la aplicación quiere 'flexibilizar el taxi'

Los taxistas le declaran la guerra a su mayor aliado: ¿por qué odian a FreeNow (MyTaxi)?

FreeNow ha permitido al sector del taxi aumentar sus tasas de clientes y facturación, pero los taxistas andan a la gresca con la aplicación incluso en los tribunales. Estos son los motivos

Foto:

Si pensabas que los conflictos de los taxistas contra Uber, Cabify y el negocio de las licencias VTC eran los únicos, te equivocas. Es cierto que esos son sus mayores enemigos, pero hay otro que por varias circunstancias ha ido quedando relegado a un segundo plano pero sigue generando un foco de enfrentamiento. Se trata de FreeNow (antes conocida como MyTaxi), la aplicación para pedir taxis perteneciente a BMW y Daimler y englobada junto a otras marcas como Share Now (antes Car2Go, para coches compartidos), Reach Now (transporte público), Charge Now (recarga de coches eléctricos) o Park Now (encontrar aparcamiento).

A día de hoy, FreeNow está presente en 100 ciudades de 9 países europeos (en España se puede usar en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga, Oviedo, Gijón, Avilés y Mieres). En todas estas ciudades, su actividad permite a los taxistas aumentar su facturación merced a los usuarios que quieren coger un taxi desde el móvil. A cambio, la 'app' les cobra una comisión fija del 12,5% + IVA.

Pero entonces, ¿cómo puede ser que los taxistas estén enfrentados con FreeNow? ¿Cómo puede explicarse una pelea entre un colectivo y una empresa que aparentemente genera negocio a los 10.000 taxistas que recurren activamente a la 'app' para aumentar su cientela? La bronca viene de lejos y tiene varios elementos de disputa.

FreeNow quiere 'flexibilizar' el taxi

La última polémica ha tenido lugar hace poco. La semana pasada FreeNow hacía público el informe Perspectivas del futuro de la movilidad urbana en España, encargado a la consultora Pricewaterhouse Coopers (PwC), en el que la compañía analizaba cinco medidas regulatorias para "flexibilizar el sector del taxi en España": la revisión de las restricciones al número de licencias, la flexibilización de tarifas, el uso compartido del taxi, la revisión de los límites geográficos y la flexibilización de las jornadas y turnos de trabajo.

Dichas medidas, según FreeNow, crearian un impacto positivo de nada menos que 214 millones de euros solo en Madrid y Barcelona. Eso sí, en la última página del estudio la consultora hace una aclaración: "La información se presume confiable, pero no se garantiza que sea completa o cierta".

En cualquier caso, el problema viene en el análisis de las medidas. FreeNow aboga por la no limitación en el número de licencias de taxi, ya que "la flota de taxis representa solo el 0,3% del total de vehículos en España" y "el taxi es sustitutivo del vehículo privado y, por tanto, la limitación del número de taxis no necesariamente reduce el número de coches en circulación, sino más bien al contrario, lo podría aumentar". En cuanto a las tarifas –que no dependen de los taxistas, sino de la Administración Pública–, la compañía cree que su liberalización "favorece la competencia en precios, mejora la oferta y demanda y da incentivos para satisfacer la demanda en zonas tradicionalmente poco cubiertas como las áreas periféricas".

Para la Asociación Nacional de Taxi (Antaxi), que ha emitido un comunicado contra el informe de FreeNow, esta propuesta, lejos de ser beneficiosa, haría mucho daño al taxi: "Esto perjudicaría los que han hecho una inversión grande. Además, cuando FreeNow aumente la comisión que cobra a los taxistas (que la aumentará, porque aspira a ser un monopolio) muy pocos podrán pemitirse ser taxistas", asegura a este diario Julio Sanz, portavoz de la asociación.

"Cuando FreeNow aumente la comisión que cobra a los taxistas (porque aspira a ser un monopolio) muy pocos podrán pemitirse trabajar"

Emilio Domínguez del Valle, de Fedetaxi, no entiende a cuento de qué viene el debate sobre las licencias de taxis: "El Tribunal Supremo ya zanjó este asunto. FreeNow reabre un debate que pensábamos cerrado", critica, "pero a las plataformas les da lo mismo, porque lo que quieren es un mercado no regulado".

Además, FreeNow aboga por abrir las jornadas laborales y turnos de trabajo de los taxistas, algo a lo que Antaxi se niega en rotundo, ya que desembocaría en "explotación laboral y menos descansos en la conducción, con una reducción drástica de la seguridad en las ciudades, en un sector que ya tiene jornadas de hasta 12 horas, por no hablar de la falta de vacaciones o compensación de festivos o de nocturnidad".

Foto: EFE/Enric Fontcuberta.
Foto: EFE/Enric Fontcuberta.

Por último, la compañía también considera revisable que los taxis solo puedan coger a pasajeros en las áreas urbanas correspondientes a su licencia, sobre todo en los desplazamientos largos, ya que eso "obliga a los taxista a realizar viajes de vuelta 'en vacío' y les genera un coste en términos de tiempo y de gastos como el combustible", de modo que apuesta por restringir esas limitaciones para "hacer más competitivo y eficiente el servicio, aumentando la ratio de utilización de los vehículos y reduciendo el número de viajes en vacío". Para Julio Sanz, las consecuencias de esta medida serían "que los sitios con mucha demanda estarán llenos de taxis, y los que tienen poca demanda, vacíos. Habría mucha saturación".

Para Domínguez del Valle, varias de estas medidas pueden ser positivas, aunque ni mucho menos novedosas: "En enero de 2018, desde Fedetaxi ya propusimos el uso compartido del taxi o de las tarifas máximas y conocidas. FreeNow llega tarde". Respecto a la famosa 'flexibilización', no ve concreción alguna: "Para unos flexibilización es una cosa y para otros es otra. Mientras no se concreten las medidas, son palabras vacías y debates huecos".

Desde FreeNow, su CEO en España, Jaime Rodríguez de Santiago, defiende las intenciones de la compañía: "No hemos hecho una propuesta de medidas concretas, lo que pedimos es un análisis del impacto económico de la regulación actual para ver las posibilidades de mejora. Se trata de hacer un mapeo del terreno de juego en el que nos movemos para después detectar las deficiencias del sector y hablar, entre todos, de cómo seguir garantizando la competitividad del taxi".

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Los descuentos que acabaron en juicio

Pero este estudio no ha sido el primer foco de enfrentamiento entre FreeNow y los taxistas, que se han visto las caras incluso en los tribunales. En junio de 2016, Fedetaxi denunció a FreeNow (entonces MyTaxi) ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por supuesta competencia desleal y un mes después, ante la fusión de MyTaxi y Hailo, pidió a la CNMC que revisase la operación. Además, en 2017 la CNT subió el listón y cursó una denuncia, también por supuesta competencia desleal, en los tribunales.

¿Por qué los taxistas acusaban a FreeNow/MyTaxi de competencia desleal? El motivo estaba en los descuentos que la 'app' suele ofrecer a muchos usuarios de forma recurrente para que viajen más barato y que en ocasiones llegan a ser hasta del 50% del precio total del viaje. Ese descuento no influye en la tarifa cobrada por los taxistas, que sigue siendo la marcada por ley (FreeNow les paga la diferencia), pero muchos taxistas ven injusta la situación: si la 'app' ofrece descuentos a los pasajeros y ellos –por ley– no pueden hacer lo mismo, FreeNow acaparará cada vez a más usuarios y los taxis se verán obligados a trabajar con dicha aplicación, que posteriormente les subirá las comisiones por cada viaje. O, al menos, eso es lo que creen.

Las quejas y denuncias, por ahora, están cayendo en saco roto. El juez de los Juzgados de lo Mercantil de Barcelona negó que MyTaxi/FreeNow hiciese competencia desleal, la CNT recurrió la sentencia y la volvió a perder. De cara la ley, por tanto, los descuentos que ofrece la 'app' a los pasajeros son legales.

De lo que no cabe duda es del crecimiento de FreeNow, aunque los datos hechos públicos están cuidadosamente seleccionados. Según asegura la propia compañia, en 2018 aumentó su facturación en un 75%, pero ni pío de esos números concretos de facturación. De España tampoco se sabe la facturación, solo que en 2018 aumentó en un 45,3% sus viajes (llegando a los 6,8 millones). La filial española no ha presentado aún sus cuentas financieras de 2018 ante el Registro Mercantil, y el resumen de las anteriores dependen de los ojos que las miren: en 2017 facturó 5,4 millones de euros pero en el balance final perdió 5,7 millones, mientras que en 2016 facturó 3,5 millones y perdió 6,2 millones.

En cuanto a su aceptación por los usuarios, la compañía está de enhorabuena. Según el informe Mobility Isdigital, elaborado por el Instituto Superior para el Desarrollo de Internet (ISDI), FreeNow es el servicio digital de movilidad urbana más usado en Madrid y Barcelona, por delante de Cabify y Uber.

Sin embargo, a largo plazo las noticias no son tan buenas. El mismo informe detalla que el taxi es el quinto medio de transporte más usado en estas ciudades tras el coche privado, el metro el autobús y el tren... pero solo el noveno que más crece. ¿Cuál es el primero en crecimiento? Los VTC de Cabify y Uber: frente a un ascenso del 51% en Madrid y del 33% en Barcelona, el taxi apenas sube un 10% en Madrid y un 9% en Barcelona. Los datos tienen su lógica, ya que el uso del taxi está consolidado, pero también evidencia que su techo parece estar bastante cerca.

"Precarización... y desaparición"

Julio Sanz lo tiene claro: "Cuando FreeNow habla de 'flexibilización', todos sabemos lo que viene después. Tras la flexibilización llega la precarización, y tras la precarización, la desaparición". De hecho, desde Antaxi piden a los taxistas que no usen FreeNow: "Queremos hacer una llamada de cordura al sector, que no puede colaborar con entidades que están pidiendo la ruina de todos".

Para Emilio Domínguez del Valle, de Fedetaxi: "está claro que buscan monopolizar la movilidad multimodal en nuestro país. Otra cosa es que lo consigan, porque en algunas ciudades no será posible. Pero están muy bien colocados para tener una posición de casi monopolio o, como poco, para liderar un oligopolio de muy pocas alternativas".

"No somos enemigos de taxi, siempre hemos sido su mejor aliado frente a otras plataformas"

Por su parte, Jaime Rodríguez de Santiago, de FreeNow, insiste en las intenciones de la compañía que representa: "Puede haber voces críticas, pero también hay muchos taxistas que nos apoyan. De hecho, cada vez tenemos más que usan nuestra aplicación, más incluso que el número de taxistas que están en algunos colectivos del taxi, y que quieren que el sector sea más flexible". Él lo tiene claro: "No somos los enemigos de taxi. Habrá opiniones encontradas, pero también puntos de entendimiento. Siempre hemos sido el mejor aliado del taxi frente a otras plataformas y nuestra mano siempre ha estado tendida para trabajar juntos".

Habrá que ver cómo evoluciona todo este asunto. Mientras tanto, el sector del taxi en España sigue acumulando enemigos y citas judiciales para defender su actividad. En este caso, incluso el que parecía un aliado ha resultado no serlo, al menos a su juicio, con lo que a los taxistas españoles empiezan a acabárseles los amigos. Y ya les quedan pocos. Su lucha, parece, va a ser casi en solitario.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios