ARRANCA EL CES DE LAS VEGAS

Samsung lanza la tele más impresionante del año y hace que el 8K sea lo de menos

La marca coreana presenta hoy la 'smart TV' que probablemente te compres en cuatro o cinco años. Una joya del diseño presidida por una pantalla 8K sin apenas marcos y un grosor mínimo

Foto: Foto: Samsung.
Foto: Samsung.

Escribía este domingo Dieter Bohn, uno de los 'mandamases' de la publicación estadounidense The Verge, que probablemente haya más gente en estos momentos discutiendo y contando los píxeles que debe tener el 8K que gente creando contenido para esta resolución. Razón no le falta. Un año más una de las principales tendencias del CES de las Vegas, la feria de electrónica de consumo más grande del mundo, es una tecnología existente que el usuario no puede disfrutar aún porque, simplemente, no hay vídeos o juegos que se muevan en esta liga o son una mera excepción.

En la madrugada de este lunes en España, Samsung volvió a hablar y mucho de 8K. Lo hizo en la presentación de sus nuevas pantallas 'pata negra', un evento que sirvió como pistoletazo de salida oficioso a este cónclave, que sube la persiana este martes. A sabiendas de que esta resolución no es un argumento potente para vender televisiones como churros a día de hoy, prefirió centrarse en otro elemento diferencial: el diseño. Y en este caso han logrado una televisión única en este aspecto, la Q950. Tanto que a más de uno le pondrá los dientes largos y le hará olvidarse de la carencia de contenidos, al menos durante un rato.

Foto: M. Mcloughlin
Foto: M. Mcloughlin

Es una joya de muchos quilates, en todos los aspectos. Fue la gran protagonista de la noche, por encima de 'The Sero', esa televisión giratoria para utilizar en vertical o en horizontal; o 'microLED', una alternativa al OLED que ya se vende en tamaños de 77 a 292 pulgadas pero todavía a un precio demasiado prohíbitivo para el común de los mortales. La Q950F es una de esas pantallas denominadas de 'gran pulgada' en la que los bordes desaparecen. Y cuando decimos desaparecen, lo hacen de verdad. La superficie frontal que ocupa el panel LCD es del 99%. En cuanto te separas un poco, son inapreciables. El grosor también es ínfimo. Tan solo 15 milímetros de silueta. Muy poco. No tendrán que esperar mucho para verla en el mercado patrio. Ocurrirá este curso, a un precio que aún no ha sido anunciado.

Sonido y más

A pesar de ese mínimo grosor, Samsung ha conseguido colocar altavoces a cada lado, que se suman a los 'subwoofers' de la parte trasera. No son las únicas novedades de la parte del sonido, ya que ha incluido dos funcionalidades en las que conviene detenerse. Por una parte, dispone de un algoritmo que consigue sincronizar la velocidad del sonido y la de los objetos en pantalla. Más interesante aún es el 'software' que trae esta televisión que es capaz de aumentar el volumen de los diálogos cuando detecta interferencias acústicas como una aspiradora, con el fin de mantener la atención del usuario. Tizen, su sistema operativo, también ha sido remozado. Además de incluir aplicación para Disney +, la gama 8K de 2020 añadirá soporte para Alexa y Google Home.

Esto no significa que tiren la toallla con Bixby, pero supone un reconocimiento a que están lejos de los reyes de la categoría. Esto abre la puerta a que sus teles se puedan convertir en un auténtico 'hub' de control del hogar inteligente, ya que la compatibilidad de aparatos con los asistentes de Amazon y Google es mucho mayor. También ha creado una aplicación para entrenar en casa con la app.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Guerra de certificados

Sobre la calidad de imagen, Samsung se ha dado varios golpes de pecho al decir que esta pantalla tiene el certificado de la Asociación 8K. Es tan válido como la certificación CTA que lucen sus compatriotas y rivales de LG en sus teles 8K. El problema es que todavía no hay un estándar ganador y cada uno tiene sus pormenores. Ambos coinciden en el número de píxeles. 7.680 x 4.320. Pero aquí acaban prácticamente las coincidencias.

La corriente en la que se apoya Samsung sostiene que hay que conseguir un brillo superior a 600 nits, HDMI 2.1 e incluir codificación de video de alta eficiencia (HVEC). La de la CTA viene a decir que hay que cumplir con una tasa de 10 bits, reproducir al menos a 50 fotogramas por segundo y tener una modulación de contraste del 50%. Los partidarios de este sistema aseguran que si no se cumplen estos detalles se pierde información y, por tanto, calidad de imagen. Habrá que esperar unos años aún para ver cuál es el estándar que se acaba imponiendo

Hacer el 8K

Como no hay prácticamente contenido disponible en esta calidad para el que se compre un televisor 8K, Samsung tiene que 'hacerlo'. Para ello ha equipado esta nueva televisión con un nuevo procesador Quantumm 8K, que ha mejorado su sistema de reescalado, que ya había demostrado ser bastante fiable hasta ahora. ¿Por qué es tan importante este punto? Porque el 8K multiplica por cuatro las bondades del 4K. Por tanto cuando adapta una imagen tiene que pintar tres de cada cuatro píxeles. Si no se hace bien el proceso, es más que probable que se pierdan detalles, riqueza en colores degradados o zonas en penumbra.

En este sentido, el de la calidad de imagen, Samsung ha presentado una futura funcionalidad que ha bautizado como AI Scale Net. Básicamente lo que hace el sistema es medir la calidad de nuestra conexión a internet cuando consumimos contenido en 'streaming'. Una vez conoce el ancho de banda disponible comprime la señal que va a recibir del proveedor y una vez la tiene en el televisor, la restaura. Esto, como decimos, todavía no está en funcionamiento, sino que se está trabajando con proveedores como Amazon Prime.

Samsung también ha dicho que trabaja con YouTube para ofrecer mayores opciones de 'streaming' de contenidos 8K. Por último, mencionar que Samsung ha incluído NextGEN, una tecnología con el estándar ATSC 3.0, que permite recibir imagen 4K a través de la antena tradicional.

Una tele de hoy para mañana

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Samsung es uno de los que se ha puesto al frente de la industria del 8K. Su ambición por liderar esta industria justifica que meta una prisa a esta resolución que los creadores y distribuidores de contenido son incapaces de seguir, ya que andan todavía constreñidos en el 4K, que ya parece tener una oferta más o menos visible de contenidos. Por eso se puede decir que esta QLED 950 es una tele presentada hoy para mañana. A pesar del reescalado y acuerdos puntuales, todavía hay que esperar y mucho para disfrutar de una oferta notable en esta calidad.

Sin embargo es probable que acabe en más de un hogar español este mismo año. Llegará en primavera al mercado patrio para aprovechar el tirón de dos eventos deportivos como la Europa y los Juegos Olímpicos, que suelen empujar y mucho a los consumidores a renovar sus televisiones.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios