Solo quedan dos rinocerontes blancos

Este hombre es la última esperanza para salvar al animal más amenazado del planeta

El científico Cesare Galli, presidente de la compañía italiana Avantea, tiene entre sus manos la salvación de los rinocerontes blancos, de los que solo quedan dos ejemplares en el mundo

Foto: Cesare Galli, el científico que lidera el proyecto para salvar al rinoceronte blanco. (Foto: Avantea)
Cesare Galli, el científico que lidera el proyecto para salvar al rinoceronte blanco. (Foto: Avantea)

Los homo sapiens convertidos en dioses, capaces de acabar con una especie y de volverle a dar la vida. La codicia y la estupidez primero, la inteligencia y la solidaridad después. El rinoceronte blanco del norte desaparece y vuelve a aparecer. Y lo hace cuestionando tópicos sobre lo dañino de los zoológicos, apuntando el largo y polémico futuro de la investigación genética en el siglo XXI y construyendo una cárcel verde donde intentar resguardar a las dos últimas hembras de una especie, Fatu y Najin, escoltadas 24 horas por hombres armados.

Cesare Galli, presidente de Avantea, empresa italiana dedicada a la reproducción animal asistida, concede una entrevista a Teknautas. Su laboratorio ha sido el artífice de haber fecundado y fertilizado óvulos de las dos últimas rinocerontes blancos del norte que quedan en el planeta y haberlos implantado en rinocerontes blancos del sur con la técnica de gestación subrogada.

La primera sorpresa cuando Galli narra la historia es dónde se han conservado los dos últimos ejemplares de esta especie: "Las dos hembras pertenecen a un zoo de la República Checa, Dvur Kralove y ahora han sido trasladadas a Kenia, a la reserva Ol Pejeta. El último ejemplar macho que quedaba, llamado Sudán, murió en 2018 también en la reserva. Sin el zoológico checo todo este trabajo sería imposible", explica Galli. "Su muerte es un símbolo cruel del menosprecio humano por la naturaleza y ha entristecido a todo aquel que lo conocía", expresó cuando falleció Sudán, Jan Stejskal, director de Proyectos Internacionales del Zoológico de Dvůr Králové.

Lo cierto es que Sudán, que se hizo popular cuando sus cuidadores le crearon una cuenta en la página de citas Tinder, no para ligar sino para conseguir fondos para llevar a cambio el tratamiento de fertilización in vitro que finalmente se ha llevado a cabo con sus muestras, también viene del mismo zoológico. En 1975, él y cuatro ejemplares más de su especie fueron trasladados a la lejana República Checa y evitaron así la probable misma muerte que el resto de compañeros libres.

Fatu (derecha) y Najin (L), los dos últimos rinocerontes blancos del mundo, en la reserva de Kenia donde viven vigilados las 24 horas del día. (Reuters)
Fatu (derecha) y Najin (L), los dos últimos rinocerontes blancos del mundo, en la reserva de Kenia donde viven vigilados las 24 horas del día. (Reuters)

¿Por qué ha desaparecido el rinoceronte blanco del norte? "Porque los cazadores furtivos han acabado con ellos. Son animales especialmente dóciles que no huyen si ven al hombre", explica Galli. ¿Están seguras las dos ejemplares que quedan? "En la reserva Ol Pejeta viven vigiladas y escoltadas por soldados kenianos las 24 horas", explica el científico italiano. El millonario comercio del cuerno de rinoceronte hizo que en décadas pasadas la caza furtiva eliminara al rino blanco del norte de sus hábitat de origen en Uganda, República Centroafricana, Sudán, Chad...

Cuando saltó la alarma del final de esta especie (según el último informe de la ONU de 2019 hay en este momento un millón de especies animales y vegetales en peligro extinción) se miró a la ciencia para ver si se podía hacer algo. Antes de que murieran Sudán y Saut, el otro último ejemplar macho de rinoceronte blanco del norte que ha existido, se les había extraído semen que se había congelado. "La primera solución fue llevar a las dos hembras a Kenia, a la reserva Ol Pejeta (donde murió también el inválido Sudán tras practicarle una eutanasia) y se intentó practicar la fecundación directamente sobre Fatu y Najin. Fue imposible conseguir que se reprodujeran", cuenta Galli.

La investigadora Giovanna Lazzari, en el equipo de Galli, analiza los óvulos fecundados de rinoceronte. (Foto: Avantea)
La investigadora Giovanna Lazzari, en el equipo de Galli, analiza los óvulos fecundados de rinoceronte. (Foto: Avantea)

Es entonces cuando la empresa alemana que realizaba el proyecto conservacionista junto a las autoridades kenianas se pusieron en contacto con Avantea, especializados en este tipo de reproducción animal asistida. "Hemos conseguido fecundar siete de diez óvulos que portarán hembras de rinoceronte blanco del sur porque ni Fatu ni Najin tienen ya la capacidad de engendrar por si solas. No son fértiles, están enfermas", explica Galli.

Los primeros pasos parecen buenos, pero aún no hay garantía de haber conseguido la supervivencia de la especie. "En los próximas semanas lo sabremos. Lo normal es que de cada tres embriones, al menos uno debe dar un nacimiento", señala Galli. En el horizonte, en el futuro impredecible, una pregunta: ¿Existirá el rinoceronte blanco del norte en unas décadas? "En 20 años creo que podremos tener unas docenas de estos animales", responde el científico.

¿Existirá el rinoceronte blanco del norte en unas décadas? "En 20 años creo que podremos tener unas docenas de estos animales"

Eso siguiendo el actual camino de ingeniería genética, hay aún una vía que Galli califica como "camino más largo". "Ya hemos conseguido hacer ratones con las células Ips (Célula Madre Pluripotente Inducida, en español). Con los rinocerontes en el futuro se puede hacer lo mismo". Este es un proceso complejo en el que se crearía a través de células congeladas de los rinocerontes óvulos que fecundizar in vitro. ¿Esta técnica puede suponer el renacer de algunas especies extintas como el mamut hace miles de años y de las que hay muestras congeladas? "No, no es lo mismo. Hoy aún eso no se puede hacer. Las muestras de rinocerontes congeladas se han realizado con protocolos muy determinados. Los restos de mamut congelados y las células que pueden extraerse no. Es carne que estaba ya en estado de putrefacción", concluye el científico.

¿Debe haber zoológicos del siglo XXI?

El caso del rinoceronte blanco del norte incide también en el debate abierto sobre los zoológicos. A la vez que crece una corriente animalista que propone el cierre de espacios que enseñan a animales enjaulados y fuera de su hábitat, en ocasiones en evidente mal estado por la carencia de cuidados, crece la idea de que muchas especies tienen como única opción de supervivencia el ser llevados a lugares seguros fuera de las redes internacionales de caza furtiva. El caso del rino blanco del norte no es único y se ha dado ya con otras especies como el leopardo de las nieves o el tigre de Siberia donde se ha hecho un trabajo clave de recuperación en distintos zoológicos.

Un óvulo de uno de los últimos rinocerontes blancos del mundo es inyectado con esperma congelado. (Foto: Avantea)
Un óvulo de uno de los últimos rinocerontes blancos del mundo es inyectado con esperma congelado. (Foto: Avantea)

Según datos de la organización ecologista WWF, el negocio de la caza furtiva es de entre 8.000 y 20.000 millones de euros anuales. ¿De dónde sale la mayor cantidad de "mercancía" que sostiene ese muy rentable negocio? De los países en vías de desarrollo, donde hay enormes bolsas de pobreza, un conservacionismo natural relacionado con su falta de desarrollo industrial y una corrupción endémica que permite el tráfico de animales evitando controles.

Cuando el rino blanco del norte terminaba de ser exterminado, en Mozambique, en el Parque Nacional de Limpopo, una extensión natural del sudafricano del Parque Nacional Kruger, existía en 2013 un extraño campamento oculto de cazadores furtivos que descubrimos perdiéndonos por la foresta. En él se podían ver tiendas escondidas en medio de la vegetación, con antenas satelitales y coches 4x4 de alta gama. El kilo de cuerno de rinoceronte se vendía entonces a cerca de 40.000-50.000 dólares. Muchos de los furtivos que entraban en el Kruger y cazaban eran rangers mozambiqueños cuyos sueldos el resto de su vida no alcanzarían el valor de un cuerno. El negocio no era en todo caso sólo un problema de unos cuantos cazadores furtivos, sino todo un sistema criminal con en ocasiones herramientas y recursos muy avanzados. "La caza la lideran criminales sofisticados que en ocasiones utilizan helicópteros y armas automáticas", explicaba Joseph Okori, coordinador del programa del rinoceronte africano de WWF. ¿Cómo luchar contra esa maquinaria de caza furtiva?

Controlar el tráfico de especies, pese a algunos avances motivados por la presión internacional y por en otros casos la mejora del rentable negocio de explotar turísticamente los entornos naturales, no ha sido suficiente pare detener la sangría. Ahí es donde los zoológicos parecen jugar un papel. El zoo de San Diego, en EE.UU, uno de los mejores y más importantes de los que hay en el mundo, tiene un programa llamado Frozen Zoo que consiste en la más grande muestra congelada de cultivos de células vivas, óvulos, esperma y embriones de más de 1000 de especies, incluida una ya extinta como el po'ouli.

Investigadores del equipo de Galli trabajan en el proyecto para salvar el rinoceronte blanco. (Foto: Avantea)
Investigadores del equipo de Galli trabajan en el proyecto para salvar el rinoceronte blanco. (Foto: Avantea)

El zoo de San Diego tuvo en 2018 más de 4 millones de visitas. Juntado con su Safari Park, llegaron a las 5,5 millones de entradas vendidas. Con una media de 50 dólares por entrada, el zoo ha generado sólo en tickets 275 millones de dólares. ¿Sin esos fondos cómo se mantendrían el resto de programas de conservación? ¿Hay alternativa real sin una contraprestación económica? ¿La filantropía puede aguantar la ingente cantidad de dinero que se necesita en el conservacionismo? "Este último año, hemos incrementado el mensaje sobre la necesidad de salvar especies y pedido a la gente que nos ayude con esta tarea", explicó el presidente del zoo, Douglas G. Myers.

Noes un tema fácil de dilucidar, no todos los zoológicos tienen la capacidad ni objetivo científico de San Diego ni tratan igual a unos animales que en cualquier caso son sacados de sus entornos naturales pero, desgraciadamente, varias de las especias animales más amenazadas del planeta tienen más opciones de sobrevivir encerradas en jaulas que en plena libertad.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios