VIEJO CONOCIDO DE PALLETE

El millonario que intentó colarse en Telefónica y ahora busca decapitar Twitter

Donante republicano, converso al 'trumpismo' y defensor del matrimonio homosexual. El tiburón que quiere acabar con Dorsey desde dentro es una 'rara avis' con intereses en España

Foto: Paul Singer. (Imagen: EC)
Paul Singer. (Imagen: EC)

Sobre Twitter hay mucho escrito. La mayoría de obras al respecto son manuales para convertirse en un evangelista de pro o ser el 'community manager' perfecto en la red social del pajarito azul. Pero si uno bucea en la bibliografía, también se puede encontrar hierro entre tanta paja tediosa, algo de literatura no teórica sobre esta plataforma. 'La verdadera historia de Twitter', del periodista del New York Times, Nick Bilton, retrata cómo la compañía nació de una presunta puñalada del actual CEO, Jack Dorsey, a Noah Glass, el cofundador que dio nombre a la red social, que acabó expulsado de la misma. Este escritor definió la maniobra como un golpe de estado. Algo que puede estar cocinándose, otra vez, quince años más tarde. Y es que la actual dirección podría quedar descabezada si salen adelante los planes de uno de Paul Singer, un accionista con el talento de poner patas arribas cualquier empresa con su agresiva política empresarial.

Este hombre es el fundador multimillonario de Elliott Management Corporation, una compañía de inversión estadounidense conocido por sus agresivas estrategias, algo que le ha valido para ser considerado como 'fondo buitre'. El pasado viernes, la agencia Bloomberg anunciaba que esta firma había tomado "una participación considerable" en la red social (hasta el 4%) y que traía bajo el brazo una hoja de ruta que incluía cambios en el consejo, incluido el cese de Dorsey.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Según las informaciones, este magnate duda del timorato liderazgo del actual CEO y la gota que ha colmado el vaso han sido sus planes de tener una 'residencia rotatoria' entre África y Estados Unidos, para ocuparse también de la expansión de Square, su empresa de pagos móviles, a ese lado del Atlántico. La polémica, bien recibida por los mercados con una ligera subida de las acciones, estalla poco después de que Twitter consiguiese, por primera vez, superar los 1.000 millones de dólares de ingresos en un trimestre.

La clave está en que Dorsey, que cuenta solo con un 2,3% de los títulos de Twitter, no cuenta con acciones diferenciales en su haber, como es el caso de Mark Zuckerberg en Facebook, algo que le impide tener ese comodín para poner trabas a jugadas de este tipo. La primera batalla se jugará en mayo. El consejo deberá renovar a tres de sus ocho asientos. Elliot Management ya ha propuesto a cuatro para tomar posiciones de cara a esta importante cita.

Converso al 'trumpismo'

A sus 75 años de edad, Singer es un reconocido contribuyente a las campañas de políticos republicanos. Entre los que han logrado su apoyo financiero están George W. Bush, Rudolph Giuliani, Mitt Romney o más recientemente Marcos Rubio. En un principio fue uno de los grandes opositores a la designación de Donald Trump. Se le llegó a acusar de estar detrás de investigaciones contra el actual presidente de EEUU a través de 'The Washington Free Beacon', un portal de periodismo político Eso sí, parece que estas relaciones se han reconducido cuando Trump ocupó el despacho oval. Singer es una 'rara avis' dentro de los que respaldan a los conservadores.

Paul Singer. Foto: Efe.
Paul Singer. Foto: Efe.

Cercano a ellos en los postulados económicos así como en el liberalismo financiero o en su oposición a la subida de impuestos a las clases más ricas, es una especie de verso suelto en otras materias sociales como el matrimonio homosexual. El propio magnate ha confesado que su hijo Andrew saliese del armario ha influido en su postura hacia este respecto. Tanto Andrew como su marido comparten un grupo de música con él, donde también participa su primogénito Gordon.

Además de ser un importante filántropo de asociaciones LGTBI -apoyó activamente la legación de las uniones de personas del mismo sexo en estados como Nueva York- también ha donado fondos a grupos judíos y asociaciones israelíes.

Su nueva cercanía con Trump ha desatado las especulaciones sobre las verdaderas intenciones de la operación. No son pocos los que ven en esta operación un intento por tomar el control de la red social en un curso clave en el que se celebrarán elecciones presidenciales en noviembre. Jack Dorsey, aún consejero delegado, ha ido desgranando en los últimos meses una batería de medidas que incluyen sistemas de 'fact checking' de cara a dichos comicios así como la prohibición, a nivel mundial, de publicidad política.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

No hay que olvidar que el actual inquilino de la Casa Blanca ha encontrado en su cuenta de Twitter un altavoz alternativo a los medios de comunicación, con los que mantiene un enconado pulso desde el día uno.

Viejo conocido de Pallete...

El proceder de Elliott Management con Twitter no es nuevo. Es uno de los denominados 'inversores activistas'. Esta coletilla no se refiere a su implicación en causas ni movimientos sociales. Paul Singer no es de esos que se limitan a colocar su capital en tal cotizada o en tal otra y vigilar desde su atalaya de accionista el devenir de su inversión. Este estadounidense se arremanga y baja al barro para influir en el día a día de la gestión de la compañía que recibe su dinero.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. Foto: Efe.
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. Foto: Efe.

Este donante republicano es un viejo conocido de Jose María Álvarez-Pallete. El presidente de Telefónica tuvo que activar, a finales de 2018, un plan 'anti opa' ante los sondeos que estaba ejecutando Paul Singer. La depreciación de los títulos bursátiles de la 'teleco' patria abrió las posibilidades para que se diesen este tipo de movimientos. La investigación interna resolvió que Elliott Management estaba tocando a ex pesos pesados conocedores de los secretos de la casa de la operadora para ver las posibilidades de entrar en el accionariado.

Estos contactos, discretos, venían precedidos por lo ocurrido en Telecom Italia. Allí este fondo había conseguido hacerse con casi una décima parte de la empresa y tumbar al consejero delegado, a pesar de que había otros accionistas con mayor peso. Aunque esta operación su irrupción no llegó a concretarse y los rumores fueron desmentidos, a día de hoy Telefónica no se ha quitado de encima esa aureola de multinacional 'opable' sino que ha profundizado en esta condición.

Algo que ha disparado las alertas en Moncloa que mantienen un ojo vigilante en esta compañía tan importante para el interés nacional, ahora que se dilucida el pulso geopolítico en el que se ha convertido el 5G, con EEUU y Huawei tirando de cada extremo de la cuerda para decantar a la posición de los gobiernos europeos a su favor.

...y de Paolo Maldini

Elliot Management es conocido por su ojo para meter sus activos en empresas con dificultades y les acusan de desestabilizarlas para ganar control interno. Este fondo también es dueño del 99,9% de las acciones del Milán, siete veces campeón de la Liga de Campones. Sin embargo, esta no fue una inversión directa. Ejerció de prestamista del anterior propietario Yonghong Li, al que dejó 300 millones de euros. Al no poder hacer frente a un pago de 32 millones de deuda, el club pasó a ser formar parte de su cartera de valores.

Lucas Paqueta. Foto: Reuters.
Lucas Paqueta. Foto: Reuters.

Decretaron un plan financiero con un doble objetivo, al menos públicamente. Por una parte, ajustarse al 'fair play' impuesto por la UEFA y, por otro, sanear las arcas. Fruto de este 'régimen económico' se produjo un enfrentamiento entre Paolo Maldini, el excapitán de la escuadra transalpina, y Gordon Singer, a raíz del fichaje de Lucas Paqueta por 35 millones de euros. Aunque finalmente la operación se llevó a cabo, estas tensiones sirvieron para alimentar las especulaciones sobre que el único interés era adelgazar y solventar la deuda del club para revenderlo.

El mapamundi de Elliot

Elliot Management, según referencia Reuters, maneja cerca de 40.000 millones de dólares en activos. Por todo el mundo. Recientemente han dirigido inversiones a varias tecnológicas como eBay, ha invertido 3.200 millones en AT&T, la mayor teleco yanqui; y han conseguido meter mano también en Softbank, el gigante japonés, que a su vez es inversor de Uber, WeWork y otras tantas firmas 'tech' de primer nivel en todo el globo. Las inversiones del grupo dibujan un completo mapamundi donde pocos países y gremios escapan de su presencia.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Está presente en la farmacéutica alemana Bayern así como en SAP, la surcoreana Hyundai, la norteamericana Delphi, ente muchas otras. En nuestro país tiene relación, entre otras, con Abengoa y fue una de las que aportó al bote del rescate de dicha compañía. Recientemente fue noticia en España por su propuesta a 'Energías de Portugal', de la que ostenta un 2,9% de participación, para vender parte de su red de distribución en la península ibérica así como varias de sus centrales de carbón, incluidas dos situadas en Asturias. Este grupo de inversión también es asiduo a la compra de deuda soberana. Célebre es la batalla que mantuvo en los tribunales con el Gobierno argentino durante 15 años, consiguiendo que se le indemnizase con 2.100 millones por unos bonos del estado comprados por cerca de 40 millones.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios