PRIMERAS IMPRESIONES

El Xiaomi Mi 9 SE, a prueba: un buen móvil asequible que no llega a ser un 'chollazo'

La versión compacta del buque insignia de la marca china se estrena en España. Vuelve a ofrecer una buena calidad pero dista de esos 'rompeprecios' a los que nos tienen acostumbrado

Foto: Xiaomi Mi 9 SE. Foto: Michael Mcloughlin.
Xiaomi Mi 9 SE. Foto: Michael Mcloughlin.

A Xiaomi hay veces que también le fallan las piernas. Es lo que tiene estar sacando músculo -por no decir otro punto de la geografía humana- cada dos por tres. Que acabas por malacostumbrar a la gente. Hay veces que no aguantas ni tu propio ritmo, porque directamente es imposible. Pues eso es lo que ocurre con el Xiaomi Mi 9 SE, la versión compacta de su teléfono estrella para esta primera mitad de año. Que nadie piense que es una pájara. Sigue siendo una opción destacada dentro del enorme cajón de sastre de la llamada gama media. Es un teléfono asequible que mantiene ese mantra de prestaciones sin disparar los costes pero no es un 'rompeprecios'.

Un tamaño compacto (algo que siguen apreciando muchos en tiempos de pantallas gigantescas), carga rápida o triple cámara son algunas de sus principales bazas para convencer al personal. Se estrenó este martes en nuestro país por 349 euros para la versión de 6GB con 64GB de memoria y 399 euros para el de 128. Algo que aprieta aún más esa franja de precios, que la factoría china se ha encargado de convertir en un campo de minas para la competencia. Se pise donde se pise, vas a tener un Xiaomi con el que te comparen y eso, desde el punto de vista empresarial, es odioso. Aquí van nuestras primeras impresiones. Es bueno y barato, sí. Pero no sus argumentos son menos contundentes y aceptan más réplicas que los del Mi9 o los del Note 7.

Cuerpo compacto: +1

Xiaomi Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin
Xiaomi Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin

5,97 pulgadas de pantalla que suponen algo más del 84% de frontal. Bastantan estas dos cifras para hacernos una idea de cómo se presenta el Xiaomi Mi 9 SE. Es un terminal con un cuerpo más compacto (equivalente al de un móvil de unas cinco pulgadas) a los grandes 'hits' del momentos. Se puede manejar sobradamente con una mano algo que siempre no es posible con medidas superiores. Su peso y su grosor, de 155 gramos y 7,45 milímetros, contribuyen a esta sensación.

El acabado es cristal templado, aunque los marcos están rematados en aluminio con cubierta 'glossy'. Concretamente, Gorilla Glass 5, una versión inferior al Mi 9, que cuenta con la sexta generación de este material. Cuenta con un acabado reflectante disponible en negro o en azul marino. Dependiendo cómo impacte la luz se verán unos ligeros destellos que atraviesan la espalda del teléfono. Vamos, en línea con las modas de este año. Pero que utilice estos materiales, dista de ser un cuerpo 'premium'. Aunque comparta nombre con el Mi 9, su diseño parece más el del Note 7 Pro, con la salvedad de que aquí tenemos tres cámaras colocadas en semáforo en la parte trasera y el lector de huellas se empaqueta bajo la pantalla.

Por lo demás, un aspecto estándar con líneas bastante rectas, sin curvas ni en la espalda ni en la frontal y huellas. Muchas huellas. Este material es un imán para los dedazos. No cuenta con carga inalámbrica, así que no había impedimentos para optar por el metal. Se ha instaurado la idea de que el cristal templado es la única manera de crear un teléfono con buena apariencia y siempre no es así.

Nos encontramos con puerto USB Tipo C (1.0) en la parte inferior, así como con el altavoz, que no ofrece sonido estéreo. En la derecha tenemos los tradicionales botones. En la izquierda la ranura para la nanoSIM, que incluye dos bandejas para esto pero no para ampliación de memoria. No, no hay conector jack para auriculares. Tras desaparecer en prácticamente toda la gama alta, el debate de si mantenerlo o no también empieza a ser cuestión de terminales más asequibles.

Xiaomi Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin.
Xiaomi Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin.

Xiaomi Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin.
Xiaomi Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin.

La pantalla es una Súper AMOLED que llega coronada por un'notch' en forma de gota. Es una pantalla correcta. Ofrece una resolución Full HD+ (2340 por 1080), con una densidad de 432 píxeles por pulgada. El panel es capaz de alcanzar picos de 630 nits de brillo. Una cantidad suficiente para manejarse en casi todas las situaciones. La reproducción de colores y los ángulos de visión son correctos, aunque la pantalla emite un ligero halo alrededor del 'notch' que se hace ligeramente más visible con colores claros.

El caballo sobre el que cabalga este Xiaomi Mi 9 SE es un Qualcomm Snapdragon 712. Es el heredero del 710, un chip que vino equipado en el Mi8 SE o el Samsung A8s. Las diferencias distan mucho de ser brutales. Aseguran que la eficiencia ha mejorado un 10% frente a su predecesor, pero lo cierto, sin entrar en vericuetos técnicos, es que los cambios son mínimos.

Xiaomi Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin.
Xiaomi Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin.

Es difícil hacer un juicio del procesador y el rendimiento en tan poco tiempo pero hemos podido hacer una pequeña aproximación. No hemos notado tirones hasta tener 8 aplicaciones abiertas diferentes. La apertura de la cámara es bastante rápida, aunque no instantánea. El disparo también es bastante ligero, a diferencia de otros terminales de ese mismo rango de precio como el VSmart Active 1+. Quizás el mayor problema es el procesado de algunas imágenes con el 'modo noche' y el tiempo que tarda en mostrártelas una vez pulsas a la miniatura de la imagen en la app de cámara. Durante la configuración inicial (que ha incluido la descarga e instalación de varias 'apps' al mismo tiempo) no hemos percibido ningún cuello de botella significativo ni calenton.

El Snapdragon 712 viene jalonado con 6GB de RAM, algo de agradecer. No hay que olvidar que en los móviles que se mueven en la franja de los 200 o 300 euros la media se está situando en los 4GB. La memoria interna, como decíamos al principio, será de 64 y 128 GB. La pega es que no serán ampliables por microSD. Esto te obliga a irte a la versión de 399 si la inicial se te queda corta.

Xiaomi Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin
Xiaomi Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin

La batería es una de las cosas que más dudas me genera. Es cierto que estamos ante un procesador algo más eficiente que el 710 pero de ahí a igualar la gestión energética de un 845 -que es el que monta el Pocophone F1- hay un trecho. Creo que para usuarios un tanto intensos, 3070 mAh de capacidad les puede resultar insuficiente para pasar la jornada. Yo lo he cogido a un 60% a las 12 del mediodía y a las 7 de la tarde con un uso intenso se me había quedado en un 15%. Si lo tuviese que utilizar como mi móvil de cabecera es probable que en algún momento de la tarde tendría que enchufarlo para darle un chute de energía y no terminar el día con miedo a que se me tostase. Lo mejor, que tiene carga rápida Qualcomm 4.0. El cargador que viene por defecto es de 18W, que nos permitirá ganar bastante autonomía rápidamente.

No cuenta con GPS dual como su hermano mayor. Tampoco carga inalámbrica, como ya hemos dicho anteriormente. Sin embargo, tiene NFC, algo que Xiaomi ha quitado a algunos de sus modelos económicos más insigne como el Mi A2 y que para muchos usuarios es un 'must' para decantarse por un terminal u otro.

Xiaomi Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin.
Xiaomi Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin.

Mantiene el espíritu de su hermano mayor cuando hablamos de cámara. Ofrece una triple lente, algo atípico (con la salvedad de la gama A de Samsung de móviles de esta categoría) aunque tiene ciertos retoques frente al Mi 9. El gran angular, que tiene más amplitud, reduce su resolución hasta los 13 megapíxeles. El telefoto se mantiene en 8 megapíxeles. Estas piezas son menos luminosas. El sensor principal es el mismo, fabricado por Sony, del modelo superior. En general, es uno de sus principales atractivos. Es probablemente la mejor cámara, si se tiene en cuenta aspectos de calidad y versatilidad, que te puedas encontrar por este precio.

Especificaciones de su cámara

Triple cámara. 13 MP + 48 MP + 8MP 
Sensor RGB de 48MP, f/1.75, 1,6 micras, 4 en 1 súper pixel. 
Gran ángular de 13MP, f/2.4, 1,12 micras, 123 grados de visión.
Telefoto de 8MP, f/2.4, 1,12 micras. 
Estabilizador digital. 
Vídeo: hasta 2160p a 30 fps. 

A continuación os incluimos una serie de fotografías tomadas con terminal. Como vemos rinde bastante bien tanto en situaciones de días como de noche. El modo nocturno, que toma varias imágenes para combinarlas en una, capta bastante luz, aunque satura ligeramente algunos colores y pierde en los detalles.

El gran angular, por su parte, ejecuta una ligera distorsión en los laterales, que no se corrige automáticamente. El modo retrato, con 'bokeh' regulable a posteriori, mantiene el estilo que hemos visto en la marca. Se apaña con los recortes -siempre que no utilicemos iluminación escénica, que entonces pegará algún tajo de mal peluquero- y el difuminado gustará a unos y a otros no. Personalmente me parece que tiene un acabado un poco artificial.

El vídeo alcanza una calidad máxima de 2160p a 30 frames por segundo. En el caso de 1080p (Full HD) permite grabar hasta 60 fps. La súper cámara lenta (960 fps) se queda en calidad HD. Por su parte, la cámara frontal cuenta con un sensor de 20 megapíxeles y vídeo en Full HD.

Xioami Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin.
Xioami Mi 9 SE. Foto: M. Mcloughlin.

¿Merece la pena?

Como decimos, este no es un móvil que llegue con la etiqueta de bombazo. Cuenta con una buena cámara, pero se coloca en un rango de precios cada vez más complicado, precisamente por la propia marca china. Sigue siendo una muy buena compra teniendo en cuenta el precio, aunque hay que tener en cuenta sus limitaciones. No cuenta con ampliación por microSD, conector jack, resistencia a líquidos o altavoz estéreo.

Si optas por la versión de 128GB, ya entras en el terreno de los 400 euros, lo que puede restarle atractivo y lo metes a competir con terminales como el Mi Mix 2S e incluso el propio Mi 9, cuyo precio de salida es de 459. Pero no solo por alto tienes enemigos en casa. El Pocofone F1 es un teléfono, en términos de procesador y de autonomía, imbatible por 300 euros. El Moto G7 Plus o algún Galaxy A también se presentan como alternativa. La historia es que cuesta decir, sin temor a equivocarte, que por este precio difícilmente encontrarás algo mejor, porque incluso otros móviles de la marca te pueden hacer dudar.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios