UNO DE LOS DEBATES MÁS DIVISIVOS EN BRUSELAS

La UE aprueba la nueva ley del copyright que regirá internet en Europa

El Parlamento Europeo ha puesto fin a uno de los debates internos más divisivos y corrosivos de toda la legislatura al votar y aprobar la nueva

Foto: Un manifestante sujeta una bandera europea ante la sede de la Eurocámara en Estrasburgo. (Reuters)
Un manifestante sujeta una bandera europea ante la sede de la Eurocámara en Estrasburgo. (Reuters)

El Parlamento Europeo ha puesto fin a uno de los debates internos más divisivos y corrosivos de toda la legislatura al votar y aprobar la nueva directiva del copyright, una nueva norma que regirá internet y que divide en partes iguales a sus detractores y a sus defensores: los primeros consideran que termina con internet tal y como lo conocemos; los segundos defienden que hace de la red un lugar más justo.

La Eurocámara lo ha aprobado con un margen no muy amplio de 348 votos a favor y 274 votos en contra, un resultado algo ajustado porque los eurodiputados estaban tremendamente divididos respecto a qué opción aprobar.

La campaña en ambos lados de las trincheras ha sido muy activa, pero desigual. Por ejemplo, mientras eurodiputados favorables a la medida han recogido firmas de artistas que se verían beneficiados por los cambios en las normas, Google, a través de su plataforma Youtube, ha hecho una comunicación muy activa advirtiendo de las consecuencias de los artículos más polémicos. A esa campaña se ha unido Wikipedia, que durante los últimos días cerró temporalmente sus páginas en Alemania, República Checa, Dinamarca y Eslovaquia en forma de protesta.

Por un lado y por el otro los lobbies han apretando hasta el último momento. De hecho, en la noche del lunes Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, pidió que cesaran las presiones sobre los eurodiputados y que se les dejara votar en libertad este martes.

También la noche previa a la votación el Partido Popular Europeo (PPE), Socialdemócratas y Liberales (ALDE), tres de las cuatro principales familias europeas del hemiciclo, pidieron a sus eurodiputados que votaron a favor de la nueva norma, lo que hacía ya previsible una victoria en el Pleno de este martes. Sin embargo no hay unidad de acción, y el debate ha sido tan divisivo que delegaciones a uno y otro lado del debate se han saltado las indicaciones de su partido.

Activistas a favor de la reforma del copyright ante la sede del Parlamento en Estrasburgo. (Reuters)
Activistas a favor de la reforma del copyright ante la sede del Parlamento en Estrasburgo. (Reuters)

Alex Voss, eurodiputado alemán que ha liderado el dossier en la Eurocámara, ha defendido este lunes en el Pleno que la aprobación de la nueva ley es una cuestión “decisiva” porque consiste en actualizar la norma de copyright que data del 2001 a “la era digital”.

Mariya Gabriel, comisara de Economía y Sociedad Digital, ha señalado que es un “momento clave” para la economía digital de Europa pero también para la cultura de la Unión Europea. “Es un objetivo común: adaptar las normas del copyright al siglo XXI”, ha asegurado la comisaria ante el Pleno antes de la votación. Antes de que los eurodiputados dieran luz verde a la medida, Gabriel ha mandado un mensaje a los miembros del parlamento: “Todos los actores, todos los autores nos están mirando, y desean que Europa cumple con sus promesas”.

Julia Reda, eurodiputada alemana y una de las cabecillas de la oposición a la nueva norma, también ha hablado ante el Pleno antes de que se celebrara la votación, criticando cómo se ha estado abordando el debate: "Nunca ha habido una protesta tan amplia contra una directiva europea, y nunca ha habido una protesta tan ignorada por esta cámara, incluso los votantes han sido bombardeados con desinformación en vez de abordar la crítica”.

El texto aprobado es el que los negociadores de la Eurocámara lograron cerrar con los Estados miembros en febrero en una reunión que duró 12 horas en una habitación de la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo. “Este acuerdo es un paso importante hacia la corrección de una situación que ha permitido a algunas compañías ganar enormes sumas de dinero sin remunerar adecuadamente a los miles de creativos y periodistas que trabajan”, aseguró entonces Voss.

Alemania es el país más activo en su reacción contra la nueva norma, y alemanes son los principales eurodiputados que se han opuesto a la directiva. De hecho las manifestaciones contra esta norma son más que habituales, y unos 150.000 alemanes salieron a la calle para protestar contra la nueva norma.

La mayoría de las críticas se centran en el artículo 13. Sus impulsores celebran que sirve para remunerar el trabajo de los creadores, mientras que sus detractores señalan que tiene más limitaciones que ventajas, y que además solo beneficia a las grandes asociaciones de autores pero no así a los pequeños creadores.

Un grupo de diputados alemanes, entre los que se encuentra Reda, ha anunciado hoy que han recogido 5,1 millones de firmas para que se eliminan tanto el polémico artículo 13 como el 11. Detrás de esta petición también ha estado la líder de Los Verdes, la también alemana Ska Keller.

Plataformas como Youtube serán responsables de los contenidos que se suban en la Unión Europea, y tendrán que obtener licencias por parte de las personas que tengan los derechos de determinados contenidos. Según la compañía de Google esta operación sería demasiado costosa, y los detractores de esta norma consideran que las pequeñas empresas no pueden contar con algoritmo como el que tiene Youtube para frenar los contenidos antes siquiera de que se suban.

Logotipo de la plataforma Youtube. (Reuters)
Logotipo de la plataforma Youtube. (Reuters)

Pero ha habido un largo camino desde el primer borrador de propuesta del Parlamento Europeo y el que hoy ha sido aprobado por el Pleno. En el primero las restricciones del artículo 13 eran mucho mayores, y a día de hoy el texto señala que las plataformas deben hacer “todo lo que puedan” para frenar contenidos que estén protegidos por derechos.

Respecto a las preocupaciones de los detractores sobre los problemas para las pequeñas y medianas empresas, el último borrador de la norma flexibiliza los requerimientos para estas compañías, de forma que la directiva no aplaste los intentos por innovar en Europa, que es, precisamente, uno de los problemas más graves que afronta la UE.

Sin embargo esta norma tiene la excepción de los contenidos que se suban a la red con la intención de “caricaturizar” o “parodiar”, y eso cubre a los memes, uno de los elementos que más se repitió durante toda la campaña. Los favorables a la medida llevan meses precisamente utilizando memes para su campaña a favor de la nueva norma, para demostrar así que este formato no quedará prohibido con la nueva directiva.

No solo se tendrá que pagar a creadores que generen contenidos en redes como YouTube, también se deberá remunerar a las empresas periodísticas cuando los agregadores de noticias utilicen artículos. Están a salvo fragmentos pequeños de piezas periodísticas, y los ciudadanos sí podrán compartir artículos. Google News, sin embargo, debería pagar una licencia por la que amenaza con abandonar Europa.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios