CAMPAÑA DE DENUNCIA EN REDES SOCIALES

"No soy un virus", la denuncia al racismo desatado tras el coronavirus de China

La campaña surgió en Francia tras la confirmación de los primeros casos de coronavirus en el país: una denuncia en redes sociales que recogen ahora personas como Putochinomaricón

Foto: Una turista con una mascarilla protectora en el aeropuerto de Bangkok, Tailandia (REUTERS)
Una turista con una mascarilla protectora en el aeropuerto de Bangkok, Tailandia (REUTERS)

"El coronavirus ha desatado otro tipo de virus: el xenofovirus". La reflexión es de la ilustradora y diseñadora gráfica Quan Zhou Wu, más conocida en redes sociales como Gazpacho agridulce, y la posteó este domingo, 2 de febrero, en su perfil de Instagram como parte de una campaña de denuncia que está clamando en internet que la aparición del virus 2019-nCov, que se originó en la ciudad de Wuhan, ha desatado también una oleada de xenofobia y racismo hacia la población china que reside fuera del país asiático.

De origen chino, pero nacida en Algeciras (Cádiz), esta ilustradora es una de las voces que se han sumado en España al movimiento de "No soy un virus", que surgió en Francia tras la confirmación el pasado 25 de enero de los primeros casos de coronavirus en el país galo. Con el 'hashtag' "#JeNeSuisPasUnVirus", parte de la comunidad asiática residente en Francia exponía de forma 'online' los prejuicios a los que había dado paso la alarma social que se había desencadenado después de confirmar el Gobierno francés la presencia del virus en el país, una psicosis incluso fomentada por parte de la prensa. Ejemplo de ello fue la portada del periódico regional de la Alta Francia, una región administrativa situada al norte de España, 'Courrier picard', que abrió el día con el siguiente titular en su primera página: "Alerta amarilla", una expresión similar a la que se utilizó para introducir el editoral de la jornada, "¿El peligro amarillo?".

La publicación tuvo que disculparse por haber herido a algunas personas en redes sociales. Con esa disculpa se alejeban de la impresión equivocada, según ellos, que esas palabras podrían haber dado del periódico, asociándoles a "los peores estereotipos racistas de las personas asiáticas". No obstante, argumentaban que el titular que enmarcaba el editorial de aquel día no era categórico, ya que con los signos de interrogación se "distanciaban" del tema y se utilizaba el término "peligro amarillo" en referencia al "concepto desarrollado a finales del siglo XIX, con el que se pretendía advertir sobre el peligro que supondría que los pueblos de Asia gobernaran el mundo".

El daño, como dejaron claro algunos tuiteros franceses, ya estaba hecho. El mensaje "¡Soy chino, pero no soy un virus!" Sé que todo el mundo teme al coronavirus, pero sin prejuicios, por favor", lanzado en Twitter por Lou Chengwang, era una de las muchas peticiones que se hicieron en redes sociales para poner coto a la psicosis colectiva, por la que muchos ciudadanos asiáticos estaban siendo víctimas de actos racistas en plena calle o en el transporte público. "El peor virus es el racismo sistémico", sentenciaron muchos tras constatar que la situación de emergencia internacional producida por culpa del coronavirus de China había expuesto los estereotipos racistas con los que se etiquetaba a la población asiática.

En España, el propio Fernando Simón, director del centro de coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, ha pedido que no se dé pábulo al racismo contra personas provenientes de China, unas declaraciones que Simón realizó a la par que anunciaba que el cierre de las fronteras españolas se produciría en el último de los casos, ya que "retrasa marginalmente la evolución de las epidemias globales". "No se tiene que considerar a cualquier persona de origen asiático un caso sospechoso de coronavirus", pidió este domingo el portavoz de Sanidad en esta materia, que defendió que la discriminación habría aflorado al generarse "un exceso de información difícil de digerir".

"Ante los actos de racismo que se nos vienen encima, estamos replicando campañas que se están llevando fuera de España. La enfermedad no entiende de razas ni nacionalidades", explica en Twitter el abogado Antonio Liu Yang, licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia. Por su parte, el músico de origen taiwanés, Chenta Tsai, conocido popularmente por su nombre artístico Putochinomaricón, ha aprovechado también para lanzar el mismo mensaje en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, donde ha desfilado este fin de semana reivindicando que la comunidad asiática no es un virus. "El debate en torno al coronavirus está teniendo connotaciones raciales que afectan a las personas asiáticas", manifiesta el 'influencer' en su perfil de Instagram, uniéndose así a la campaña de denuncia en redes sociales que está exponiendo los prejuicios hacia la población asiática y en la que también se ha criticado al doctor Pedro Cavadas, que opinó en 'Espejo público' que China no estaría informando del verdadero número de muertes causadas por el coronavirus originado en Wuhan.

Ver esta publicación en Instagram

Corona(xenofobia)virus Estos días me han enviado muchas noticias y publicaciones sobre como el coronavirus ha desatado xenofobia y discriminación contra la población china en distintos países del mundo: niños que han sido acosados en la escuela, noticias y programas con lenguaje sinofóbico, altercados en transportes públicos, negación de entrada a bares y restaurantes…etc Paranoia nivel altísimo, sí. (Os doy un dato, la gripe estacional tiene más mortandad que el coronavirus) Afortunadamente, yo ni tengo el coronavirus (todavía, que luego, quién sabe, y yo soy extremadamente hipocondríaca) ni he sufrido ninguna agresión racista (todavía, que luego, quién sabe). Os contaré mis recuerdos sobre el brote de SARS en el 2002. Tenía 13 años más o menos. Recuerdo que de repente no venía nadie a comer al restaurante chino familiar y que mi madre puso carteles en la puerta sobre la procedencia de alimentos: La carne que servimos en el restaurante es de mercados locales. Luego, el tiempo fue pasando y poco a poco, la gente se fue olvidando y volviendo a comer. Lo mismo pasó con las vacas locas. Y la gripe A... Sí, nos dejamos llevar por el miedo. Y yo puedo entender la alarma por una tos o una fiebre. Pero el resto… no. Que haya personas que utilicen ese “miedo” para deshumanizar. Como si ese miedo les diera legitimidad para desatar la xeno(sino)fobia, el racismo y la discriminación. Y me pregunto ¿hasta donde vamos a llegar?. Tenemos ejemplos históricos de hacia dónde nos ha llevado la extrema deshumanización, y OH, SPOILER: a nada bueno. En serio, vamos a calmarnos, porque si por tener miedo, perdemos nuestra humanidad, ¿qué nos queda?. Es momento de ser solidarios y aliados, no verdugos. #stopchineseshaming #nosoyunvirus Gracias a ALIADES por participar!!

Una publicación compartida de Quan Zhou (@gazpachoagridulce) el

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios