les han robado la cuenta de twitter

Por qué 'hackear' a Pantomima es más que una broma: 2 delitos y hasta 5 años de cárcel

El 'robo' de una cuenta en una red social puede parecer una broma, pero puede suponer estar cometiendo varios delitos

Foto: La 'app' de Twitter en un móvil en Fráncfort (Reuters)
La 'app' de Twitter en un móvil en Fráncfort (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Que alguien sea capaz de entrar en una cuenta de una red social —Twitter, Facebook...— ajena y se ponga a publicar mensajes que su legítimo dueño no escribiría puede parecer una 'gracia' en el mundo de Internet, pero puede tener muchas consecuencias legales. Este jueves, el perfil de Twitter de Pantomima Full, el dúo cómico formado por Rober Bodegas y Alberto Casado, ha sufrido un 'hackeo' por parte de alguien que ha decidido no solo escribir mensajes que amenazan la integridad física de varios líderes políticos, como Pablo Casado (PP) o Santiago Abascal (Vox), sino que también ha optado por desvelar mensajes que el par humorístico había mantenido en privado con otros usuarios de la red.

A pesar de que la tecnología avanza a pasos agigantados, la legislación se va adaptando a ella, incorporando delitos que hasta hace relativamente poco ni siquiera se habían planteado. No obstante, existe un gran desconocimiento sobre todas las normas legales que existen tras la pantalla de ordenador o de un 'smartphone': por ejemplo, no todo el mundo es consciente de que nadie puede hacer fotos, ya sea a un conocido o un desconocido, y colgarlas en Internet sin haber pedido permiso antes. El 'hackeo' a la cuenta de Pantomima Full (y a muchas otras, que no es la primera vez que esto ocurre) ha implicado no solo que alguien haya entrado en un espacio ajeno sin consentimiento, sino que también haya decidido publicar conversaciones privadas que, una vez en la red, han dejado de serlas.

En este punto, el autor del 'hackeo' podría estar cometiendo dos delitos distintos, uno por el acceso sin consentimiento a esta información y otro por la difusión de la información, tal y como señala a Teknautas el jurista especializado en Internet y privacidad Samuel Parra. En este caso "estaríamos hablando de un delito de desubrimiento y revelación de secretos", previsto en el artículo 197 del Código Penal. "Aquí se castiga la conducta consistente tanto en apoderarse de esos mensajes privados como también el hacerlos público", sostiene Parra.

FILE PHOTO: The Twitter App loads on an iPhone in this illustration photograph taken in Los Angeles, California, U.S., July 22, 2019.    REUTERS Mike Blake File Photo
FILE PHOTO: The Twitter App loads on an iPhone in this illustration photograph taken in Los Angeles, California, U.S., July 22, 2019. REUTERS Mike Blake File Photo

Según este artículo, todo el que "sin estar autorizado se apodere, utilice o modifique, en perjurio de tercero, datos reservados de carácter personal o familiar de otro que se hallen registrados en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos, o en cualquier otro tipo de archivo o registro público o privado" puede enfrentarse a una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de 12 a 24 meses. No obstante, estas sanciones se ven aumentadas a penas de prisión de tres a cinco años siempre y cuando "se lleven a cabo mediante la utilización no autorizada de datos personales de la víctima".

Amenazas en forma de 'tuit'

La persona tras el 'hackeo' al perfil del dúo humorístico ha tomado el control del mismo, llenando el 'timeline', además, de numerosas amenazas. En uno de sus primeros mensajes animaban a agredir "físicamente" a Pablo Casado (PP) y tanto este nombre como el de Santiago Abascal aparecen en alguna ocasión acompañados de la palabra 'muerte'. Casi una hora y media después del inicio del 'hackeo', los mensajes han ido un poco más allá, incluso llegando a ofrecer mil dólares (sí, dólares, no euros) "a la persona que apuñale a Pablo Casado", a quien aseguran que "amputarían los ojos".

Detrás de estas amenazas, hasta el momento, reside una persona anónima. Pero esto no significa que no tenga consecuencias: en 2011 la Policía Nacional detuvo a un 'tuitero' que había amenazado de muerte a un conocido periodista deportivo a través de la red social. De hecho, las autoridades animan a que se denuncien los delitos cometidos a través de las redes sociales, porque estos "también se persiguen y no quedan impunes".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios