El millonario negocio de piratear tu TV: qué es (y cómo funciona) la IPTV ilegal
  1. Tecnología
Mueve 1.000 millones de euros en toda Europa

El millonario negocio de piratear tu TV: qué es (y cómo funciona) la IPTV ilegal

Nuevos informes demuestran que las descargas ilegales clásicas no paran de bajar, pero otro negocio asoma con más fuerza. Miles de usuarios ven contenidos gratis aprovechando esta tecnología

Foto: El millonario negocio de piratear tu TV: qué es (y cómo funciona) la IPTV ilegal
El millonario negocio de piratear tu TV: qué es (y cómo funciona) la IPTV ilegal

Esta semana la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) está de enhorabuena. Tras años luchando contra la piratería en la red, su último informe sobre la situación en la UE asegura que el acceso a contenidos pirateados en línea registró un descenso del 15% entre 2017 y 2018 en toda la región (un 14,4% en España). Son datos para estar contentos, y lo estarían aún más si no fuese por una mancha que ha aparecido en su hoja de ruta. Mientras las descargas van poco a poco desapareciendo, otro tipo de pirateo, más sofisticado, no deja de crecer sustituyendo incluso al primero: hablamos de la IPTV pirata.

Este sistema que, aunque pueden sonarte a algo muy nuevo, ya lleva bastante tiempo entre nosotros (incluso las operadoras comerciales ya han empezado a retirar su uso por el OTT) es el no va más entre piratas y usuarios que buscan pagar menos o nada por tener todo tipo de contenidos en sus teles. Y su solución solo ha hecho que crecer al albor de la mejora de la red y los dispositivos. En concreto, y según apunta el informe de la EUIPO, tan potente es esta salida ilegal que ya mueve casi 1.000 millones de euros en toda Europa y cuenta con el apoyo de, al menos, 13,7 millones de ciudadanos en toda la región. Los datos asustan, y con razón, a la industria audiovisual, pero ¿en qué consiste esta tecnología?

Foto: La mayor 'cacería de piratas online' llega a toda España. ¿Qué ocurre y a quién afecta?

Como demuestran las numerosas operaciones realizadas por la Policía española contra entramados que comercializaban todo tipo de productos relacionados con este tipo de tecnología (la última se realizó este 16 de noviembre y acabó con hasta 12 detenidos que daban servicio a 20.000 personas), esta herramienta está bastante extendida en todo nuestro país. Pero por si esto de la IPTV no te suena de nada o no la conoces por ese nombre, aquí te damos todos los detalles de una tecnología que aunque por naturaleza no tiene nada de ilegal está siendo aprovechada por miles de 'hackers' y que está haciendo que se multipliquen los 'Movistar+ ilegales'.

¿Qué es la IPTV?

Lo primero de todo para conocer de qué hablamos es saber a qué nos referimos cuando hablamos de IPTV (Televisión por Protocolo de Internet). Y algo clave aquí es saber que no, el término IPTV no es sinónimo de algo ilegal aunque cada vez se confunda más. "Hay que tener claro que la IPTV solo es una tecnología que de forma resumida se podría decir que lo que consigue es poder enviar la señal de TV por internet (por IP), en vez de hacerlo por satélite o por radio, a sus usuarios", explica a Teknautas Raul Heranz, ingeniero de telecomunicaciones y miembro del Grupo de Trabajo de Ejercicio Profesional del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación.

Como recuerda Heranz, aunque en los últimos tiempos se haya relacionado la IPTV con estos negocios oscuros, empresas como Telefónica llevan décadas (el primer proyecto de Imagenio data de 1999) usando esta tecnología para enviar la señal a sus usuarios. Lo que sí es cierto es que hasta hace muy poco solo estas grandes compañías tenían la posibilidad de aprovechar el potencial de la herramienta, y ha sido con la proliferación de la conexión por banda ancha, la mejora de los dispositivos y su 'software' y la fibra óptica cuando han empezado a aparecer ofertas alternativas.

Esquema de la IPTV
Esquema de la IPTV

Es más, este 'boom' fuera de la ley coincide con el cambio de estas grandes operadoras que están abandonando el uso de esta solución para abrazar el 'streaming' al estilo de Netflix o HBO y conocido como OTT. Una solución más barata y accesible para las operadoras comerciales y que ha dejado un espacio para estos servicios piratas. ¿Por qué es más barata y accesible? La razón es que para la IPTV las operadoras necesitaban crear packs y espacios específicos (con servidores dedicados) y el usuario necesitaba un decodificador preparado para esto y dedicar parte de su ancho de banda solo a la IPTV. Para el 'streaming' nada de esto era necesario, aunque es verdad que la tecnología no para de cambiar.

"Para poder decodificar la señal que te llega en paquetes de datos en tu tv necesitabas antes un decodificador configurado para hacerlo. En el caso de las operadoras te ofrecían el suyo propio y te lo instalaban, pero ahora esto ha cambiado ya que los dispositivos inteligentes pueden conectarse con los servidores y decodificar la señal sin necesidad de aparatos específicos, solo usando alguna 'app'. Además, hay muchísimos 'decos' para IPTV en el mercado", apunta Heranz. De eso justo se aprovechan estas alternativas ilegales. A través de la red o con el boca a boca captan sus usuarios que reciben todas las instrucciones para saber cómo ver canales IPTV en sus dispositivos. Eso sí, pocas veces advierten de sus riesgos.

¿Cómo funcionan estos servicios?

En concreto estos servicios funcionan como una especie de Movistar+ o Sky o DAZN más arcaico y oscuro. Los 'piratas' contratan la señal de operadores legítimos y con una serie de equipos la redistribuyen sin derechos, cayendo así en la ilegalidad. ¿Cómo pasan esa señal a los usuarios? Pues a través de lo que se conoce como 'Listas IPTV', una serie de códigos que cambian constantemente y que dan acceso a los servidores donde alojan los contenidos ya sea en directo (como un partido de la Champions) o 'a demanda' (como una película).

La clave de su sistema son estas listas, también conocidas como M3U, pues es donde reside la base del negocio. Obviamente en la red puedes encontrar listas gratis y supuestamente fiables, pero lo más normal es que la persona que te ofrezca el servicio lo haga a cambio de un pago mensual como una suscripción clásica pero mucho más barata. Pagas a cambio de tener un servicio que no se caiga ni te deje tirado, aunque obviamente nadie te garantiza su funcionamiento ni es posible reclamar si algo sale mal. Vamos, una evolución de las tarjetas piratas que se utilizaban para conseguir de forma gratuita el contenido de Canal Plus.

Una vez contratado el servicio o conseguida la lista, normalmente solo necesitas una 'app' decodificadora tipo VLC o Kodi, son las más conocidas, para incluir los códigos y reproducir el contenido en un ordenador o un móvil. En una tele hay dos opciones, o tienes una 'smart tv' y descargas una 'app' para IPTV o te compras un decodificador especial. Eso sí, al ser algo ilegal nadie sabe ni el tiempo que puede funcionar ni lo que se va a encontrar.

Una vez instalada la lista, el 'dashboard' se convierte en una especie de RojaDirecta algo más sofisticada. Obviamente la lista puede tener problemas de 'malware', darte acceso a un canal que no quieres o llenar la reproducción de anuncios.

¿Qué me puede pasar si las uso?

Comentados los posibles problemas de seguridad y después de todo esto, queda la duda sobre los responsables del delito. Y en este caso, al menos, la explicación es muy similar a la piratería más tradicional. Según asegura el abogado especializado en derecho digital Sergio Carrasco, los que acaban pagando por estos delitos son los responsables del servicio ya que son ellos los que comercializan el producto sin derechos y se benefician de ello. "No se suele perseguir al usuario final ya que este es difícil de situar y no está cometiendo ningún delito de los catalogados como graves", apunta el abogado.

Además, como recuerda este experto, una vez que se caza a los responsables todo el sistema cae y el usuario final ya pierde todo el acceso al contenido por mucho que haya pagado por él o lo esté recibiendo de forma gratuita. "Al final lo importante para las autoridades es cazar a la empresa que se está enriqueciendo compartiendo contenido sin tener derecho", comenta.

Por último, como ejemplo de esto, Carrasco recuerda el caso de un pueblo de Ciudad Real, Tomelloso, donde más de la mitad de la población veía el fútbol a un pequeño precio gracias a la 'oferta' de un vecino. Su 'teleco' pirata tenía más de 24.000 abonados y tenía unos beneficios de unos 300.000 euros y ofrecía tanto a establecimientos como particulares todo el contenido de Movistar+ por solo 15 euros hasta que la Policía le cazó en diciembre de 2018. Ahora, al empresario se le acusa de un delito contra la propiedad intelectual y los derechos de difusión televisiva, los vecinos se tuvieron que buscar otra alternativa.

Piratería The Pirate Bay Telecomunicaciones Tecnología Propiedad intelectual
El redactor recomienda