán que decidir qué soluciones implementar: ¿proteger la privacidad al máximo o reducir la seguridad y privacidad a cambio de tener soluciones que sirvan de algo a los epidemiólogos?

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios