A PUNTO DE CUMPLIRSE 50 AÑOS DE AQUEL HITO

La icónica foto de la llegada a la Luna que la NASA admite que ha sido retocada

Muchos conspiranóicos aprovechan las imágenes de la llegada del ser humano a la Luna para afirmar que todo fue un gran montaje, pero la NASA afirma que solo una foto fue trucada

Foto: A la izquierda, la fotografía original; a la derecha, la retocada por la NASA. (Foto: NASA)
A la izquierda, la fotografía original; a la derecha, la retocada por la NASA. (Foto: NASA)

El 16 de julio de 1969 es una de las fechas más importantes de nuestra historia: el día en que el ser humano llegó a la Luna. Aquella misión del Apollo XI fue histórica, pues el equipo formado por Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins fue el primero en conseguir pisar la superficie lunar, reconocer la zona y tomar imágenes que han quedado para la posteridad... Pero hay una de ellas que incluso la NASA ha confesado públicamente que está retocada.

La llegada a la Luna es uno de los temas preferidos de los conspiranoicos. Son muchos los que piensan que el ser humano no llegó a la Luna y que todo fue un gran montaje de EEUU para hacernos creer que sí estuvo allí. De hecho, los argumentos más utilizados están relacionados con el análisis de fotografías: mucho se ha hablado de la bandera en movimiento, de la ausencia de estrellas o de la gravedad del polvo lunar. Y la NASA confiesa que hay una imagen que no es como la conocemos.

Se trata de la AS11-40-5903, el nombre en código de la fotografía en cuestión. Es una de las fotos más icónicas de la llegada a la Luna, en la que se puede observar a Buzz Aldrin posando ante la cámara, que tenía Armstrong en sus manos. La belleza de esta imagen no solo radica en la soledad que tiene a sus espaldas, sino en el reflejo de su visor, donde se ve a su compañero, el propio módulo lunar e incluso la Tierra, aunque no hay ni rastro de algo que debía estar.

Si nos fijamos en la imagen, encima del sistema de purga de oxígeno —la mochila que Aldrin lleva a sus espaldas— no aparece la antena que debería de tener en su parte superior izquierda —derecha, según miramos la imagen—. Pero, entonces, ¿cómo se comunicaba con sus compañeros? Muy sencillo: la antena sí existía, pero la NASA la omitió cuando dio a conocer públicamente la fotografía. Así lo reconoce en un escrito publicado en su web en el año 2005.

Según explica la NASA, el problema tiene que ver con el encuadre de la fotografía. Cuando Armstrong presionó el obturador de su cámara, Aldrin quedó en la parte superior de la misma, mientras en la parte inferior de la imagen podía verse un soporte del módulo lunar y decenas de huellas en el suelo. La imagen era bonita, pero inservible para los medios de comunicación, por lo que decidieron retocarla para dejar al astronauta en medio de la fotografía.

Para ello, decidió añadirse en la parte superior más fondo negro, mientras que se recortó por debajo y por los lados para conseguir centrar al astronauta. Pero cuando se realizó esta operación, tanto para una portada del diario de la NASA como para la revista 'Life', no se reparó en que la antena no aparecía, pues en la original no lo hacía, por lo que nadie cayó en la cuenta de la necesidad de incluirla, lo que generó especulaciones por parte de los más desconfiados.

La NASA reconoce que se añadió cielo para hacerla más estética, además de aprovechar para hacer un primer plano de la parte superior de la fotografía original, en la que sí se puede ver la base de la antena. Esta es, según la agencia espacial, la única fotografía de la llegada del ser humano a la Luna que se retocó, una manera de tratar de acabar con las sospechas y las conspiraciones 50 años después de que consiguiéramos conquistar nuestro satélite.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios