Tercera sanción de la UE a Google

Palo de Bruselas a Google: le multa con 1.490M por abusos en su negocio publicitario

La Comisión Europea (CE) ha impuesto una multa de 1.490 millones de euros al gigante tecnológico por abuso de posición dominante en su negocio publicitario

Foto: El CEO de Google, Sundar Pichai. (Reuters)
El CEO de Google, Sundar Pichai. (Reuters)

Nuevo tirón de orejas a Google. La Comisión Europea (CE) ha impuesto una multa de 1.490 millones de euros al gigante tecnológico por su negocio publicitario. En concreto, la sanción viene a raíz de abusos de su posición de dominio en el mercado de la publicidad en línea a través de su servicio AdSense for Search.

Se trata de la tercera sanción -y la menos cuantiosa- que inflige Bruselas al gigante tecnológico en menos de dos años por incumplir normas comunitarias antimonopolio. La misma se debe a que impuso "cláusulas restrictivas" en contratos con páginas web de terceros que impidieron a sus rivales emplazar en ellas sus propios anuncios relacionados con búsquedas.

Google es el principal actor en este campo de la publicidad online, controlando más del 70% entre 2006, cuando comenzó el sistema, y 2016. Y Bruselas considera que la empresa norteamericana se aprovechó de esta posición para abusar y reforzarse, y sus acusaciones se basan en tres pilares.

Vestager ha señalado que Google “se ha protegido de la presión competitiva mediante la imposición de restricciones contractuales anticompetitivas”. “La mala conducta duró más de 10 años y negó a otras empresas la posibilidad de competir por los méritos e innovar, y a los consumidores de los beneficios de la competencia”, ha explicado la comisaria danesa.

(Reuters)
(Reuters)

El primero es que en 2006 Google incluyó una clausula de exclusividad a sus contratos, es decir, que las webs que utilizaran el sistema de AdSense tenían prohibido situar anuncios de competidores.

En segundo lugar, desde marzo de 2009, Google comenzó a reemplazar las clausulas restrictivas con lo que denominó “Ubicación Premium”: obligaba a las webs que utilizaban este sistema a reservar los mejores espacios en sus páginas para los anuncios de Google, además de establecer un número mínimo de anuncios de Google. “Como resultado, a los competidores de Google se les impidió colocar sus anuncios de búsqueda en los sitios más visibles y en los que se clica”, explica la Comisión Europea.

Por último, a partir de marzo de 2009 Google incluyó en sus contratos cláusulas que daban a Google poder para dar su visto bueno a cómo las webs mostraban anuncios de los competidores, de forma que la compañía norteamericana podía decidir el tamaño de los anuncios, el color o dónde se situaban.

Bruselas explica que, de esta forma, Google primero estableció obligaciones que evitaban a los competidores situar ningún anuncio en webs principales, y que luego comenzó con una estrategia de “exclusividad relajada”. Fue en 2016, cuando la Comisión Europea inició su investigación en profundidad sobre el sistema de publicidad de Google cuando la compañía norteamericana terminó con sus cláusulas abusivas.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios