NO, NO ME HA EXPLOTADO LA CABEZA

Apple, Google, Amazon... así han sido los dos meses con todos los asistentes de voz en casa

Siri, Assistant y Alexa se intentan repartir el mercado español. Pero, ¿qué permite cada uno de ellos? En esta guía intentamos aclararte las dudas que puedas tener

Foto: El nuevo Echo Show. (M. Mc)
El nuevo Echo Show. (M. Mc)

Era uno de los 'gadgets' que tenía bastantes papeletas de triunfar en nuestro país: los altavoces inteligentes. Suena a cliché pero eso de poder pedir a un aparato apagar las luces sin levantar el culo del sofá tiene mercado en España, donde algunas de las disciplinas deportivas más practicadas son el 'sofing' y el 'zapping'. Los asistentes de voz ya se habían hecho un hueco en los teléfonos móviles pero desde finales del pasado año irrumpieron con esta nueva forma en nuestras vidas. Muchos esperan que nuestras órdenes habladas sean el día de mañana la principal herramienta, junto a nuestros 'smartphones', para controlar el futuro hogar conectado. Los gigantes del gremio ya se han volcado con esto.

De momento, a falta de que Samsung traiga a estas latitudes su altavoz con Bixby (que recientemente ha empezado a hablar castellano en sus terminales y televisiones), el tablero se reparte de la siguiente manera: Amazon con Alexa dando vida a los Echo, Google con Home propulsado por Assistant y Apple con Homepod, el refugio de Siri. Pero, la duda es...¿cuál escoger? ¿Qué es lo mejor para casa? He pasado dos meses con todos ellos en casa y aquí va una pequeña guía para ayudarte a decidir.

Echo, familia numerosa

Foto: E. Torrico
Foto: E. Torrico

Fue el último en llegar. Pero lo hizo con un carro de opciones para todos los bolsillos. Echo es una familia numerosa impulsada por Alexa, el asistente de voz de Amazon. Es más, ya cuenta con siete aparatos en su catálogo español a lo que hay que sumar todos los fabricantes que han creado máquinas compatibles. El último en llegar ha sido Echo Show, que incluye una generosa pantalla como explicaremos a continuación. Es más, de momento, ha sido el único que se ha animado a comercializar dispositivos que ofrezcan imagen y no únicamente audio.

La clave está en las 'skills' que son algo así como lo que son las 'apps' para Android o iOS. Se trata de 'soluciones' de software que desarrolllan las empresas para luego colgarlas en la 'store' de Alexa. La facilidad del proceso ha hecho que rápidamente tengan un gran número de funciones como la posibilidad de pedir pizzas, hamburguesas.... Tampoco es la panacea. La mayoría de estos pedidos de comida rápida se configuran previamente en la 'app' con tus datos de pago y luego ya puedes repetirlos con una simple voz. Es compatible con Spotify, aunque por defecto activa Amazon Music, ya que la compañía entiende que si tienes uno de estos es que también tienes interés en el paquete Prime.

Echo Show: un 'hub' para todo

Foto: M. Mc.
Foto: M. Mc.

Echo Show es el último lanzamiento de Amazon. Funciona con Fire OS y básicamente es un hub que servirá de punto central de control de la experiencia Alexa en casa. Cuenta con una pantalla LCD de 10,1 pulgadas, ocho micrófonos que hace que prácticamente se le escuche desde cualquier rincón de la casa y una configuración de audio que hace que escuchar música o ver una serie, desde el punto de vista del sonido, sea excelente. La imagen, sin embargo, deja algo que desear. Podrás hacer vídeollamadas con otros Echo Show o Echo Spot, algo que funciona bastante bien. Además al tener pantalla se puede conectar con timbres y cámaras de seguridad y manejar la imagen desde ahí.

Personalmente, el lugar donde he sacado más provecho a este dispositivo ha sido en la cocina. He podido seguir algun capítulo de Amazon Prime Video (el unico servicio), ver un resumen de noticias o seguir los pasos de una receta fácilmente. En otras estancias de la casa no le he sacado tanto partido. El mayor reto que tiene por delante, sacar provecho al formato y darle más recorrido aparte de estas píldoras de vídeo.

¿Qué otras opciones tienes?

Superficie de Amazon Echo. (M. Mcloughlin)
Superficie de Amazon Echo. (M. Mcloughlin)

  • Echo: el clásico. El tubo. Sonido más o menos solvente, aunque bastante mejorable. Ideal para iniciarse. Los micrófonos funcionan bien.
  • Echo Plus: el centro de mando. Además de ofrecer mejor sonido (bastante mejor) que el Echo, te permite hacer un 'bridge' para accesorios conectados como bombillas o enchufes. Sin cambios significativos en los micrófonos.
  • Echo Dot: El más pequeño de la familia. Una versión con un sonido menos profundo. Ideal para empezar o para extender el sistema a habitaciones secundaras. Se agradecería que los micros cogiesen mejor la voz.
  • Echo Sub: Un subwoofer. No sirve independientemente. Lo tienes que completar a alguno. Con el Plus, hacen un gran tándem musical.
  • Echo Spot: El cuqui. Tiene una pequeña pantalla. Ideal como reloj de mesa. Sonido regular, imagen limitada. Buen micrófono.
  • Echo Input: Mediante bluetooth o el conector jack para auriculares, este accesorio te permitirá convertir tu viejo altavoz en inteligente. Micrófono mejorable.

Lo bueno y lo malo de Alexa

Amazon Echo Input. (M. Mcloughlin)
Amazon Echo Input. (M. Mcloughlin)

- Lo mejor: la voz, 'skills' y ecosistema. Desde Amazon insisten en que se curraron el casting para la voz de Alexa en castellano. Y es cierto. Es el más natural de todos, aunque tiene margen de mejora. Además, la conversación resulta más fluida que con los otros dos sistemas. A esto hay que sumarle dos cosas. Por un parte el gran número de aparatos que ya son compatibles (Google Assistant también tiene un porrón, pero Amazon le ha tomado la delantera) y las skills le otorgan un gran número de funcionalidades. Más que otros sistemas.

- Lo peor: menos comprensiva. Me he encontrado que tiene menos recursos para contestar preguntas, por ejemplo, que Assistant. Puedes llamar a un Echo del sistema que tengas montado en casa -la habitación de los niños, por ejemplo- o a un grupo concreto de dispositivos. No a teléfonos fijos o móviles.

- La duda: algunos agujeros. El mayor inconveniente que me he encontrado es cuando he querido agregar objetos conectados del ecosistema de Xiaomi para controlarlos con Alexa. La skill del fabricante chino aún no está en castellano, así que tendrás que hacer un truco e instalar la app en inglés. El otro problema son las lagunas que le entran. Se activa más veces de las deseadas por error y muchas veces cuando preguntas algo y no procesa la orden no te da 'feedback'

¿Qué almacena cada uno?

La polémica saltó hace unas semanas. Empleados de Amazon, según recogía un informe de Bloomberg, escuchaban conversaciones de los usuarios. La empresa asegura que no era todo el rato, sino las interactuaciones con el sistema, y que en todo caso eran anonimizadas.

Alexa tiene un sistema de escucha pasiva. Cuando se activa el comando de voz, envía una grabación a los servidores de Amazon (donde se procesa la orden). El audio que se sube a la nube empieza un segundo antes de que hayas dado la orden. Si no se elimina, ese 'archivo temporal' se elimina. Con Google ocurre más de lo mismo y su sistema es muy similar. Tanto en el caso de Alexa como en el de Assistant puedes acceder al historial, consultar las interactuaciones y grabaciones y eliminarlas. En ambos casos puedes acceder a los audios.

Google te permite (y recopila) ver las interacciones, datos de funcionamiento  como la estabilidad del wifi y datos relativos al software y al hardware. Apple ha querido hacer de la privacidad uno de sus estándares. Cuando realizas una interactuación, genera un registro con un número identificativo. Al de tres meses, se elimina ese número asociativo, pero la grabación permanece anonimizada durante 18 meses, tiempo en el que los de Cupertino pueden hacer pruebas para mejorar el sistema. 

Google Home, el primero

Google Home, en su versión estándar. (M.Mcloughlin)
Google Home, en su versión estándar. (M.Mcloughlin)

Fue el primero en estrenarse en España. Se adelantó a Amazon y al Homepod de Apple. Se activa con el comando 'Ok, Google'. Llegó el pasado verano y ha ido mejorando progresivamente. Además de poderle preguntar, que fije alarmas, recordatorios, cuentas atrás, escuchar la radio (con TuneFM como Alexa), ... ha ido dando remates al sistema. Al principio era un peñazo que no hubiese un sistema de conversación continua. Había que decir el comando todo el rato para dirigirte a él.

Hay varias marcas como LG, Sony o Bose, entre otras tantas, que han lanzado altavoces compatibles con Assistant al mercado. Esto ayuda a paliar la carencia de dispositivos que Google ha puesto en circulación en España. A pesar de tener algunos como el Google Home Max (una bestia desde el punto de vista del sonido) o una con pantalla al estilo Amazon Echo Show pero del que todavía no tenemos señales en España.

Google Home y Google Home Mini
Google Home y Google Home Mini

Las dos opciones son por un lado el Google Home y el Google Home Mini. El primero, de mayor tamaño, ofrece un buen sonido además de contar con un panel táctil en la parte superior. Tiene un buen alcance de voz. Teniéndolo en el salón he podido pedirle que apague las luces desde la cama sin soltar un alarido. El Mini es el equivalente al Dot. Más barato, pero más limitado en sonido, alcance de los micrófonos e interactuación táctil. En este caso, este modelo básico está disponible en varios colores.

Lo bueno y lo malo de Assistant

Lo mejor: el más inteligente y la mejor 'app'. Se nota el buen hacer de Google en este sentido. Es el que más respuestas te puede ofrecer y el que más formas de pedirle las cosas entiende. La app, disponible para iOS y Android, ofrece todas las funcionalidades que ofrece el altavoz pero en el móvil. Para su móvil Pixel 3 cuenta con un cargador inalámbrico que al apoyar el teléfono lo convierte en un Google Home.

Lo peor: menos compatibilidad y menos funcionalidades. A pesar de tener un amplio rango de socios como Tado, Nest, Xiaomi, Philips está al rebufo de Alexa. La versión en castellano es una versión desnatada. En inglés, ofrece muchas más opciones.

La duda: se pueden hacer llamadas, pero a través de Google Duo. Esto obliga a tener una 'app' adicional.

HomePod: todo por la música

HomePod
HomePod

Fue el último en llegar, a pesar de que Apple lo había presentado hace tiempo. Está recubierto de tela, a excepción de la goma de la parte inferior (que le proporciona una firmeza y agarre tremendo) y la parte superior, que cuenta con una circuferencia de plástico que sirve de control táctil para subir o bajar volumen o activar la escucha de peticiones.

Es música para los oídos. Nunca mejor dicho. Su peso (los dos kilazos y medio que hemos señalado anteriormente) están justificados por la mecánica que esconde en su interior. Cuenta con un total de siete altavoces integrados para ocuparse de los agudos y también con uno dedicado para los graves. A esto hay que sumarle, un total de siete micrófonos. Seis están salpicados en todas las direcciones para que se pueda captar nuestros 'Oye Siri...' en cualquier situación (lo borda, no tienes que elevar demasiado la voz ni cuando la música está a tope).

Pero el que realmente importa es el micrófono que se encuentra en el corazón del aparato. Es el que analiza los sonidos más graves emitidos por el altavoz dedicado a ello. En tiempo real, el procesador A8 que monta (el que se estrenó con el iPhone 6 y el iPhone 6 Plus) es capaz de interpretar esa información, valorar los diferentes matices y autocalibrar esto.

No destaca como asistente. Cumple con las alarmas, recordatorios,algunas respuestas. Tiene un buen número de 'gadgets' compatibles para conectar y controlar por voz, pero no tiene la variedad que tiene Alexa. La música (y las peticiones de voz relacionadas con la música) es lo mejor que tiene.

Lo bueno y lo malo de Siri en casa

HomePod
HomePod

- Lo mejor: La integración con Apple Music y su función de manos libres. Es el que mejor entiende las peticiones de música, aunque solo se le saca partido con Apple Music. Si tienes conectado a la misma red el teléfono y el Homepod puedes utilizarlo para hacer llamadas.

- Lo peor: la limitación de Siri como asistente de voz y las limitaciones de Apple. El asistente de voz fue el primero en llegar a un móvil, pero ahora necesita una vuelta de tuerca. Spotify y otras plataformas de 'streaming' de música están capados. Puedes enviar el sonido pero pierdes la función 'smart'. Su peso, 2,5 kilos, hace que sea difícil moverse.

- La duda: El precio. 329 euros. A precio de Apple. Eso echará a muchos para atrás. Pero si eres usuario de la manzana, le sacarás gran partido.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios