CAZATALENTOS ESPACIALES

Una noche en el 'Got Talent' de la NASA: así se cazan 'startups' en la Tierra para ir a Marte

Soluciones que ayuden a cultivar en el Planeta Rojo, a mitigar el mareo de los astronautas o a imprimir herramientas en la Luna. Esas son las propuestas de este particular concurso de talento

Foto: Fotos: M. Mcloughlin.
Fotos: M. Mcloughlin.

"Houston, we have a problem", bromea uno de los técnicos apostados al final de la sala. El chascarrillo se lleva unas cuantas risas ahogadas como respuesta. La presentación no chuta y la maestra de ceremonias hace varios comentarios para esquivar ese siempre incómodo momento. Ya ven, hasta la NASA tiene problemas con los malditos vídeos del PowerPoint. En la pantalla congelada se ve una diapositiva que reza 'Ignite the Night' (enciende la noche), que es el nombre del sarao en cuestión. Se trata de uno de los bolos que la agencia estadounidense organiza dentro de un plan para cazar nuevas ideas. Una especie de 'Got Talent' para 'startups'. La finalidad de esta iniciativa no es otra que detectar emprendedores que tengan algo entre manos que sea útil para ayudar en nuevas misiones espaciales.

"Lo que queremos es encontrar tecnologías desarrolladas para solventar problemas en la Tierra que también sirvan para la exploración espacial", comenta Kira A. Blackwell, la persona al frente de esta iniciativa de NASA iTech, la división que aglutina todas estas cacerías de talento. "Tenemos retos por delante como la vuelta a la Luna o la llegada a Marte", recuerda antes de que den comienzo las charlas. En este caso, la cita se organiza en el marco del CES de Las Vegas, que tiene un importante espacio reservado para 'startups' de todo el mundo en el llamado Eureka Park.

Se presentan desde soluciones médicas hasta tecnologías para mejorar el entrenamiento, pasando por empresas que plantean formas para ayudar a cultivar en otros planetas. "Hay mucha variedad. Muchas de las ideas no son propuestas de compañías tradicionales del sector aeroespacial, pero tienen potencial para ser desarrolladas comercialmente para su aplicación espacial", afirma Blackwell.

Un certamen de ciencia

En el 'Ignite The Night' de Las Vegas se destila cierto aroma a certamen de ciencia escolar, una estampa de la sociedad yanqui que las ficciones de Hollywood se han encargado de grabar a fuego en el imaginario de medio Occidente. Hay quien viene a pelo y quien trae un pequeño prototipo de su idea para mostrar.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

No tardan en formarse corrillos de asistentes en torno a los ponentes. Mientras unos preparan una breve demostración de su producto, otros repasan en alto, caminando en círculos y hablando solos, su 'speech'. Incluso hay quien ha disfrazado a su equipo con atuendos de pseudomecánicos de la NASA para dar un golpe de efecto. Como en ese capítulo de 'Los Simpson' en el que Lisa se agarra un mosqueo tremendo porque una banda de un instituto rival utiliza efectos lumínicos para cerrar su interpretación de 'Barras y estrellas'. "Se trata de que se fijen en ti, engancharles de alguna manera", comenta una de las chicas de RE:3D enfundada en un buzo negro rematado, entre otras, con banderas de Estados Unidos en las mangas.

Lo que trae esta compañía originaria de Texas es su tecnología de impresión 3D modular, que han bautizado como Gigabot 3D Printer. "La particularidad es que, además de ser una solución asequible, el dispositivo tiene un marco modular", explica Samantha Snabes, fundadora de la firma, durante su turno de tres minutos de exposición ante unos 200 asistentes. Eso les permite una infraestructura fácil de transportar para "imprimir objetos a escala humana" con filamento de plástico o de forma granular en cualquier lugar.

Entre los 70 finalistas de las ediciones anteriores, han levantado 500 millones de euros

Este encuentro es parte de una suerte de ronda clasificatoria. Se repiten varias citas similares a lo largo del curso en varios puntos de la geografía estadounidense. Chicago, Tampa, San Francisco, Austin, Colorado Springs o Kansas City son algunas de las ciudades que albergarán uno de los eventos 'Ignite the Nigth'. Cualquiera puede presentarse, aunque hay una criba previa. Al final de cada uno de estos encuentros se seleccion una o varias compañías (dependiendo la nómina de contendientes) para pasar a la fase definitiva. Una fase que se compone a su vez de dos partes. En la primera hay un total de 25 empresas de donde saldrán, una vez analizadas por los expertos, una decena de grandes finalistas. De este grupo se seleccionará el podio final.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

"Las que aquí participan son empresas que no están financiadas por la NASA", matizan durante la presentación. No hay un premio en efectivo. Este programa, que va ya por su tercera edición, pretende ser también una plataforma de lanzamiento para estas compañías.

Biomasa para obrar el milagro

Algunas, quién sabe, quizás acaben en la cartera de participadas de esta institución. Los jurados están compuestos por ingenieros y diferentes mandos de la agencia espacial, pero también por representantes de industrias aeronáuticas o fondos de capital riesgo, lo que abre un camino para engatusar a inversores privados. "Entre los 70 finalistas de estas tres ediciones, han levantado más de 500 millones de dólares en capital".

La citada impresora 3D es una de las 10 participantes del encuentro al que ha asistido Teknautas. El tiempo para convencer al jurado, apostado en primera línea, es poco. Tres minutos de exposición, que se complementan con una ronda final de preguntas. Por el escenario desfila también Agritech, que trae bajo el brazo una solución para utilizar biomasa para capturar dióxido de carbono, producir oxígeno y limpiar el agua, el aire y el suelo. Esa misma biomasa se puede emplear para crear "bioproductos y azúcares". "Podemos ayudar a combatir el calentamiento global aquí en la Tierra y ayudar a cultivar comida en Marte", afirma.

Foto: Michael Mcloughlin.
Foto: Michael Mcloughlin.

Un test de patógenos universal. Esa es la propuesta de Aperiomics. En lugar de utilizar un examen dirigido a localizar un microorganismo determinado, su desarrollo permite identificar cualquiera entre los descubiertos por el hombre, lo que podría ahorrar millones en exámenes fallidos. Otras ideas presentan un sistema capaz de integrar moléculas orgánicas como parte del 'hardware' de dispositivos electrónicos, un sistema de carga inalámbrica inteligente o una interfaz basada en los videojuegos que puede ser aplicada al entrenamiento de pilotos o al manejo de pantallas en entornos de gravedad cero.

Una de las ideas era que los astronautas usasen un pañal inteligente para ancianos y enfermos

Hay quien sugiere adaptar un invento para enfermos y ancianos, como es el caso de Smardii. Creen que su pañal inteligente, capaz de detectar la posición corporal, la temperatura y analizar la orina en tiempo real, puede ser muy útil para los astronautas.

Foto: Michael Mcloughlin.
Foto: Michael Mcloughlin.

También hay quien se preocupa de la salud mental y el malestar general de los que viajan al espacio exterior. Es el caso de Sarah Hill, una de las personas detrás de Heallium. "Somos una solución sin medicamentos para la gestión del estrés, pudiendo reducir la ansiedad y aumentar los sentimientos positivos en tan solo cuatro minutos", explican. Para ello, utilizan realidad virtual y aumentada así como medidores de la actividad cerebral y cardíaca. "Es ideal para gestionar el estrés en zonas de confinamiento donde dar un paseo por el parque es imposible".

Lo mejor: combatir el mareo

Sin embargo, ninguna de estas ideas sonó tan bien al jurado como Otoband, ganadora de este encuentro. La idea de Otolith Labs, que tiene un desarrollo "no farmacéutico" para reducir la cinetosis producida por los movimientos en el espacio y sus efectos, como mareos o vómitos. Han desarrollado "un 'wearable' biotecnológico" que se está empezando a utilizar en un programa de la Fuerza Aérea de EEUU conocido como SBIR.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Concretamente, se está integrando en los cascos que utilizan los pilotos para su entrenamiento, momento en el "que muchos pueden padecer esos episodios de vértigo". Otoband, que recibió el pase para la fase final, está siendo valorado actualmente por la FDA, organismo encargado de supervisar la comercialización de alimentos o fármacos, para recibir la autorización y ser así el primer dispositivo médico contra el vértigo que cuenta con este permiso.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios