niños asintomáticos pero transmisores

Abuelos canguro durante dos semanas: ¿otro nuevo foco de contagio de coronavirus?

Las autoridades sanitarias han tardado en aplicar la medida y solo la recomiendan en las zonas con más casos porque implica algunos riesgos. ¿Cuáles?

Foto: Una abuela cuida de su nieto este martes en un parque de Vitoria. (EFE)
Una abuela cuida de su nieto este martes en un parque de Vitoria. (EFE)

Algunas de las medidas para frenar el coronavirus suponen realizar un fino balance entre riesgos y beneficios. Lo que hasta hace pocos días era una medida innecesaria y hasta contraproducente, el cierre de colegios, hoy es una realidad en la Comunidad de Madrid, La Rioja, Vitoria y Labastida. “Esta opción ahora mismo no reduciría el riesgo de transmisión de forma significativa, pero sí podría incrementarlo en algunos focos de interés. Tendrán que estar en su casa al cuidado de alguien, donde pueden entrar en contacto con grupos que pueden ser de riesgo”, comentaba la semana pasada Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, tras informar de que había menores de edad contagiados. Sin embargo, este mismo lunes se tomó la drástica medida que obligará a muchas familias a modificar su vida durante dos semanas.

Las palabras de Simón aludían inequívocamente a la posibilidad de que los abuelos tuvieran que hacerse cargo de sus nietos cuando las personas mayores son, precisamente, las que engrosan la lista de casos más graves y fallecimientos por el Covid-19 junto a quienes sufren otras patologías. Todas las muertes registradas en España corresponden a pacientes que tenían entre 69 y 99 años. En Italia, con una sociedad que también se apoya mucho en la ayuda que proporcionan los abuelos, también se habla de este problema.

Por mucho que las empresas sean flexibles con sus empleados o faciliten el teletrabajo, parece inevitable que abuelos y abuelas asuman una responsabilidad extra con la suspensión de las clases. Incluso en circunstancias normales, según una encuesta de la fundación Mémora, el 73,3% de los ancianos que tienen nietos los cuida de forma habitual. El motivo principal es ayudar a los hijos que trabajan, lo que ocurre en el 59,3% de los casos. De hecho, hasta el 23,5% lo hace a diario y hasta un 38,7%, algunos días a la semana. Hacerse cargo de los nietos se ha convertido en una obligación para muchas personas mayores. Más del 30% declara que son sus hijos quienes deciden en qué momento los niños se quedan con ellos, según ese mismo estudio.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa ofrecida este martes. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa ofrecida este martes. (EFE)

Sin duda, el notable incremento de contagios de los últimos días ha inclinado la balanza hacia la opción de cerrar los colegios. La idea es “evitar concentraciones de grupos de gente en espacios reducidos”, recuerda en declaraciones a Teknautas Jesús Molina Cabrillana, secretario general de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH). En ese sentido, la suspensión de las clases en todos los niveles educativos forma parte del escenario de “contención reforzada”, según la denominación adoptada por el Ministerio de Sanidad, y por el momento solo se aplica “donde hay evidencias de un foco de transmisión no controlado”, apunta el experto.

En su opinión, tiene plena justificación. “No son áreas de transmisión comunitaria que implicarían medidas drásticas como las de Italia, pero sí hay un incremento de casos importante unido al desconocimiento de cómo se está produciendo la transmisión”, así que resulta lógico “ir un poquito más allá” de las medidas que se venían aplicando. Se trata de “contener al máximo posible para evitar que haya una transmisión comunitaria sostenida, el escenario al que no queremos llegar”.

Según ha explicado la Asociación Española de Pediatría, es probable que los niños tengan “una carga viral más grande que el resto de la población”

Otra cuestión es hasta qué punto será una medida efectiva o no. En las regiones del norte de Italia más afectadas —Lombardía, Véneto y Piamonte—, el cierre de los centros educativos se decidió el pasado 23 de febrero, hace más de dos semanas, sin que la evolución de los contagios haya sido muy positiva. Sin embargo, Molina considera que, por el momento, el panorama que vive España no se puede comparar con esta zona. “Hace semanas que tienen una transmisión comunitaria sostenida, así que la situación no es extrapolable. De hecho, aparte de los casos registrados, es muy posible que tengan muchos más, no estamos ante el mismo escenario”. Además, considera que es demasiado pronto para evaluar el impacto de las medidas que se han ido tomando en Italia. En cambio, “en China se ha demostrado que este tipo de medidas funcionan, todo está contribuyendo al control de la epidemia”, asegura.

Niños asintomáticos pero transmisores

Paradójicamente, los niños y los jóvenes son los que menos sufren la enfermedad. Los casos que se han llegado a diagnosticar tienen síntomas más leves que los de un catarro. Uno de los ejemplos lo encontramos en Madrid: una niña de cuatro años dio positivo hace una semana tras hacerse la prueba porque uno de sus progenitores había viajado al norte de Italia y contrajo la enfermedad. Sin embargo, ella permanecía completamente asintomática. De hecho, el primer caso documentado de una persona contagiada que no presentaba síntomas fue el de un niño chino de 10 años. La publicación de su diagnóstico en la revista científica 'The Lancet' a finales de enero hizo saltar las alarmas ante la posibilidad de que la enfermedad se estuviera transmitiendo de forma mucho más descontrolada de lo que se había pensado.

Padres con sus hijos este martes en Vitoria, País Vasco. (Reuters)
Padres con sus hijos este martes en Vitoria, País Vasco. (Reuters)

El peligro es que, precisamente, los niños puedan jugar un papel importante en la cadena de transmisión del virus a pesar de que apenas manifiesten los síntomas. Es más, según ha explicado la Asociación Española de Pediatría, es probable que tengan “una carga viral más grande que el resto de la población”. Así sucede en el caso de la gripe y otras infecciones. En este caso, “es una cuestión que no está muy clara, llevamos poco tiempo conviviendo con el virus y tenemos muchas lagunas de información”, opina Jesús Molina, “es cierto que se ha comprobado la existencia de portadores asintomáticos, pero hay que tener en cuenta que la transmisión se produce sobre todo al toser y al estornudar”, acciones en las que un enfermo expulsa “millones de partículas infecciosas”. Sin esos síntomas, también se reducen las posibilidades de que suceda el contagio.

En cualquier caso, el experto reconoce que resulta evidente que el cuidado de los niños sin clase por parte de las personas mayores representa cierto peligro. De hecho, “si las autoridades sanitarias han demorado mucho la implementación de esta medida y la están recomendando solo en sitios muy concretos es, precisamente, porque tiene beneficios y riesgos”. Por eso, insiste, “se ha aplicado solamente cuando se sabe que realmente es necesaria, cuando la transmisión lleva varios días siento bastante alta en los focos que acumulan la mayor parte de los casos de España”. Como ocurre con otras decisiones, “se toma balanceando el beneficio y el riesgo”, apunta.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa. (EFE)
El ministro de Sanidad, Salvador Illa. (EFE)

Por eso, la primera recomendación de la SEMPSPH para los padres sería, precisamente, evitar tener que dejar a los niños con sus abuelos, especialmente si los niños tuvieran algún síntoma. No obstante, Jesús Molina cree que no es necesario alarmar. “Hay que tener en cuenta que los niños tienen los catarros habituales de la época y, por lo que sabemos hasta ahora, la afectación por el nuevo coronavirus es bastante poco frecuente en ellos”.

En cualquier caso, si no queda más remedio y los abuelos y los nietos van a convivir durante muchas horas en los próximos días, “lo básico y fundamental es el lavado de manos frecuente, toser en el codo y usar pañuelos desechables”, recuerda. Y, por supuesto, "ante la mínima aparición de síntomas, hay contactar con el personal sanitario, es la responsabilidad del ciudadano en general y en este caso en particular".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios