Pueden quemarse o destrozar tu móvil

El peligro de los cargadores baratos: por qué deberías dejar de usarlos ya mismo

El uso de materiales de poca calidad y la ausencia de medidas de seguridad básicas convierte estos productos en algo bastante peligroso y problemático

Foto: Bomberos de Valladolid.
Bomberos de Valladolid.

La noticia saltaba en Valladolid a principios de julio. Los bomberos de la ciudad habían tenido que actuar en un piso de la localidad después de que un cargador de móvil explotara y acabase prendiendo el colchón que tenía al lado. El incendio no fue a mayores, pero la duda quedaba en el ambiente: ¿es un caso puntual o deberíamos preocuparnos por nuestros accesorios? Pues lo cierto es que es más normal de lo que imaginamos y el problema está, la mayor parte de las veces, en el tipo de cargador que usamos.

Es cierto que ya llevamos muchos años conviviendo con estos accesorios, imprescindibles para el uso de todos nuestros dispositivos electrónicos, pero aun así no somos conscientes de los peligros que estos albergan. Sobre todo porque muchas veces se sigue optando por adquirir modelos baratos, de marcas desconocidas y sin fijarnos en su homologación y especificaciones. Todos estos detalles son clave si queremos evitar cualquier problema con ellos, y no solo hablamos de incendios fortuitos.

“Son dispositivos conectados a la corriente, pero muchos (incluso algunos originales) cuentan con unas medidas de seguridad deficientes y pueden acabar generándonos grandes problemas ya sea con incendios en casa o afectando a nuestra instalación o a nuestro móvil”, explica a Teknautas el ingeniero técnico industrial Joaquín Galván. Según este experto, miembro del COGITIM (Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales y Peritos Industriales de Madrid), deberíamos cuidarnos mucho más antes de comprar y utilizar cualquiera de estos productos que adquirimos sin pensar. “Abaratan costes en seguridad y aunque parezcan algo inofensivo pueden acabar recalentándose y dándonos más de un susto”.

¿A qué se refiere Galván con abaratar en seguridad? Pues, por ejemplo, a que no cuentan con una toma de tierra que haga saltar los plomos cuando se sobrecalienta y hay riesgo de que explote. “Hay muchos puntos en los que suelen fallar, pero este es el más importante para mí. Sin una toma de tierra el aparato se puede sobrecalentar y explotar pues en ningún momento hace que salte la corriente. Si a esto les sumamos temperaturas altas en verano y que los fabricantes tampoco se afanan en la calidad de los materiales que utilizan, pues te haces una idea de su peligrosidad en estas fechas”. Eso es lo que suele ocurrir en casos como el de Valladolid o el de Valiña (Galicia) en 2018.

Obviamente, y aunque encontremos estos casos, la legislación europea en este caso es clara y se debe a la Directiva 2004/108/CE. En este texto se obliga a todos los fabricantes de equipos eléctricos a cumplir una serie de requisitos en sus productos. Básicamente, se trata de que cada aparato sea inmune a los problemas electromagnéticos de la red eléctrica, y a su vez no emita interferencias a través de esta. Es decir, que el equipo quede aislado del resto en lo que se refiere a ruido electromagnético.

Si un producto no cuenta con las medidas necesarias para cumplir con estos requisitos no tendrá el marcado CE y por tanto no se debería poder vender en nuestro país, pero hay ciertas artimañas para colarte un cargador no homologado. Muchos productos vienen sin marcado o con uno muy parecido (siempre que vengan de China), el 'China Export', creado para confundir al consumidor y que es casi clavado al CE. “Está claro que todo lo que entra en Europa no pasa los controles necesarios. Vamos, estamos hartos de ver los mensajes navideños en los que las autoridades nos avisan de que tengamos mucho cuidado con los juguetes que compramos. Pues en este caso debemos estar igual de atentos y usar un poco el sentido común a la hora de comprar un producto”, comenta Galván.

Más peligros de usar un cargador barato

Con la proliferación de los cargadores USB y las bases de carga independientes se ha ido generalizando tanto la compra de productos que venían sin cargador de serie como el uso de sustitutivos no oficiales. La idea que lleva a muchos a comprar estos modelos es evitar gastarse un dineral en un accesorio que aparentemente solo trae la corriente a nuestros teléfonos, pero su influencia es mucho más importante de lo que se suele pensar. Y no solo hablamos de los incendios que un mal cargador pueda provocar.

"Si usamos cargadores que tienen un voltaje superior al que soporta tu móvil podría reventar la batería, o al menos hacer que se resienta a medio o largo plazo", apunta Galván. Otro aspecto importante es el amperaje, que define la velocidad a la que puede cargar un móvil. Cuanto más alto sea el amperaje del cargador más rápido cargará el móvil pero hay que tener cuidado porque se pueden sobrecalentar tanto el móvil como el cargador completo.

En todas las baterías suelen marcar los niveles que estas pilas admiten. (Reuters)
En todas las baterías suelen marcar los niveles que estas pilas admiten. (Reuters)

Vale, ya sabemos, más o menos qué puede pasarnos con un mal cargador, pero el problema también puede estar en los cables. "Hay fabricantes que en vez de cobre usan aluminio, que no sueldan bien los conectores y que te dejan cables muy defectuosos que también pueden acabar ardiendo o reventando", comenta Galván. El experto también hace mención a la proliferación de los adaptadores para reutilizar diferentes cables creados para otros teléfonos. "Debemos tener cuidado con los adaptadores que usamos para reutilizar, por ejemplo, un cable del cargador USB-C como MicroUSB. Cada uno tiene unas especificaciones diferentes y podemos dañar nuestros dispositivos", apunta Galván.

Por último, hay que hablar de la carga rápida y es que, según Galván, estas siempre resienten los componentes. "Tanto en los móviles como en coches eléctricos, las cargas rápidas exigen mucho a las baterías y a los cargadores y hay que tener cuidado con ellas para evitar sobrecalentamientos y problemas similares. Yo mismo tengo un cargador lento en casa por si alguna noche pongo el móvil a cargar".

Puerto de carga. (M. Mc.)
Puerto de carga. (M. Mc.)

¿Qué cargador debo comprar?

Si después de leer todo esto has decidido dejar de lado este tipo de cargadores pero no sabes cuál comprar, esto te puede ayudar. Aunque el original de la marca siempre suele ser el más recomendable, hay otras opciones que pueden servirte. Eso sí, siempre mirando con atención las especificaciones.

"Lo primero que tenemos que tener claro antes de comprar un cargador es qué valores soporta nuestro móvil y las que necesitamos que soporte el accesorio. Una vez hecho esto debemos comprobar que tiene el certificado CE y ver que todo está correcto. Finalmente, si evitamos malas prácticas como tirar del cable al desconectar, dejar la base todo el día enchufada o enrollar demasiado el cable, será más difícil que tengamos algún problema", apunta Galván.

Aguardar a llegar al 0% y usar cargadores de dudosa procedencia, hábitos que acortan la vida del móvil.
Aguardar a llegar al 0% y usar cargadores de dudosa procedencia, hábitos que acortan la vida del móvil.

Cada móvil tiene sus propias especificaciones y para el cargador lo mejor es que busques algo lo más parecido al original intentando tirar, además, de marcas de renombre como Anker o Aukey, pero hay algunos puntos básicos e iguales para casi todos los móviles. En lo referente al voltaje debes saber que la mayoría de móviles y cargadores USB resisten hasta los 5V, más ya sería perjudicial y por el amperaje los valores van desde los 500 miliamperios (mA) hasta los 2.000 mA o de 0,5 amperios a 2. Ahora te toca ti decidir si vas a comprar un nuevo cargador o sigues tirando con el que tienes.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios