los gastos fijos del verano

Aunque te vayas de vacaciones toca pagar: así será tu factura de la luz según la tarifa

Los meses de julio y agosto bajan el consumo en nuestra factura de la luz considerablemente. Sin embargo, hay algunos gastos fijos que, dependiendo de la

Foto: La nevera es uno de los pocos electrodomésticos que se quedan encendidos en verano. (Foto: Unsplash)
La nevera es uno de los pocos electrodomésticos que se quedan encendidos en verano. (Foto: Unsplash)

Los meses de julio y agosto bajan el consumo en nuestra factura de la luz considerablemente. Sin embargo, hay algunos gastos fijos que, dependiendo de la tarifa que tengamos contratada, nos suponen un desembolso independiente de los días que estemos sin consumir luz.

Aunque no consumamos energía porque todos los aparatos estén desconectados, tenemos que seguir pagando la potencia de luz que contratada con nuestra compañía eléctrica. El término de potencia será el mismo cada mes y puedes comprobarlo en tu factura porque varía dependiendo de la eléctrica. Pero, en general, obedece a dos factores: la potencia contratada y el precio por el kW que tengas.

Así, según cuentan desde la comparadora eléctrica Selectra, "las compañías explican que es necesario pagar este término de forma continuada porque hay un tema de dimensionamiento de la capacidad de la red para que todo el mundo tenga a su disposición la potencia que necesite". "No pagar esta parte de la factura supondría unos costes demasiado elevados para el sistema", aclaran.

¿Cuánto bajará la factura?

Dependiendo de cuanto baje el consumo y los días de vacaciones en los que no estemos en casa, desde Selectra calculan un ahorro de entre 20 y 30 euros en la factura mensual. Así, el coste de la factura de la luz de una vivienda sería de unos 62,13 euros al mes. Un precio que bajaría hasta los 42,51 euros en el caso de estar dos semanas de vacaciones y a 31,68 euros si dejásemos de consumir durante 21 días. En el supuesto de que una familia pasara ambos meses de julio y agosto de vacaciones, el precio de la factura bajaría hasta 49,83 euros entre los dos meses.

Estos cálculos se han hecho teniendo en cuenta que de media un hogar tiene una potencia contratada de unos 4,6 kW y un consumo de unos 291,7 kWh mensuales y que, según los últimos datos del precio del kilovatio hora en el mes de junio este se sitúa en los 0,107633 euros. Además, habría que contar con el consumo residual de la nevera, el único electrodoméstico que se suele quedar encendido durante las vacaciones, el impuesto eléctrico y el alquiler del contador.

Ahorrar cambiando la potencia

Por ese motivo, dicen los expertos en consumo, es muy importante conocer los gastos fijos y la potencia que tenemos contratada porque podría ser mayor de la que realmente necesitamos. "A la mayor parte de los hogares les basta con una potencia de entre 3,3 kW y 4.4 kW", explican desde la OCU, donde estiman que se ahorran casi 60 euros al año por cada kW que se recorte.

El trámite de cambio de potencia lo gestiona la distribuidora y cuesta, según estiman las comparadoras, alrededor de 11 euros (9,04 euros más el IVA), que corresponden a los derechos de enganche, independientemente de cuánto se baje. Por el contrario, para subirla se pagan unos 45 euros por cada kW de potencia que subas.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios