Alternativa al eléctrico

Por qué los coches de gas natural se han duplicado en España desde 2017

Este tipo de vehículos ha pasado de contar con 8.400 unidades en 2017 a 14.200 en 2018 y más de 21.000 en octubre de 2019, cuando todavía quedaban dos meses para finalizar el año

Foto:

El gas natural quiere plantar cara a la electricidad en términos de movilidad. Y lo hace poniendo números encima de la mesa: los vehículos propulsados con este combustible han duplicado sus ventas en España en el último año, en lo que pretende ser una alternativa a los vehículos híbridos, híbridos enchufables y eléctricos.

Cuando hablamos de coches de gas, hablamos de vehículos que se abastecen de gas natural vehicular (GNV), una terminología que abarca dos maneras de almacenarlo: de manera gaseosa —o comprimida— y de manera líquida. El primero (GNC) suele utilizarse en vehículos ligeros y algunos pesados, como autobuses, mientras que el segundo es más indicado para el transporte pesado gracias a su mayor autonomía. “Los camiones de transporte consiguen autonomías de más de 1.600 kilómetros con un depósito”, señala Miguel Mayrata, director de Diversificación de Negocio de Redexis.

Las dos bocas de llenado de un coche de gas.
Las dos bocas de llenado de un coche de gas.

“Una gran ventaja es que su uso no requiere de un nuevo desarrollo tecnológico muy importante sino que se aprovecha de infraestructuras gasistas que ya existen en España, porque es el mismo gas que se usa en el suministro para viviendas”, apunta Mayrata. Estos vehículos suelen contar con un sistema bifuel y se pueden valer tanto de gasolina como de GNV, pero, a diferencia de los vehículos eléctricos híbridos, solo cuentan con un motor que puede utilizar cualquiera de esos dos combustibles, por lo que la tecnología a bordo no es redundante, como en el caso híbrido. Esto implica un ahorro en los costes finales.

Todos estos puntos han servido para impulsar las ventas del vehículo de GNV en los últimos años en nuestro país, hasta el punto de que, en los últimos cuatro años, su volumen se ha duplicado de manera anual. “Duplicar una cantidad pequeña es fácil —afirma Mayrata—, pero mantener ese crecimiento de forma sostenida durante cuatro años es complicado y solo se consigue con el desarrollo de las nuevas infraestructuras”. Según un informe de Gasnam, España ha pasado de contar con 8.400 vehículos en 2017 a 14.200 en 2018 y más de 21.000 en octubre de 2019, cuando todavía quedaban dos meses para finalizar el año. Donde más han aumentado las matriculaciones es en el ámbito de los turismos. Volviendo al dato de octubre de este año, el parque de automóviles de GNV matriculados ha pasado de 116 a 656 en el mismo periodo de un año a otro, lo que supone un aumento del 466%.

De Barcelona a Madrid por 20 euros

El GNV pretende erigirse en alternativa a la movilidad eléctrica por diferentes motivos. Las ventajas de conducir un vehículo de este tipo van desde una reducción en la emisión de partículas contaminantes hasta un ahorro a final de mes. En lo relativo a la emisión de gases contaminantes, los vehículos de GNV reducen hasta en un 85% los óxidos de nitrógeno, mientras que acaban hasta con un 96% de partículas sólidas en suspensión. Además, acaban con el azufre y reducen un 25% las emisiones de monóxido de carbono y de CO2. Esto permite, además, circular por áreas restringidas al tráfico, como Madrid Central, o por la futura zona de bajas emisiones de Barcelona. Tampoco hay que desdeñar el hecho de que estos vehículos son hasta un 50% más silenciosos que los diésel, por lo que también ayudan a combatir la contaminación acústica.

El coste del litro de combustible es entre un 30% y un 50% menor que el diésel y la gasolina. Se puede viajar de Madrid a Barcelona por 20 euros

Si echamos un vistazo al bolsillo, los vehículos de GNV se encuentran en un rango de precios más accesible que los eléctricos. Sirva de ejemplo Seat, que ya ha implantado variantes propulsadas por gas natural en sus modelos Ibiza, Arona, León y León Familiar, que se ofrecen desde 11.950€. Una apuesta que ha impulsado la demanda de estos modelos. “Hemos pasado de 1.042 en 2017 a 3.374 en 2018. En 2019, rondaremos los 5.400 vehículos. Si en 2018 teníamos una capacidad productiva de 95 vehículos al día, en 2019 estamos en 250. Casi hemos tenido que incrementar la producción por tres”, explica Ramón Calderón, director de Movilidad Sostenible y Relaciones Institucionales de Seat.

Redexis prevé contar a nivel nacional en los próximos dos años con más de 100 'gasineras'. (Redexis)
Redexis prevé contar a nivel nacional en los próximos dos años con más de 100 'gasineras'. (Redexis)

El coste del litro de combustible es entre un 30% y un 50% menor que el diésel y la gasolina, y su rendimiento es mayor. Con un depósito, se pueden recorrer más de 550 kilómetros por unos 375 con un diésel y unos 275 con un gasolina. “La manera más gráfica de ilustrarlo son los 20 euros que costaría hacer un viaje entre Barcelona y Madrid contando con que se tiene que hacer una parada para repostar”, ilustra Calderón.

Precisamente, hace escasos días, Redexis ha anunciado un acuerdo junto a Seat para la promoción de esta alternativa de transporte. Mediante este acuerdo, la compañía de automóviles compartirá información sobre la demanda de este tipo de vehículos para promover la instalación de puntos de carga de acceso público en zonas relevantes, mientras que Redexis trabajará para seguir ampliando su red de 'gasineras'.

Doblar el número de 'gasineras' en dos años

Hasta la fecha, hay unas 80 estaciones de repostaje abiertas y públicas instaladas en España que cubren las necesidades de movilidad de empresas y particulares. Pero la situación cambiará en el futuro próximo. A mediados de este año, Redexis ha puesto en marcha un plan para instalar 80 nuevas 'gasineras' junto a Cepsa durante los próximos dos años (cifra que la compañía acaba de extender a 100 'gasineras'). El acuerdo alcanzado por ambas organizaciones, valorado en 60 millones, se extenderá a lo largo de los próximos tres años y medio, y Redexis espera poder alcanzar la cifra de 50 instalaciones en los primeros 24 meses. “Es una cifra inicial para dar una cobertura nacional”, explica Mayrata.

Seat ha multiplicado la capacidad de producción de sus vehículos de GNV para cubrir la demanda. (SEAT)
Seat ha multiplicado la capacidad de producción de sus vehículos de GNV para cubrir la demanda. (SEAT)

El plan de crecimiento se vertebra sobre dos ejes: dar cobertura al transporte de larga distancia, “ya que el gas es la única alternativa al diésel”, y tener presencia en las principales capitales de provincia españolas para que el desarrollo no se produzca solo en Madrid y Barcelona, que es donde se concentran la mayoría de las infraestructuras.

Finalmente, respecto al transporte de mercancías, Mayrata reconoce que la intención de Redexis y Cepsa es cubrir “todos los corredores de transporte” que se extienden a lo largo y ancho de nuestra geografía: el cantábrico, el mediterráneo, la ruta de la plata o el que une Andalucía con Madrid y Zaragoza y se extiende hasta la frontera por Irún o la Junquera.

Un plan con el que ambas entidades quieren impulsar el vehículo de GNV en nuestro país para que las alternativas a los vehículos de combustión no se limiten a eléctricos, híbridos e híbridos enchufables.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios