SOLO HACEN FALTA 99 TELÉFONOS DE SEGUNDA MANO

99 móviles y un carrito: así puedes 'trolear' a Google Maps creando atascos falsos

Un artista alemán demuestra, de la manera más sencilla posible, que se puede engañar al gigante de internet con poco dinero y mucha imaginación

Foto: Caminando por el centro de la calle con sus teléfonos encendidos, el artista pudo engañar a Google Maps (Foto: YouTube)
Caminando por el centro de la calle con sus teléfonos encendidos, el artista pudo engañar a Google Maps (Foto: YouTube)

Google Maps es una de las aplicaciones más utilizadas en todo el mundo: la posibilidad de llevar un GPS en nuestro móvil que nos diga en todo momento dónde estamos y cómo llegar a nuestro destino es razón de peso para usar a diario esta app. Si, además, nos da más información en tiempo real como atascos que podemos evitar, mucho mejor.

Sin embargo, esa tecnología no es tan perfecta como imaginamos y un artista, Simon Weckert, ha descubierto cómo engañar al gigante de internet de la manera más sencilla posible. En un vídeo que ha colgado en YouTube, Weckert muestra la fórmula para ‘hackear’ a Google Maps haciendo que aparezcan atascos en un determinado punto de la ciudad en el que, realmente, apenas hay tráfico. Y para ello solo necesitas una pequeña inversión y algo de tiempo.

El experimento del artista alemán ha sido tan simple como efectivo: colocó 99 teléfonos móviles en un carrito, activó en ellos el GPS y Google Maps y comenzó a andar por una carretera de Berlín. El objetivo era que el algoritmo de los de Mountain View pensara que cada móvil iba en un coche que viajaba por dicha carretera. El truco coló y el sistema creyó que había 99 coches atascados en esa vía y la marco como roja en su mapa.

Un atasco virtual

En el vídeo se puede ver cómo Weckert llena su carrito de teléfonos y comienza a caminar por medio de la avenida. La precisión de la señal GPS lleva a pensar a Google Maps que son coches los que se mueven ya que está detectando 99 señales de GPS a esa velocidad. Y poco después de comenzar su marcha, los mapas comienzan a cambiar de color. De verde a naranja, de naranja a rojo.

Simon Weckert consigue su objetivo: dos avenidas de Berlín se tiñen de rojo como si el tráfico fuera muy denso y no se pudiera circular. Sin embargo, como se puede comprobar en el vídeo, no hay nadie por la calle, solo él y algún coche o bicicleta de vez en cuando. En pocos minutos ha logrado engañar a una de las aplicaciones para móvil más usadas y que más confianza generan en los usuarios.

(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Eso sí, Weckert no es el primero en conseguir algo parecido. Desde hace años usuarios y vecinos que se quejan de que Google recomiende rutas que pasan por sus calles realizan acciones similares con la idea de hacer que el algoritmo cambie sus parámetros (en España, un usuario contó su caso en un reportaje publicado en el medio especializado Xataka). La diferencia está en que estos vecinos optaban por una opción más compleja al engañar a Google moviéndose por sus calles dentro del propio coche a una velocidad más baja. Weckert reduce esto a una técnica mucho más sencilla.

Ahora, Google tendrá que ver cómo solucionar este problema. Weckert ha conseguido lo que buscaba, demostrar que trolear a Google Maps es posible, pero puede que otras personas utilicen esta información para objetivos menos altruistas.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios