La empresa alegaba un "error tipográfico"

Consumo dicta que Fnac debe entregar los móviles que vendió a 500€ menos por "error"

El pasado 29 de octubre la compañía puso a la venta en su página web el Huawei P30 Pro 6,47" 128 GB por un importe un 75% inferior respecto al resto del mercado

Foto: Compradores caminan frente a una tienda de Fnac. (Reuters)
Compradores caminan frente a una tienda de Fnac. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Todos aquellas clientes que compraron a través de la página web de Fnac el 'smartphone' Huawei P30 Pro 6,47" 128 GB por un importe de 139,90 euros —124,90 euros para socios del Club Fnac— frente a los 699,90 euros que debía costar el dispositivo de no haber sido por un "error tipográfico", según la compañía, tienen derecho a reclamar su entrega. Así se desprende de la decisión tomada por la Junta Arbitral de Consumo, que está fallando a favor de los compradores.

La oferta de la discordia se remonta al pasado 29 de octubre, cuando la Fnac puso a la venta en su página web el citado móvil por un importe un 75% más barato respecto al resto del mercado. La oportunidad se propagó rápidamente a través de las redes sociales, hasta el punto de que se realizaron 12.911 pedidos para la compra de 18.432 unidades del producto. La empresa adoptó "medidas inmediatas", comunicando a los clientes el error padecido y la cancelación del pedido, devolviendo el importe abonado tanto de la compra principal como, en su caso, de los dos euros en concepto de alta en el Club Fnac.

Así es el Huawei P30 Pro. (M.Mc)
Así es el Huawei P30 Pro. (M.Mc)

Pero ahora un laudo arbitral del organismo dependiente del Ministerio de Consumo ha fallado a favor de un usuario que denunciaba que el producto adquirido no fue entregado porque la empresa alegó un error en el precio y obliga a Fnac a hacerle entrega del dispositivo adquirido por el precio ofertado ese día. El fallo añade que, en caso de no existir 'stock', Fnac debe entregarle al usuario otro de similares o superiores características sin que esto suponga un aumento del precio que debe abonar el reclamante. Además, agrega que únicamente debe entregarse un teléfono por pedido.

En su argumentación, la junta arbitral señala que no se puede considerar probado que los reclamantes fueran conscientes de que se trataba de un error y no de una "ganga" con un 75% de reducción del precio respecto de la competencia e indica que los comentarios en redes presentados por la reclamada "no es prueba suficiente para rechazar la presunción de buena fe". Además, agrega que es destacable el aprovechamiento que la reclamada puede hacer de esta oferta mediante la incorporación a su club de miles de interesados en la compra de móviles que, a través de sus datos personales aportados gratuitamente, pueden recibir las ofertas que a la empresa interese en un futuro.

Asimismo, considera que de las pruebas aportadas se desprende "fácilmente" que un precio como el ofertado puede distorsionar el comportamiento económico del consumidor, además de no resultar compatible con la "gestión esmerada" que cabe esperar de una empresa con la experiencia y volumen de negocio en el comercio electrónico de Fnac.

A este respecto, incide en que la plataforma no suspendió automáticamente el proceso de compra y destaca la "falta de diligencia" en el seguimiento de las redes sobre sus propios productos. El laudo tiene carácter "vinculante y ejecutivo" y es eficaz desde el día de su notificación, aunque se puede interponer contra el mismo recurso de anulación ante la Sala de lo Civil y de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma donde se hubiere dictado.

Facua exige la entrega inmediata

FACUA-Consumidores en Acción, que representa a casi 1.200 afectados, ha pedido al Ministerio de Consumo que dirija un requerimiento a Fnac para que proceda a enviar "sin más dilación" a los miles de consumidores que los compraron. A través de un comunicado remitido a El Confidencial, la asociación advierte de que si la empresa insiste en la negativa a cumplir con su obligación legal, su conducta podría considerarse un agravante de cara a los posibles expedientes sancionadores que incoasen las autoridades autonómicas de consumo.

En la misma línea, lamenta la pasividad que han mostrado hasta la fecha casi todas las autoridades de protección al consumidor de las comunidades autónomas ante "estas irregularidades cometidas por Fnac". Para que la empresa se someta al laudo arbitral, es necesario dar un paso previo: formular una reclamación ante la asociación empresarial Confianza Online, de la que forma parte Fnac. Si esta entidad resuelve en contra del reclamante, como viene ocurriendo hasta la fecha, la empresa "no podrá negarse a someterse el arbitraje", recuerda la organización de consumidores.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios