¿Será un argumento para otros casos?

Cárcel por el 'tour de la Manada': así puede cambiar una sentencia la "ironía" en la red

La decisión del Tribunal Superior de Justicia de Navarra de condenar a un año y medio de cárcel al impulsor de un falso 'tour' por los escenarios del caso ha generado un gran debate

Foto: (Foto: EFE)
(Foto: EFE)

La noticia saltó ayer: el Tribunal Superior de Justicia de Navarra decidió condenar al autor de la polémica web del 'Tour de la Manada' a un año y medio de cárcel y a 15.000 euros de indemnización por atentar contra la Integridad moral de la víctima y con el agravante de trastorno con su 'falso' recorrido por los escenarios del caso. Una decisión cerca de los máximos que pedía la acusación particular, que va contra la petición del Instituto Fiscal y que ha generado un importante debate sobre el humor, la ironía y la ofensa en la red y cómo puede afectar esto a otros casos similares.

En la sentencia, anunciada en la mañana de este martes y que, de momento, no ha sido publicada en su totalidad, la juez navarra argumenta su decisión asegurando que debido a la creación de la web, que se llevó a cabo entre los días 3 y 5 de diciembre de 2018, la víctima de la violación “vio agravado el trastorno de estrés postraumático crónico que padece como consecuencia de los hechos sufridos el 7 de julio de 2016”. Una reflexión que ha levantado una buena polvareda entre expertos que aseguran que es una sentencia delicada y que se debe a un caso muy particular y los que creen que se sienta un nuevo y peligroso precedente contra la libertad de expresión.

Por si no recuerdas esta polémica, en concreto la magistrada juzgaba una actuación llevada a cabo por un colectivo llamado Homo Velamine y que buscaba conseguir, según sus creadores, mostrar el sensacionalismo y la facilidad de colar una noticia falsa en los medios actuales vendiendo como real un 'tour' falso sobre 'La Manada'. El proyecto pronto se hizo viral y apareció en numerosos medios como algo real, hasta que sus propios creadores lo desmintieron y explicaron que se trataba de una 'performance', pero ni esa explicación les ha librado de la condena.

Los artistas, de origen madrileño, han defendido en todo momento que nunca buscaron ir contra la integridad de la joven víctima sino poner en entredicho la forma de actuar de numerosos medios en casos como el suyo, pero esa argumentación no ha sido suficiente para la jueza. En la sentencia, el tribunal asegura que debido a su acción la joven “vio expuesto su sufrimiento, minimizado, banalizado y utilizado, en aras de una presunta crítica, en un claro desprecio a su dignidad”. Y es ahí donde radica gran parte debate: la intencionalidad y el contexto. Aunque en el choque aparecen otros muchos conceptos.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Tal es la discusión en el caso que mientras la acusación particular pedía hasta 2 años de prisión por delitos contra la integridad moral y odio, el Ministerio Fiscal, por su parte, solicitaba la absolución total del acusado. ¿Por qué estas diferencias? Desde Teknautas hemos consultado a varios expertos para conocer más detalles sobre el asunto y conocer su opinión sobre la decisión.

El debate de la libertad de expresión

"La jueza se basa en el artículo 173.1 del Código Penal que es el que legisla sobre la integridad moral. Un artículo que ya de por sí es un 'cajón de sastre' en el que se engloban demasiadas cosas", explica a este periódico el abogado experto en Derecho digital Borja Adsuara. Según este letrado, la decisión es desproporcionada y da unos argumentos preocupantes. "El Código Penal debe reservarse para los casos más claros y graves y aquí no hay una intención clara de denigrar a la víctima. Otra cosa es que ella se sienta denigrada. Pero eso pasa con cualquier delito de opinión. Alguien se puede sentir injuriado sin que haya intención de injuriar. Y en caso de duda sobre la intención, la decisión debe ir en favor del acusado".

El abogado establece la clave en la línea que separa la intencionalidad del ataque a la integridad moral. "Creo que la clave está en si hay una intención clara de atacar la integridad moral de la víctima, y en este caso no es así, o al menos no queda claro que tenga ese objetivo, sino otro muy diferente", apunta Adsuara. Para él lo más grave es que no es un caso aislado y que cada vez hay más asuntos similares que se llevan por la vía penal. "La libertad de expresión hay que defenderla en estos casos. Todos se pueden ofender por algo que diga y por eso no voy a perder el derecho a decirlo mientras no esté atacando intencionadamente a alguien. No dudo de que en este caso la joven no haya visto agravado su trastorno postraumático por esto, pero sienta un precedente peligroso".

Por último hace una reflexión sobre la escalada del caso, y el motivo de la 'performance'. "Fueron los medios los que hicieron de trampolín para que todo el mundo conociera lo del 'Tour de la Manada' y los que se tomaron en serio el proyecto. ¿Deberían ser ellos juzgados como cómplices de su difusión?". A su parecer, parte de la culpa de que lo hecho por los artistas se tomase en serio y llegase tan lejos es de los medios que tomaron en serio y dieron espacio a la idea.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Por su parte, el también abogado experto en Derecho tecnológico Sergio Carrasco es más cauto en el caso y habla de que es un asunto muy concreto y delicado. "Al final lo que ha pasado es que se ha entendido que se ha agravado la situación de la víctima al ver que aparecía ese presunto tour. No era un tema sencillo, y de hecho la fiscalía pedía la absolución", apunta.

Este experto incluye algunos conceptos más en su análisis como son la apariencia, el contexto y el entorno. "Hay que hablar de la apariencia, contexto y demás. De hecho se menciona que la víctima sufrió al pensar que efectivamente habría gente haciendo el tour, no lo percibió como una broma y objetivamente puede discutirse si la 'performance' era apta para crear ese efecto negativo". Eso sí, deja claro que el debate está ahí y que si la Fiscalía pide la absolución es por algo. "Como sucede en casi todos los temas sobre libertad de expresión se trata de un asunto muy particular y poco equiparable a otros".

¿Puede influir en otros casos?

La gran duda que queda y de la que también hablan otros abogados como Carlos Almeida, es la de si esta decisión puede servir para otros casos similares, y aquí hay cierta disparidad de opiniones. Mientras Almeida y Adsuara sí creen que puede servir para condenar otros actos u opiniones (aunque la sentencia seguramente será recurrida), Carrasco ve complejo que se generalice. "Casos como el del 'El Mundo Today' no son directamente equiparables por lo que comentábamos del contexto, la apariencia, el entorno...".

Adsuara incluso ve como algo positivo que el caso escale y llegue al Tribunal Supremo, con otros similares. "Así se podrá dejar claro qué pasa con la libertad de expresión. Obviamente hay bromas y opiniones de muy mal gusto, pero no podemos meter en la cárcel a alguien por un chiste o un texto zafio. Y encima hacerlo porque alguien se haya ofendido por ellos pese a que no tenían esa intención".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios