El 'pelotazo' de los patinetes en Madrid: así se especuló (sin éxito) con miles de licencias
  1. Tecnología
1000 VEHÍCULOS EN LA CALLE ANTES DEL VIERNES

El 'pelotazo' de los patinetes en Madrid: así se especuló (sin éxito) con miles de licencias

SJV Consulting, la firma que más autorizaciones consiguió en el concurso, intentó vender la compañía por cifras astronómicas. Al no lograrlo, se ha lanzado a montar una plataforma contrarreloj

Foto: El 'pelotazo' de los patinetes en Madrid: así se especuló (sin éxito) con miles de licencias
El 'pelotazo' de los patinetes en Madrid: así se especuló (sin éxito) con miles de licencias

Raro es el reparto salomónico que guste a todas las partes. Si, además, en vez de dos o tres, son una veintena los que recibirán parte del pastel lo más lógico es que sepa a poco lo que toque y que muchos no estén a gusto con la parte del pastel que les ha tocado.

Eso es justo lo que ha ocurrido con el reparto de las autorizaciones que ha realizado el Ayuntamiento en Madrid, que fijó a cada candidato un número concreto de patinetes que tenía que tener en cada distrito. Algo que dos meses después, a apenas 48 horas de que se cumple el plazo para tener el 80% de las flotas desplegadas, se ha convertido, tal y como denuncian diferentes fuentes de la industria, en un "cachondeo" de especulación, vandalismo, pérdidas y una reducción notable del tiempo de uso por parte de los usuarios de las plataformas que ya estaban activos.

Foto: Prisas, especulación y oportunismo: "El concurso de patinetes en Madrid es un caos"

"Muchos de los problemas vienen porque en el Consistorio no se han preocupado en ver quién está detrás de cada solicitud, qué inversión tenían planeada y asegurada, qué modelo de negocio". rematan estas mismas voces. Denuncian que el Ayuntamiento, que "ha pecado de improvisación y de dar un bandazo en cada reunión", ha generado una situación que ha dado alas al mercadeo y a la especulación en el sector de los patinetes. "Aquí la gente vio que se podía dar un pelotazo como el de las licencias VTC y se lanzaron a pillar todas las que podían para luego intentar venderlas".

Fotos: Reuters
Fotos: Reuters

En las últimas semanas un desconocido se ha convertido en el gran protagonista y la comidilla del sector. Su nombre es SJV Consulting. Su nombre apareció de la nada cuando el Ayuntamiento ordenó el pasado otoño a las compañías que ya habían desplegado patinetes recogerlos y lanzó la convocatoria para conceder permisos. Esta firma, que en realidad viene del sector inmobiliario, se colocó en cabeza al conseguir 1.315 permisos.

"Su plan inicial, o al menos el prioritario, no era salir. No tenía intención de montar nada". Era vender las licencias a alguien que se hubiese quedado fuera del concurso o alguno de los gordos que quisiese engrosar la nómina". Esto lo dicen fuentes del sector conocedoras de los movimiento de Santiago Vega de Seoana Sáez, administrador único de esta empresa. En realidad, aunque figure como SJV Consulting, pidieron permiso para operar bajo la marca Wheels.

'Pseudopuja' no tan pública

Muchos han optado por un patinete ante las restricciones de Madrid Central. (C. Castellón)
Muchos han optado por un patinete ante las restricciones de Madrid Central. (C. Castellón)

Vega de Seoane inició entonces una 'pseudopuja' que, aunque no era pública, era conocida por todo el sector. "Nos ha ofrecido su empresa a todos", repiten varias voces del sector, en una frase calcada independientemente de quién la pronuncie. En ese proceso contactó presuntamente con firmas como Bird o Movo, que al obtener licencias en una segunda ronda de autorizaciones expedidas por el Ayuntamiento, ignoraron esta vía. La cifra que manejaba SJV, aclaran diversas fuentes, era superior al millón de euros, aunque esto fue "mermando según pasaba el tiempo". Su problema, al parecer, es que disponía de pocas licencias en "zonas céntricas y de alta densidad".

Incluso llegó a plantear, explican estas mismas personas, un traspaso a Cabify. En lo que no se ponen de acuerdo es en si fue Juan de Antonio, fundador y CEO de la 'startup' española, el que llamó para hacer la oferta o el que respondió la llamada de SJV.

Personas conocedoras de la situación explican también que SJV Consulting tanteó, entre otras, a empresas como Koko o RideConga para crear un frente común. "Entre ellas hubiesen sumado casi 3.000 licencias. Casi nada, el 30% del mercado". Las dos opciones que barajaban era una agrupación de las marcas bajo una misma plataforma o generar una mayor oferta "ante una eventual venta". Aunque hubo contactos en ningún caso se firmó nada "ni constituyeron ningún tipo de empresa".

Palos en las ruedas

Foto: Efe.
Foto: Efe.

Todas estas opciones se encontraron con los mismos problemas. El Ayuntamiento, aunque pecó de una "manifiesta improvisación" y ha "mirado para otro lado", colocó una serie de obstáculos que, pese a que no impiden la especulación, sí la dificultan. Las licencias no se podían vender individualmente ni realquilarlas. La única vía es vender toda la empresa. Eso complica mucho la operación porque aunque algunos estén interesados en hacerse con más permisos en zonas clave, no quieren cargar con la obligación de tener que desplegar el 80% de 'scooters' en zonas que no les interesan. "En algunos distritos nos hemos encontrado que patinete que se deja allí, patinete que desaparece o acaba roto", declara uno de estos empresarios.

Las licencias no se pueden realquilar. Hay que 'colocar' toda la empresa. Y mantener la marca

"Este sistema ha disparado la tasa de incidentes. El problema es que no era una autorización a operar. Era una obligación. No nos han dejado probar el servicio en ciertos distritos", critican. Otro problema derivado, según varias personas, es que el reparto ha propiciado que zonas de alta densidad han quedado desantendidas porque muchos patinetes han tardado en ocupar su plaza. "Durante muchas semanas ha sido muy difícil encontrarlos en muchos barrios".

Pero también hay un segundo impedimento. Hay que operar con la marca que ha sido concendida y esto afecta tanto a la venta como a las agrupaciones. Es decir, si alguien compra Koko y sus licencias, esos patinetes deben circular con este nombre y no con otro. Si uno quiere montar un sistema de agregación también debe mantener el 'naming'. "Hay que tener en cuenta una cosa: las elecciones de mayo. Nadie se la quiere jugar cuando puede llegar un equipo completamente nuevo en mayo y regular las plataformas de otra manera, que aquí no ha habido pliego sino un sistema más temporal que otra cosa".

'Wheels' divide las quinielas

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Tras el 'gatillazo' especulativo, parece que SJV Consulting se ha lanzado a una contrarreloj para conseguir cumplir el plazo del Ayuntamiento (concluye este viernes, inclusive). Todavía no ha puesto ni uno solo de los cerca de 1.000 vehículos que tienen que poner para llegar a esa cuota del 80%. "Lo tiene muy difícil. O esa es la imagen que dan. Da la sensación de haber tanteado otras vías antes de montar la plataforma y no se andaba sobrado de tiempo. No solo es comprar los patinetes, es vinilarlos y personalizarlos, asegurarte la infraestructura de recarga y de distribución...".

El gremio está expectante y, en parte, dividido. Mientras unos actores ven "prácticamente imposible" que SJV cumpla el plazo, otros ponen la mano en el fuego y están convencidos que Wheels estará antes de este sábado en las calles de Madrid. "Este es un sector tierno y en el que hay muchos intereses. Y el juego siempre no es todo lo limpio que debería ser". En Teknautas hemos intentado contactar con SJV Consulting y han sido esfuerzos en vano. No hay una dirección pública de correo o un teléfono al que dirigirse y los intentos a través de personas cercanas a Vega de Seoane han sido también infructuosos.

El sector está dividido. Por un lado los escépticos y por otro, los que aseguran que SJV saldrá a tiempo

Mientras que RideConga cierra flecos antes de poner en marcha su plataforma, la gran incógnita es Koko. Tiene 961 patinetes concedidos en la capital y otros 1.000 que poner en juego en Zaragoza tras haber ganado la concesión de la capital aragonesa. Pero no dan señales de vida. "Han pasado por problemas financieros en las últimas semanas. Es probable que esto se les haya creado un volumen que les ha desbordado", reconocen personas cercanas a esta 'start-up', con la que es imposible contactar tanto a través de los teléfonos de soporte e información de la web, el formulario o la dirección de correo. "En Madrid la única preocupación del Ayuntamiento era el mapa por dónde se podía circular o aparcar. No comprobaron la viabilidad de los solicitantes. El papel lo aguanta todo, pero la realidad no".

El desenlace lo veremos el próximo viernes. Eso sí, el Ayuntamiento parece decidido a ser severo, ya que el pasado viernes aseguró a Teknautas: "En caso de que no lo hagan, se iniciará el procedimiento para retirar las autorizaciones a las empresas que no cumplan los requisitos".

Empresas Madrid Patinete eléctrico