En la categoría "Logro de toda una vida"

La científica española Margarita Salas, premio al inventor europeo del año

La Oficina Europea de Patentes (OEP) anunció hoy los ganadores de su premio anual a los mejores inventores del año y la asturiana Margarita Salas se ha hecho con el galardón a toda una carrera

Foto: La bioquímica Margarita Salas. (EFE)
La bioquímica Margarita Salas. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura3 min

La Oficina Europea de Patentes (OEP) entregó hoy a la científica española Margarita Salas Falgueras (Valdés, Asturias, 1938) dos Premios al Inventor Europeo 2019 en una ceremonia celebrada en Viena. El público votó para que ella ganara en la categoría de Premio Popular y un jurado internacional seleccionó a Salas como ganadora en la categoría de Logro de toda una vida (Lifetime achievement). Durante su carrera de ya cinco décadas, Salas ha inventado una forma más rápida, simple y fiable de replicar rastros de ADN en cantidades lo suficientemente grandes como para realizar pruebas genómicas completas. Su invención es ahora ampliamente utilizada en oncología, medicina forense y arqueología.

"Margarita Salas es una pionera en el campo de la genética molecular y una referente para todas las mujeres en la ciencia”, ha dicho hoy el presidente de la OEP, António Campinos. “Su trabajo ha puesto la secuenciación de ADN al alcance de muchos más investigadores y científicos, y ha allanado el camino para nuevos avances en genética". "No concibo la vida sin investigación y espero poder seguir trabajando muchos años", ha reconocido Salas esta mañana al recibir el galardón.

Tras obtener su doctorado en bioquímica en 1963 por la Universidad Complutense de Madrid, trabajó durante tres años con el Premio Nobel de bioquímica Severo Ochoa en la Universidad de Nueva York. Luego regresó a su España natal y fundó el primer grupo de investigación en genética molecular del país en 1967 en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Madrid. Allí descubrió que un virus bacteriano llamado phi29 podía crear una enzima, conocida como phi29 ADN polimerasa, que ensamblaba moléculas de ADN mucho más rápido que las alternativas y con mucha más precisión, menos de un error en un millón de pares de bases.

GRAF1995. MADRID, 13 09 2018.- La bioquímica y bióloga molecular Margarita Salas, durante su discurso en el nombramiento doctor honoris causa en la Universidad Carlos III, en el acto de apertura del curso académico de esta universidad madrileña en Getafe. EFE Rodrigo Jiménez
GRAF1995. MADRID, 13 09 2018.- La bioquímica y bióloga molecular Margarita Salas, durante su discurso en el nombramiento doctor honoris causa en la Universidad Carlos III, en el acto de apertura del curso académico de esta universidad madrileña en Getafe. EFE Rodrigo Jiménez

Salas aisló con éxito la enzima y demostró que también funcionaba en las células humanas, marcando el comienzo de aplicaciones innovadoras para las pruebas de ADN. Por primera vez, esta replicación de alta precisión permitió obtener resultados fiables a partir de pequeñas cantidades de material genético. Esta técnica se utiliza hoy en día en la investigación médica para estudiar microbios que no pueden ser cultivados en el laboratorio. Permite a los oncólogos hacer zoom en pequeñas subpoblaciones de células que podrían dar lugar a tumores. También presta apoyo a los especialistas forenses y a los arqueólogos, ya que las cantidades de rastros de ADN recogidas en las escenas del crimen y en los sitios históricos pueden ahora amplificarse con la phi29 ADN polimerasa para identificar a las víctimas, los sospechosos e incluso a los fósiles.

Las solicitudes de patente presentadas por Salas han llevado a la comercialización de kits de secuenciación de ADN fáciles de usar. Ella y su equipo del CSIC presentaron la primera solicitud de patente estadounidense para proteger la phi29 ADN polimerasa y sus usos en 1989, y la patente se concedió en 1991; la patente europea se concedió en 1997. Otras patentes siguieron a lo largo de su carrera. Sin embargo, la patente de su método con phi29 DNA polimerasa sigue siendo la más rentable que jamás haya presentado el CSIC. Entre 2003 y 2009, representó más de la mitad de los derechos de autor de la organización, devolviendo millones de dólares en inversión a la investigación financiada con fondos públicos, y permitiendo a Salas y a su equipo hacer nuevos avances en genética.

La científica española ha utilizado su visibilidad pública para promover la investigación y fomentar la participación de las mujeres en la ciencia. "Cuando empecé mi doctorado en 1961 casi no había mujeres investigando en España", asegura Salas. "Hoy en día hay más mujeres que hombres empezando un doctorado en nuestros laboratorios."

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios