pornhub y bangbros, contra el acoso sexual

El porno más sucio de la historia: por qué los gigantes del sexo 'online' se lavan la cara

Los grandes portales y productoras de porno 'online' se involucran en la lucha contra el ciberacoso o el cambio climático. ¿Es un acto sincero o una acción de 'marketing' para blanquearse?

Foto: Pornhub ha grabado un vídeo porno en una playa sucia para concienciar sobre la limpieza de los mares.
Pornhub ha grabado un vídeo porno en una playa sucia para concienciar sobre la limpieza de los mares.

"Nosotros somos sucios, pero eso no quiere decir que nuestras playas también tengan que serlo". Con ese eslogan, Pornhub, una de las mayores webs de porno de todo el mundo, ha presentado 'The dirtiest porn ever', una campaña con la que pretende concienciar sobre la necesidad de mantener limpios los mares. Y lo ha hecho a su manera: grabando una escena en la que una pareja mantiene relaciones sexuales en una playa llena de residuos mientras diversos operarios la limpian. Además, la web ha anunciado que, por cada visita que tenga el vídeo, hará una donación a Ocean Polymers, una ONG que se encarga de mantener la limpieza de los mares.

La campaña ha llegado en fechas similares a otra igualmente llamativa: la productora de porno BangBros ha comprado el portal PornWikileaks, que suele filtrar vídeos e imágenes sexuales de mujeres famosas. Pero no lo ha hecho para reproducir dichos vídeos, sino para, literalmente, quemar sus discos duros y que el material acumulado no vuelva a ser publicado.

Este tipo de acciones no son tan nuevas como podría parecer: en el caso de Pornhub, por ejemplo, hace años que instauró Pornhub Cares, su propia línea de responsabilidad social corporativa (RSC), en la que ha promovido campañas por el sexo seguro, por la preservación de los pandas o por la escolarización, entre otras cosas. La pregunta es: ¿son sinceras estas acciones sociales? ¿Son una campaña de 'marketing' para lavar su imagen? ¿Son ambas cosas?

La unión de porno, medio ambiente y ciberacoso

Hay datos que pueden ayudar, como poco, a explicar este tipo de tendencias. El porno recibe no pocas críticas por su supuesta exhibición de conductas sexuales que, según vienen denunciando muchos colectivos feministas, denigran a las mujeres, que suelen adoptar papeles sumisos o incluso pasivos. En otras palabras, las productoras porno son acusadas de realizar material hecho casi exclusivamente para hombres y en el que el papel de las mujeres es meramente utilitarista.

¿Es cierto esto? Si miramos los datos de algunos portales, las cifras van en esa dirección. En el caso concreto de Pornhub, casi tres cuartas partes de su público son hombres. En España, de hecho, hay un 73% de hombres y un 27% de mujeres.

Teniendo en cuenta estos datos, a menudo se ve este tipo de campañas sociales como una manera de mejorar su imagen o incluso de acercarse al público femenino. Si nos fijamos en uno de los temas centrales de las campañas de Pornhub, el cambio climático, veremos que su público potencial es precisamente el femenino. Según el informe 'Pew Research Center's Spring 2018 Global Attitudes', las mujeres se muestran más preocupadas por el cambio climático que los hombres en la mayoría de países.

De hecho, un estudio realizado en marzo de este año en Estados Unidos revelaba que las mujeres (57%) son más proclives que los hombres (51%) a pensar que el cambio climático está producido por la acción humana. Es más, el porcentaje de negacionistas del cambio climático entre hombres (9%) es casi el doble que el de las mujeres (5%).

¿Fomenta el porno el acoso sexual?

En acciones como la de BangBros comprando material sexual de famosas para quemarlo surge un debate recurrente en los últimos años: ¿fomenta (o ayuda a fomentar) el porno las agresiones o el acoso sexual?

Para empezar, en 2010, el estudio 'Aggression and Sexual Behavior in Best-Selling Pornography Videos: A Content Analysis Update' se propuso averiguar si los vídeos de porno más vistos contenían algún tipo de violencia sexual. Para ello, examinó al detalle los 50 vídeos más vendidos, alquilados y consumidos. Su conclusión fue que, de las 304 escenas de sexo analizadas, el 88% incluía violencia física y el 50%, violencia verbal. En total, cada vídeo sumaba una media de 12 agresiones.

De 304 escenas de sexo analizadas, el 88% incluía violencia física y el 50%, violencia verbal. Cada vídeo sumaba una media de 12 agresiones

Ahora bien, ¿ese tipo de consumo implica el ejercicio de cierta violencia sexual? La Fiscalía General del Estado cree que sí. En el capítulo III de su memoria anual, considera que "el incremento de la violencia entre los jóvenes es muy inquietante, especialmente en los casos de delitos de naturaleza sexual ejercida en grupo. Se trata de un fenómeno que guarda relación con el uso de la pornografía a través de las redes, donde se representa a la mujer cosificada".

En España, hemos experimentado algunos ejemplos que de un modo u otro vinculan las agresiones sexuales y la pornografía. En 2018, xHamster, una de las mayores webs de porno del mundo, reconocía un preocupante ascenso en el número de usuarios que buscaban 'La Manada' entre sus vídeos. Pasó exactamente lo mismo en mayo de este año, cuando el vídeo sexual de la empleada de Iveco que se suicidó también se coló entre los más buscados de dicho portal.

En este contexto, las mujeres se consideran las principales víctimas de acoso en internet. El Pew Research Center realizó una encuesta entre adolescentes de Estados Unidos para evaluar el estado del ciberacoso. Ellas no solo habían sufrido más estas prácticas, sino que también eran las que menos las ejercían.

Y si nos centramos en el ciberacoso sexual, hay que añadir una nueva variable a la ecuación: la edad. Según una encuesta de la Unión Europea, el 20% de las mujeres entre 18 y 29 años ha sufrido acoso sexual en internet, unas cifras que descienden a medida que aumenta la edad.

"Es un lavado de cara"

Más allá de las campañas de acción social, tanto BangBros como Pornhub producen o almacenan vídeos que se alejan de dichas campañas, especialmente de la lucha contra la violencia sexual. En Pornhub, de hecho, basta hacer una sencilla búsqueda para encontrar vídeos en cuyos títulos aparecen palabras como 'violación', 'chantaje' o 'acoso'. Unos vídeos que, aunque están ficcionados, son significativos de lo que sus usuarios tienen querencia por buscar.

Dentro de la industria de contenido para adultos, hay voces tradicionalmente críticas con estas empresas que no ven con malos ojos acciones como la de BangBros, aunque con reservas: "PornWikileaks fue un sitio desagradable que puso en peligro a muchos artistas y otras personas que trabajan en la industria. Comprarlo y eliminar todos los datos fue un movimiento brillante y un signo de solidaridad con una industria estigmatizada y muy maltratada por la sociedad y los medios de comunicación", asegura la directora, Erika Lust.

La directora sueca, Erika Lust. (Foto: EFE/Carlos Zepeda)
La directora sueca, Erika Lust. (Foto: EFE/Carlos Zepeda)

Sin embargo, "es importante tener en cuenta que Bang Bros es parte de una gran red que también posee webs como XVideos.com y Xnxx.com. Empresas como la suya o el conglomerado Mindgeek [propietario de Pornhub] han logrado el monopolio y esto ha sido muy perjudicial para todos los actores de la industria", recuerda.

Anneke Necro: "Dudo que les importe el medio ambiente, es una campaña de 'marketing' aprovechando un tema que preocupa a la gente"

Una visión más crítica sobre BangBros y Pornhub tiene la actriz y directora española Anneke Necro: "Obviamente, es un lavado de cara. La industria del porno no está pasando su mejor momento, cada vez hay más gente dentro y fuera del mundillo que se cuestiona tanto el contenido que se rueda como el modelo de negocio. Dudo que realmente les importe el medio ambiente y lo veo más como una campaña de 'marketing' aprovechando que es un tema que ahora por fin empieza a preocupar a la gente".

Y es que "son estas mismas empresas las que han contribuido en gran medida a que nuestras vidas sean precarias. Han hecho que la industria del porno sea un sector en el que ni 'performers' ni la gente que forma el equipo técnico [cámaras, sonidistas, estilistas...] puedan vivir de ello, así que, sinceramente, me da igual lo que hagan luego para lavarse las manos. Creo que, si quieren hacer algo que realmente ayude a mucha gente, deberían plantearse desaparecer".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios