la polémica del heroquest 25 aniversario

Procesado por presunta estafa de 680.000€: la historia del mayor 'crowdfunding' español

Lanzó un juego sin comprar los derechos, le cancelaron la financiación dos veces, recaudó 680.000€ de 5.000 personas y, a día de hoy, casi nadie sabe de él. Esta es la historia de Dionisio Rubio Gil.

Foto:

Lo que para muchos iba a ser una nueva reliquia de la nostalgia, un tesoro para guardar con recelo, se ha convertido en una auténtica pesadilla. Tras más de 5 años de vaivenes, más de 5.000 personas procedentes de todo el mundo dirigen sus miradas hacia el sevillano Dionisio Rubio Gil, un empresario que en 2013 les convenció para que le pagasen cerca de 680.000 euros en forma de 'crowdfunding' para lanzar 'Heroquest 25 Aniversario', una reedición de Heroquest, el juego de mesa que en los años 80 conquistó a millones de personas a nivel internacional. Tan turbulenta ha sido la historia que más de 700 de esos 5.000 mecenas claman a la justicia.

Estos financiadores, que esperaban tener listo su juego en 2015 y que aún no han recibido ni una sola figurita, lo hacen con una denuncia colectiva en la que acusan a Dionisio Rubio de un supuesto delito de estafa agravada. No es el único problema para este empresario sevillano, del que casi nadie sabe nada y que en los últimos meses acumula varias condenas judiciales, pero sí el mayor. Si nada lo evita, próximamente se sentará en el banquillo de los acusados por los 680.000 euros que consiguió recaudar y tras seis años de tortuoso camino y promesas que nunca han llegado a cumplirse podría llegar a ser condenado hasta a 8 de cárcel.

Una asociación formada por los afectados y apoyada por la empresa española que hospedó la campaña de 'crowdfunding', Lánzanos, ha conseguido que los juzgados de Sevilla acepten el caso por la vía penal. En las próximas semanas se sabrá con detalle los pasos que seguirán a esta situación, pero fuentes cercanas a los afectados aseguran a este periódico que la imagen de Rubio Gil sentándose en el banquillo se dará con casi total seguridad. Para ello los perjudicados han reunido más de 21 gigabytes de archivos de una historia rocambolesca que empezó como el sueño de todo fan del rol ochentero y que ha acabado de la peor forma posible: sin juego, sin dinero y sin explicación alguna.

El inicio: 2013 y una batalla legal

La polémica aventura comienza el 22 de noviembre de 2013. Aquel día, Rubio, administrador único de Ediciones Gamezone SL (antes denominada Gamezone SL) y Ludofilia SL, dos compañías de juegos, decide celebrar el 25 aniversario del mítico Heroquest lanzando a nivel internacional una edición ampliada y mejorada del juego, y para financiarla recurre a Kickstarter, la plataforma de 'crowdfunding' más grande de todo el mundo.

La campaña fue un éxito y, en apenas 24 horas, ya había recaudado más de 200.000 dólares. Pero al día siguiente, Kickstarter canceló la financiación. ¿La razón? La compañía Moon Design Publications, propietaria de los derechos de Heroquest junto a Hasbro, había hecho una reclamación de copyright. Gamezone había registrado la marca Heroquest en España, pero de nada servía eso, entre otras cosas porque pensaba vender el juego a nivel mundial sin consentimiento de sus legítimos propietarios y sin contarles ese 'detalle' a sus mecenas. Primera batalla perdida.

Parte de las figuras que iban a formar parte de Heroquest 25 Aniversario.
Parte de las figuras que iban a formar parte de Heroquest 25 Aniversario.

Tras el fracaso, Gamezone lo intentó con Verkami, una de las mayores webs de 'crowdfunding' de nuestro país. El proyecto se inició la madrugada del 8 de diciembre de 2013, pero apenas seis horas después, cuando llevaba algunas decenas de miles de euros recaudados, volvió a ser cancelada, ya que la plataforma tenía serias dudas sobre el componente legal del proyecto. Segundo mazazo a Gamezone y, sobre todo, a los miles de fans de todo el mundo que estaban poniendo dinero de manera infructuosa.

A la tercera fue la vencida. El 23 de diciembre otra plataforma de 'crowdfunding' española, en este caso Lánzanos, decidía admitir el proyecto. Y fue un éxito absoluto: Heroquest 25 Aniversario no solo consiguió en menos de 24 horas los 58.000 euros que pedía, sino que de hecho acabó recaudando un total de 680.000 euros en apenas 45 días. En poco más de un mes se convirtió en el récord de financiación de un proyecto de 'crowdfunding' en España con el apoyo de más de 5.000 mecenas de todo el mundo que ya se veían con una nueva edición del mítico juego en sus manos pese a la posibilidad de que los derechos no estuviesen legalmente adquiridos y todo pudiese irse al traste.

Una muestra del juego que Dionisio Rubio debía haber entregado en 2014.
Una muestra del juego que Dionisio Rubio debía haber entregado en 2014.

Colega, ¿dónde está mi Heroquest?

Había una fecha en el horizonte: diciembre de 2014. Gamezone y Dionisio Rubio se habían marcado un plazo de un año para fabricar más de 5.300 juegos y enviarlos a todos los que habían pagado un mínimo de 65 euros (gastos de envío aparte) por él. Sin embargo, pronto comenzaron los retrasos. Durante ese año, Dionisio debía ir informando de los avances a sus mecenas, pero llegaban pocas noticias. Un mes antes de la fecha límite llegó la confesión: "No vamos a poder llegar a tiempo", pero "no tendréis que esperar demasiado (...) ¡Resistid! La espera merecerá la pena". Esa fue la última vez que los más de 5.000 mecenas tuvieron noticias de Dionisio desde Lánzanos.

Mientras tanto, en la propia plataforma de 'crowdfunding' empezaban a recibir lo que sería una auténtica marea de mecenas indignados por haber dejado de tener noticias de Heroquest 25 Aniversario, pidiendo explicaciones e incluso exigiendo la devolución de su dinero: "Fue brutal", asegura a este diario una persona conocedora de la situación interna. "Al principio nos llegaban 3 o 4 emails diarios con quejas, pero pronto pasaron a ser decenas e incluso cientos, en no sé cuántos idiomas distintos. La gente estaba muy cabreada y no dábamos abasto, apenas teníamos tiempo para contestarles".

Las cartas, aparentemente ya diseñadas, nunca llegaron a manos de los mecenas.
Las cartas, aparentemente ya diseñadas, nunca llegaron a manos de los mecenas.

"Y lo cierto", reconoce, "es que nosotros recibíamos la misma información de Dionisio que los mecenas: prácticamente ninguna, al margen de una supuesta evolución que nunca se concretaba". Y es que Lánzanos había gestionado gran parte de lo 680.000 euros que habían recibido Dionisio y Gamezone, con lo que su reputación como empresa de 'crowdfunding' también estaba en juego.

En conversación con este diario, Dionisio Rubio defiende su labor: "La planificación del proyecto se hizo con vistas a ofrecer el mejor producto posible a una calidad alta. Si hubiera funcionado todo como se planeó, hubiera sido tomado como un ejemplo de buen hacer. Como se ha retrasado, se puede opinar a toro pasado que no se planificó bien. No es inhabitual que un proyecto se desvíe de sus tiempos y de sus costes, es algo que puede suceder en cualquier campo".

Imagen publicada en Lánzanos de lo que iba a ser el juego. (Foto: Lánzanos)
Imagen publicada en Lánzanos de lo que iba a ser el juego. (Foto: Lánzanos)

Gregorio López, CEO de Lánzanos, explica a Teknautas que ese caso les hizo un daño brutal y que por eso, en parte, han decidido ir de la mano de los mecenas en el caso. "Perdimos contratos muy grandes. Los afectados me buscaban en cada charla que daba para exigirme explicaciones, se nos señaló continuamente por permitir el 'crowdfunding'... La verdad que lo hemos pasado muy mal durante estos años por el Heroquest y por eso el dinero que ganamos con esa campaña lo estamos reinvirtiendo en las acciones que están llevando a cabo los mecenas. Lo peor es que todavía no me explico las intenciones de este tío porque no es un estafador al uso".

Ellos, según López, se limitaron a hacer de intermediarios como en cualquier otra campaña y quedaron, reconoce, igual de sorprendidos que los mecenas cuando todo explotó. "Era un empresario con años de experiencia, tenía varios empleados en nómina y el proyecto estaba trabajadísimo y cuidaba todos los detalles. Es verdad, y lo confieso, cometimos algún error por ser demasiado ingenuos pero nunca nos imaginamos que llegaríamos a esta situación. También te digo, hay que aplaudir a los mecenas porque llegar hasta el juicio muestra una tenacidad y una perseverancia brutal".

"Todo el dinero se ha empleado para lo que era su propósito, y se puede demostrar"

A partir de entonces, Dionisio dio alguna que otra entrevista en canales de Youtube del sector de los juegos, pero poco más. En los comunicados, emitidos desde la propia web de Gamezone, prometía que Heroquest 25 Aniversario llegaría más pronto que tarde. Pero nunca llegaba y los años seguían pasando. Eso sí, el empresario seguía vendiendo su juego (en preventa) a través de su propia página web con unas cifras desconocidas a día de hoy.

Pero ¿qué ha pasado con el dinero? "El proyecto recibió menos de 600.000 euros euros de la plataforma de 'crowdfunding'. Y yo he puesto de mi bolsillo otro tanto más añadido al proyecto, que se ha ido sumando para poder producir y terminar el proyecto. Todo el dinero se ha empleado para lo que era su propósito, y se puede demostrar".

Supuesta estafa y hasta 8 años de cárcel

Los mecenas, que habían pagado por un juego que no llegaba, empezaron a hartarse y a organizarse. Muchos empezaron a hacerlo en torno a un grupo de Facebook en el que manifestar sus quejas y preparar acciones conjuntas. En noviembre de 2017 nació la Asociación Afectados Heroquest 25 Aniversario, que empezó a recopilar todo tipo de información para interponer una denuncia formal y colectiva contra Gamezone y Dionisio Rubio Gil en noviembre de 2018. Le acusan de un presunto delito de estafa agravada, para el que el Código Penal contempla una condena de entre 4 y 8 años de prisión, además de la multa correspondiente.

Lo cierto es que a Dionisio Rubio se le acumulan los problemas. En noviembre de 2019, sus dos empresas, Gamezone SL y Ludofilia SL, fueron condenadas a pagar 16.785 euros a una diseñadora gráfica. Ese mismo mes Rubio Gil también fue condenado a pagar 9.038 euros a una empresa de Guipúzkoa. Por último, hace apenas unas semanas una de sus empresas fue igualmente condenada a pagar 8.423 euros a una ex auxiliar de fábrica de la compañía.

Las empresas de Dionisio Rubio Gil acumulan tres sentencias condenatorias en los últimos meses

Respecto a estas sentencias, el condenado asegura que "la extensión en el tiempo de un proyecto empresarial siempre provoca tensión de caja, es decir, acabas por no poder atender todos los pagos en los tiempos adecuados o en su totalidad. Eso no es raro, es algo habitual que se produce a nivel empresarial, pero también es cierto que al final se acaban atendiendo. La práctica totalidad de compromisos del proyecto están pagados y atendidos".

La justicia ha aupado también la iniciativa de los mecenas que a día de hoy, más de seis años después de pagar por el juego, siguen sin recibirlo. La denuncia fue admitida a trámite y, por fin, Dionisio Rubio apareció. Lo hizo para comparecer en sede judicial y asegurar, según Diario de Sevilla, que "no ha entregado ningún ejemplar [de Heroquest 25 Aniversario] a ningún mecenas debido a que no cuenta con los fondos económicos precisos para terminar el juego". El pasado 14 de enero, una jueza andaluza dio por finalizada la instrucción de esta causa y solicitó a la Fiscalía de Sevilla que elabore su escrito de calificación.

"No es una estafa, el juego llegará"

Dionisio Rubio asegura a este diario que tiene muy claro el futuro de la denuncia: "No es una estafa, por supuesto. Pueden poner el apellido de 'agravada' para darle más empaque porque piden la devolución de la integridad de lo recaudado en el 'crowdfunding', pero puedo demostrar que no es una estafa y que se ha trabajado en lo que se prometió y se ha empleado el dinero en lo que era necesario. Lo evidente es que hay un retraso, pero nada más. No se puede confundir un retraso con una estafa".

¿Y en cuanto al juego? ¿Llegará alguna vez Heroquest 25 Aniversario a manos de sus mecenas? "Sí, se trabaja de manera muy intensa en ello. Además, soy la persona más interesada en que el juego se entregue con los contenidos y formato previstos. Me lo juego todo en ello, mucho tiempo empleado, mucho dinero invertido y mucho esfuerzo. Cuando el juego llegue a sus destinatarios será una satisfacción enorme. Y por qué no decirlo, también un enorme tapabocas".

"Cuando el juego llegue a sus destinatarios será una satisfacción enorme y, por qué no decirlo, también un enorme tapabocas"

Si la situación no se paraliza, Dionisio Rubio Gil tendrá que sentarse próximamente en el banquillo de los acusados. Será ahí donde deberá responder ante una polémica que dura ya más de seis años: el lanzamiento de un juego cuyos derechos no tenía, la acumulación de un financiación de 680.000 euros para fabricarlo, la inexistencia de dicho juego seis años después de conseguir el dinero y el enfado de las más de 5.000 personas que confiaron en él. Será entonces cuando, sí o sí, Dionisio tendrá que dar unas explicaciones convincentes.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios