La policía está inspeccionando oficinas

Obligados a trabajar con fiebre: denuncian situación "dramática" de los teleoperadores

Empleados de 'telemarketing' y asociaciones sindicales denuncian ausencia de protocolos y la obligación de ir a trabajar presencialmente a las oficinas pese al coronavirus

Foto: Pasajeros en el Metro de Madrid hoy lunes 16. (Reuters)
Pasajeros en el Metro de Madrid hoy lunes 16. (Reuters)

"No sabemos qué hacer. Estamos en una sala ahora mismo donde hay unas 70 personas, a menos de medio metro de distancia cada una, sin ventilación, no ha habido ningún tipo de desinfección de las mesas, los teclados, los baños... Estamos usando los auriculares compartidos con otros compañeros, porque todos estamos a turnos. Y nos dicen que esto es lo que hay, que o trabajamos o no cobramos". Así explica una empleada de 30 años la situación que se vive en el 'contact center' de la empresa de 'telemarketing' para la que trabaja en Barcelona. Como ella, miles de empleados en este sector de toda España se han visto forzados a regresar hoy lunes a sus puestos de trabajo en una situación precaria y de alto riesgo sanitario por el coronavirus. Asociaciones sindicales denuncian que se han producido ya más de 6 contagios solo en uno de estos centros en Madrid y más de 100 empleados están en cuarentena.

"Estamos recibiendo decenas de llamadas de empleados que denuncian situaciones de alto riesgo por el coronavirus y ningún protocolo. Hemos confirmado, por ejemplo, 6 contagios en el centro que la empresa GSS tiene en Avenida de Albufera, en Madrid, donde emplea a casi 2.000 personas. Solo en la capital hay ya más de 100 empleados en cuarentena y subiendo. El sector emplea a más de 100.000 personas, imagina el riesgo de contagio que hay", explica a El Confidencial Santi Alonso, responsable estatal del sector de 'telemarketing' del sindicato CGT, el mayoritario en esta actividad.

La situación esta mañana es "insostenible", tal y como describen a este diario fuentes sindicales y empleados consultados. Tal es así que la Policía Nacional ha entrado a inspeccionar las oficinas de GSS en Badajoz y en Madrid. En el vídeo debajo se puede ver cómo cientos de empleados de esta compañía en Badajoz reciben entre aplausos la llegada de la Policía para inspeccionar las instalaciones tras numerosas llamadas de quejas de empleados a los servicios de emergencia. "Ha estado esta mañana la Policía para desalojar pero acto seguido han vuelto a abrir", explica un empleado de este centro a El Confidencial. Este diario ha confirmado también inspecciones de la Policía Municipal en Madrid al menos en la empresa GSS Line y de la UME en otro 'contact center' en Sevilla.

"Estamos en un momento dramático, los empleados no quieren ir a trabajar por miedo a contagio, pero no les están dando ninguna alternativa. Hay gente que ha ido a trabajar incluso con fiebre porque o trabajan o no cobran", explica Alonso. Una de estas empresas afectadas, que da servicio a clientes como Iberdrola, Servihogar (Naturgy) o La Vanguardia, lleva el servicio de atención telefónica del 112 en la Comunidad de Madrid.

Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) desplegados por el casco histórico de Alcalá de Henares, Madrid. (EFE)
Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) desplegados por el casco histórico de Alcalá de Henares, Madrid. (EFE)

"Sería tan sencillo como que dejaran de dar servicio a todos los demás y se centraran en el del 112. Es el prioritario ahora. Y que habilitaran el teletrabajo. Con un portátil y una conexión, se pueden atender todas las llamadas perfectamente desde casa. Pero no. Las empresas que contratan a estos 'contact centers' quieren seguir facturando, no quieren parar bajo ningún concepto la atención al cliente", señala Alonso. CGT se ha puesto en contacto con Inspección de Trabajo en Madrid para exigir que se pare en seco el trabajo presencial en el sector de 'telemarketing' en España y se habilite el teletrabajo. Este diario ha contactado con portavoces de las empresas afectadas para obtener su versión sobre la situación que se vive en sus centros pero en el momento de la publicación de este artículo no se había obtenido respuesta.

Los propios empleados y asociaciones sindicales señalan además que se está poniendo en riesgo a uno de los sectores laborales más precarios. "Yo cobro exactamente 846 euros al mes. Si me quedo en casa no me pagan pero tampoco me dejan teletrabajar. ¿Cómo voy a vivir entonces? Lo más indignante es que varios supervisores de nuestro centro sí se han ido de vacaciones", explica la teleoperadora ubicada en Barcelona. "Esto afecta justo a una población de mayor riesgo", explica Santi Alonso. "La gran mayoría de empleados en telemarketing son mujeres, muchas de ellas entre 50 y 60 años, no son precisamente gente joven y súper sana. Hay que tomar medidas ya".

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios