REDUCÍA UNA RUTA A LA MITAD DE TIEMPO

Un atajo en Google Maps lleva a más de cien conductores a un barrizal sin salida

La aplicación prometía una ruta en la mitad de tiempo de lo normal, pero no avisaba de que era una carretera sin asfaltar y las lluvias caídas hicieron el resto

Foto: El trayecto habitual entre el centro de Denver y el aeropuerto, por la carretera Peña Boulevard (Foto: Google Maps)
El trayecto habitual entre el centro de Denver y el aeropuerto, por la carretera Peña Boulevard (Foto: Google Maps)

La tecnología ha venido para facilitarnos decenas de tareas diarias que antes eran más complicadas. Uno de los adelantos que más nos han ayudado en los últimos años es la popularización de los sistemas de navegación: primero con los GPS que se instalaban en los coches y, ahora, con la aplicación de Google Maps en todos los smartphones.

Pero la perfección no existe, ni siquiera en las máquinas, y una de las apps estrella de Google lo ha demostrado este fin de semana. Los hechos han tenido lugar en Denver, en el centro oeste de Estados Unidos, y ha provocado que más de un centenar de conductores terminaran apilados en un barrizal sin salida siguiendo las instrucciones de su móvil.

Todo sucedió en la carretera que une la ciudad con el aeropuerto, llamada Peña Boulevard. Miles de personas la utilizan a diario pero este pasado domingo 23 de junio iba a ser diferente. Quienes conducían su vehículo por esa vía e iban siguiendo las indicaciones de Google Maps recibieron la instrucción de coger un atajo para llegar a su destino.

Un barrizal sin salida

Los primeros conductores que tomaron ese desvío se encontraron con una carretera sin asfaltar que las lluvias recientes habían convertido en un barrizal. Intentaron atravesarla con sus vehículos, pero, finalmente, se quedaron encallados. Eso provocó que todos los que siguieron las indicaciones de Google Maps les siguieran y terminaran formando un atasco en ninguna parte de más de cien coches.

Connie Monsees, una de las afectadas, explica a la CNN que iba a recoger a su marido al aeropuerto: “Pensé 'quizás haya un atajo' y lo puse en Google Maps, y me dio un desvío que iba a tardar la mitad de tiempo. El trayecto era de 43 minutos inicialmente, y en lugar de eso iban a ser 23, así que tomé la salida y me dirigí a donde me dijeron”.

Connie no tuvo miedo ya que otros conductores iban por el mismo camino, por lo que pensó que era un atajo conocido popularmente: “También había otro montón de coches bajando ese camino, así que me dije 'creo que todo va bien'. Pero no iba bien". Llegó un momento en el que más de un centenar de vehículos se quedaron atrapados y atascados en mitad de la nada.

El trayecto era de 43 minutos inicialmente pero con el atajo iban a ser 23, así que tomé la salida y me dirigí a donde me dijeron

Google ha querido explicar lo sucedido por medio de un comunicado: “Tenemos en cuenta muchos factores al determinar las rutas, incluido el tamaño de la carretera y que la ruta sea lo más recta posible. Aunque siempre trabajamos para proporcionar las mejores direcciones, pueden surgir problemas debido a circunstancias imprevistas como el clima. Alentamos a todos los conductores a que sigan las leyes locales, permanezcan atentos y utilicen su mejor criterio mientras conducen".

Afortunadamente para Connie Monsees, su coche tiene tracción total y pudo superar esa difícil situación. Incluso llevó a dos personas hasta el aeropuerto para que pudieran coger sus vuelos: "Rompí el revestimiento de la rueda delantera derecha, pero otros lo pasaron mucho peor".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios