Críticas por los intereses que cobran

La tarjeta de crédito de Apple ya está aquí: así funciona y esta es su letra pequeña

La compañía empieza a distribuir su tarjeta entre usuarios aleatorios para que estos la prueben antes del lanzamiento masivo. Está soportada por Goldman Sachs

Foto: (Foto: EFE)
(Foto: EFE)

En su 'keynote' de marzo, Apple nos dejó varias sorpresas, pero sin duda una de las mayores fue el lanzamiento de su primera tarjeta de crédito, la Apple Card. Poca gente esperaba este anuncio y se acabó convirtiendo en uno de los grandes puntazos del evento, pero hasta ahora no habíamos podido ver con detalle el funcionamiento de este nuevo producto. A partir de estos días los primeros usuarios aleatorios empezarán a recibir la invitación de Apple para usar su tarjeta (sin comisiones) y también encontrar sus puntos más flacos.

Según publica el medio estadounidense The Verge, la tarjeta, que nace de una colaboración de los de la manzana con el banco Goldman Sachs, ha empezado a llegar hoy a algunos dispositivos y ya se puede conocer con detalle todo el producto. Así que es momento de ver hasta dónde llega su potencial y qué esconde su letra pequeña.

Lo primero que hay que saber es que para tenerla necesitas un iPhone con sistema operativo iOS 12.4, que en esta primera versión (pensada para Estados Unidos y que aún no se sabe cómo llegará al resto de países) se te pide tu dirección, fecha de nacimiento, nivel de ingresos y los últimos dígitos de tu número de la Seguridad Social. Esa información es suficiente para que Goldam Sachs, el banco que al final maneja todo tras Apple, decida si acepta tu solicitud (Apple asegura que no tarda ni un minuto en darte el sí, o el no).

Aunque lo parezca, los de Cupertino se afanan en asegurar que su idea no es competir con las clásicas American Express ni tarjetas similares sino que promete un acceso más amplio a todo tipo de usuarios. Obviamente ya debe ser un cliente de iPhone por lo que es un corte importante, pero vamos, que quieren que llegue a todos sus usuarios, sin distinciones.

(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Todo el que sea aprobado, y aquí viene la mejor parte, tendrá en un instante su tarjeta en el Wallet, junto al resto (se ha criticado que Apple hace lo imposible para que la coloques como la predeterminada) y podrás acceder a la interfaz creada específicamente para este producto. En este menú tendrás todos tus movimientos, la información sobre la tarjeta y algo bastante llamativo: un resumen con todos tus pagos en el que te dicen claramente dónde has comprado gracias al aprendizaje de la máquina. Es decir, verás con detalle cuánto, cómo y dónde has hecho cada pago con tu tarjeta. Además, puedes crear gráficos, aplazar tus compras y comprobar que interés se te cobrará en cada caso. Todo de forma intuitiva y vistosa.

Recompensas y opciones

Este 'software' es la base del producto, su punto más potente. Una vez configurado todo te ofrecerá tres números de tarjeta de crédito asociados a Apple Card: el número asignado a tu teléfono, el número asignado a la tarjeta física y un número virtual al que puedes acceder en caso de que compres en webs que no aceptan Apple Pay. Puedes solicitar un nuevo número virtual en cualquier momento. La tarjeta también es diferente en que no cuenta ni con fecha de caducidad ni con código de seguridad, y no tiene un número impreso. Si quieres bloquearla deberás hacerlo desde la 'app' de Wallet y podrás tanto bloquearla durante un tiempo como desactivarla por completo.

En cuanto a las recompensas por su uso son bastante variadas y se asemejan a otras campañas como, por ejemplo, cuando lanzaron Apple Pay. Si realizas una compra dentro del entorno Apple (Apple Store, App Store o iCloud incluidos) la compañía ofrece un reembolso del 3% en efectivo, si pagas con Apple Pay te llevarás un 2% en todas tus transacciones y si compras con la tarjeta física o con el número de tarjeta virtual será el 1% lo que te lleves. Ese efectivo llega a tu cuenta de Apple Pay Cash todos los días, y puedes usarlo para pagar, enviárselo a tus amigos o transferirlo a un banco.

La Apple Card física. (Foto: Apple)
La Apple Card física. (Foto: Apple)

Por último hay que saber que para recibir la tarjeta física solo hay que pedirla a través del móvil y llega por carta. Se activa y enlaza con la tarjeta virtual a través de una conexión NFC que lleva el propio sobre así que solo hay que acercar el teléfono al papel. Todo parece muy futurista y rompedor, pero también tiene puntos más flacos.

Es una tarjeta de crédito

Las grandes críticas vienen porque la tarjeta no deja de ser una tarjeta. Apple dice que tiene un grandísimo acuerdo con Goldman Sachs, que respeta la privacidad de sus usuarios y que los dos equipos trabajan codo con codo, pero es el banco el que finalmente mantiene esta tarjeta en su letra pequeña por mucho que los de la manzana lo vendan como algo propio.

Apple Card no tiene comisiones, pero sí intereses de aplazamiento (APR) que varían según la persona y el pago del 12.99% al 24,24%. Si tienes cualquier consulta es la gente de Goldman Sachs la que se encarga de solucionarlo. Es decir, que, aunque el 'software' sea puro Apple todo el entorno bancario lo sujeta su socio.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Justo ese es el gran problema que nos encontramos a la hora de la internacionalización de Apple Card. Habrá que ver cómo se puede asociar la empresa con otros bancos fuera de EEUU y adaptarse a sus reglamentos, pero no será una tarea sencilla.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios