Chema Alonso, el visionario estrella de Pallete, pierde fuerza en la nueva Telefónica
  1. Tecnología
Cae un peldaño en el escalafón

Chema Alonso, el visionario estrella de Pallete, pierde fuerza en la nueva Telefónica

José María Álvarez-Pallete ha puesto Telefónica patas arriba esta semana con una nueva reorganización. Uno de los más afectados es su fichaje estrella, el 'hacker' Chema Alonso

Foto: Chema Alonso, el visionario estrella de Pallete, pierde fuerza en la nueva Telefónica
Chema Alonso, el visionario estrella de Pallete, pierde fuerza en la nueva Telefónica

"¿Que quién va a ser mi jefe? Pues no lo tengo claro, las líneas de 'reporting' aún se están definiendo". La frase, de un directivo de Telefónica que pide mantener su anonimato, define muy bien lo que está ocurriendo estos días en el seno de la operadora. "Son momentos duros, hay mucha tensión", explica otra fuente consultada. La onda expansiva del 'reset' estratégico lanzado esta semana por José María Álvarez-Pallete, con una reorganización profunda del negocio, moviendo sillas y uniendo y creando unidades, estaba hasta este viernes propagándose por toda la compañía. Y hay ganadores, perdedores y grandes interrogantes. A caballo entre estos dos últimos está el que fuera el fichaje estrella de Pallete hace tres años y medio, Chema Alonso. De visionario estrella, el 'hacker' de la operadora ha bajado un peldaño en el escalafón, se le han retirado responsabilidades clave pero se le han dado otras. ¿Qué está pasando?

Alonso tiene nuevo cargo: responsable de cliente digital ('digital consumer'). La unidad es gigantesca y agrupa elementos dispares como la llamada 3ª plataforma (servicio digital al cliente), la 4ª plataforma (análisis y uso de datos de abonados), la innovación interna y externa (hasta ahora en manos de Gonzalo Martín-Villa, bloque que incluye todo el programa de emprendimiento y Wayra) y otros elementos como vídeo en Latinoamérica o Novum, el proyecto para unificar en una sola 'app' los clientes de la operadora a nivel mundial.

Foto: El negocio de los datos de los operadores: así venden tu información (y no solo al INE)

Dicho de otra forma, Alonso se queda con el negocio de consumidor digital al completo, que supone alrededor del 75% del total de ingresos en esta línea (más de 35.000 millones de euros) mientras que José Cerdán, exfundador de PC City y ex-CEO de Acens, una de las figuras que más peso ha ganado tras la remodelación, se queda con todo el negocio a empresas (el 25% restante de ingresos, más de 10.000 millones) y la unidad de nueva creación Telefónica Tech.

En términos de volumen de proyectos, la balanza es clara: Alonso pasa a asumir más trabajo y mayor número de empleados a su cargo. Sin embargo, se le ha despojado de dos frentes que hasta ahora habían sido sus grandes proyectos en la compañía: Luca, la unidad de 'big data' que está creciendo como un cohete en ingresos, encargada entre otras cosas de revender datos anónimos y agregados a terceros (y que ha firmado polémicos proyectos como el del INE), y Eleven Paths, la firma de ciberseguridad que el propio Alonso ayudó a crear y de la que seguirá siendo presidente ejecutivo, pero que en realidad será responsabilidad directa de Cerdán bajo Telefónica Tech.

Alonso tendrá que asumir además otro cambio fundamental: dejará de rendir cuentas directamente a Álvarez-Pallete. Desciende un peldaño en el organigrama para reportar al nuevo consejero delegado, Ángel Vila, al mismo nivel que Cerdán, con la notable diferencia de que este es además CEO de una de las unidades clave de negocio, Telefónica Tech, con la que la compañía espera generar más de 2.000 millones de euros adicionales en los dos próximos años.

El entorno más cercano a Alonso asegura que se trata de un movimiento lógico en el que el 'hacker' sale ampliamente reforzado: será el responsable de todos los productos y servicios digitales de consumidor. Dejar de reportar a Pallete, aseguran, es circunstancial. El consejero delegado, Ángel Vila, es el que debe aglutinar y gestionar el día a día de todas las unidades de negocio y reportar hacia arriba, señalan, no los jefes de áreas. Es un organigrama típico en cualquier 'teleco'. Y lo es. En la anterior gran reorganización de enero de 2018 Ángel Vila ya comenzó a ejercer ese rol de CEO, pero había una diferencia: Alonso en ese momento sí reportaba directamente a Pallete. Ya no lo hará a partir de ahora. ¿Por qué?

Chema Alonso, durante su ponencia en el XVI congreso de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE). (EFE)
Chema Alonso, durante su ponencia en el XVI congreso de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE). (EFE)

Hasta media docena de directivos de Telefónica consultados señalan otras variables en juego más allá de la línea oficial. "Pallete nombró a Chema Alonso en un momento muy concreto de la compañía y para cumplir un papel muy determinado. Necesitaba acercarse a las tecnológicas, tener en la cúpula un perfil visionario y técnico, alguien que aportara en términos de imagen. Chema estuvo ahí en el momento adecuado, justo cuando se inició el área de datos. Pero ha demostrado que no es un buen gestor. El proyecto de Aura para Movistar+ o el Movistar Home, por ejemplo, han sido un completo desastre. No es de recibo que tras más de cuatro años, accedas a Movistar+ por voz y el sistema tarde seis segundos en responderte. Eso ha sido responsabilidad suya. Se puede intentar ocultar, pero ha influido en los cambios de esta semana", explica un directivo que pide mantener el anonimato.

Varias fuentes consultadas coinciden en que la gestión de Aura, proyecto liderado por Chema, ha pesado en la reubicación final del directivo. "El proyecto se comunicó demasiado pronto, era solo un piloto. Cuando estableces unas expectativas tan altas, o las cumples o todo va hacia atrás", señala un ejecutivo de la operadora. "Durante el tiempo que yo estuve allí, no vi ni un solo euro que viniera de Aura, era puro 'power-point' y lo sigue siendo", explica otra fuente, empleado de Telefónica hasta hace solo unos meses.

Otros señalan las fricciones creadas con el desarrollo de Luca, la unidad de 'big data' de la compañía, como otro generador de tensiones entre el equipo directivo. La creación de este negocio comenzó a fraguarse en 2015 tras la adquisición de la 'startup' española Synergic Partners, fundada por Carme Artigas y Jaume Agut. Tres años después, la operadora integró esta firma de forma definitiva dentro de Telefónica Digital. Fue entonces cuando las discrepancias entre Artigas y Alonso por el rumbo de la compañía y las decisiones estratégicas se hicieron más notables que nunca.

El presidente ejecutivo del Grupo Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente ejecutivo del Grupo Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

"Quien realmente estaba trayendo negocio a Telefónica con el Big Data era el equipo heredado de Sinergic. Son los que firmaban proyectos. Luca hacía temas más teóricos de innovación, ideas como analizar el rendimiento de los ciclistas y cosas así. Carme Artigas llevaba muchos años de trayectoria en el mundo del 'big data' y a Alonso le llegó como llovido del cielo el cargo de 'chief data officer' (CDO)", explica una fuente que vivió en primera persona el desarrollo de ese proyecto. Artigas decidió abandonar Telefónica en diciembre de 2018 y ahora, un año después, tras la reestructuración, Alonso ya no gestionará más el área de 'big data' para empresas, que será responsabilidad de Cerdán. Este diario ha contactado con Chema Alonso para conocer su visión de los cambios y su evolución en Telefónica, pero el directivo ha preferido no hacer declaraciones.

Si hay algo claro es que Alonso es una de las personas que más ha polarizado a la compañía internamente. "Igual que ocurre de puertas hacia fuera, ha generado dentro reacciones de amor-odio. Hay quien le considera una persona tremendamente brillante, una mente privilegiada; otros, un técnico espabilado que la compañía ha usado para cambiar su imagen de marca pero que, a la hora de la verdad, no ha obtenido resultados de negocio rotundos", explica otro directivo de la operadora que también pide el anonimato. Cuando se trata de Chema Alonso, nadie quiere aparecer con nombres y apellidos. En lo que sí hay unanimidad es en que la reestructuración actual es justo lo que necesita ahora Telefónica para centrarse en aumentar ingresos, en demostrar a los accionistas un retorno claro. "Como CEO, Ángel Vila es lo que le va a pedir ahora a Alonso: un Excel, resultados, y no entelequia. Y eso es bueno para todos".

Noticias de Telefónica José María Álvarez Pallete
El redactor recomienda