mark zuckerberg también tiene competidores

Hay vida más allá de Facebook, WhatsApp e Instagram: alternativas al "enemigo nº 1"

Telegram para tener las mejores (y más secretas conversaciones), Viber para olvidarse de Skype, TikTok para aprovecharse de sus filtros y pantallas partidas…

Foto: (iStock)
(iStock)

La imagen de Facebook vive desde hace meses su peor momento. Para muchos se ha convertido en el enemigo número uno por sus problemas con la privacidad, y mucha gente está huyendo de ella. Con WhatsApp, propiedad ahora de Mark Zuckerberg, pasa algo similar. Aun así, las dos aplicaciones siguen estando entre las más descargadas de todo el planeta. Pero hay vida más allá de ellas. Tanto si preocupa la privacidad y la seguridad como si hay ganas de alejarse de lo masivo, hay otras ‘apps’ con una buena cantidad de usuarios que son la alternativa perfecta.

Algunas compiten por el segundo puesto de popularidad, como Telegram en el apartado de mensajería, y otras destacan por su éxito en un rango de edad, como TikTok entre los adolescentes. Te contamos cuáles son los mejores servicios y por qué debes usarlos.

Telegram: la ventaja de sus chats

Telegram (iOS, Android y Windows Phone) no es solo una de las ‘apps’ favoritas dentro de Podemos. Esta aplicación de mensajería es la alternativa de WhatsApp más conocida porque, desde su lanzamiento, se ha distinguido por tener un cifrado mejor de sus mensajes. Pero no es la única razón: los chat secretos y el atractivo de sus canales son razones más que justificadas para que te la descargues.

En WhatsApp no existen los llamados chats secretos. Este tipo de conversaciones es uno de los grandes atractivos de Telegram, ya que permite tener conversaciones con mensajes que se autodestruyen en segundos o hasta en una semana. Para generar uno de estos chat secretos, pincha en las tres barras de la izquierda y selecciona ‘Nuevo chat secreto’. Te aparecerán todos tus contactos. Selecciona aquel con el que quieras crearlo y se generará automáticamente. Ahora, en la conversación, en los tres puntos de la derecha, ve a ‘Establecer autodestrucción’, donde decidirás cuánto tiempo tiene que pasar después de la lectura para que el mensaje se borre.

Otra de las ventajas de Telegram, como decíamos, son sus canales. Parecidos a las listas de difusión de WhatsApp, con ellos las personas se suscriben a tu contenido, pero sin necesidad de que te den su número de teléfono: solo tienen que conocer el enlace del canal, y ni siquiera ven el número de teléfono de otras personas del canal, como ocurre en los grupos de WhatsApp. Ojo, Telegram también tiene grupos para que hables con amigos, familiares… son dos cosas distintas.

Si quieres crear un canal, ve a las tres barras laterales y pincha en ‘Nuevo canal’. Ponle un nombre, una descripción y una foto. A continuación, selecciona si quieres un canal público (aparecen en la lupa de la ‘app’) o privado (solo se podrán sumar quienes tengan el enlace). También puedes personalizar el enlace permanente, que facilita encontrar el canal si este es público (si es privado, se generará uno de forma automática). Si seleccionas un canal privado, a continuación podrás añadir a tus contactos.

Otra de las ventajas de Telegram frente a WhatsApp es que cuenta con versión web independiente de un dispositivo móvil. Es decir, no tendrás que vincular y mantener conectado tu terminal al navegador para recibir y conectar los mensajes. Tan solo tendrás que introducir un código que llegue a tu móvil (bien a la ‘app’ si la tienes descargada o bien a un SMS) y una vez hecho podrás disfrutar de la plataforma hasta que cierres sesión o borres el historial. En este caso, deberás insertar un nuevo código de nuevo. El único inconveniente de la versión de navegador web es que en ella no se pueden leer ni crear los chats secretos. Además de esta versión web, hay ‘apps’ para macOS, Windows y Linux 64 bit y Linux 32 bit.

Una vez recibas el código en tu móvil podrás usar Telegram Web en tu navegador. (Imagen: José Manuel Blanco)
Una vez recibas el código en tu móvil podrás usar Telegram Web en tu navegador. (Imagen: José Manuel Blanco)

Kik Messenger: no hay números

Si lo que quieres es conocer a nuevas personas (por ejemplo, seguir con la conversación que has comenzado en Tinder, en Grindr o en foros y Meetups), pero no quieres dar tu número de teléfono todavía, puedes dar tu nombre de usuario en Kik Messenger (iOS y Android), un chat parecido a WhatsApp muy popular también en todo el mundo precisamente porque no dependemos de dar una información más sensible como el número personal. Además de mensajes, puedes mandar imágenes o vídeos tomados en ese instante. También tiene un archivo de GIFs para compartir. También se pueden crear grupos de conversación públicos o privados.

Imagen promocional de Kik, con el código que conecta usuarios. (Imagen: Play Store)
Imagen promocional de Kik, con el código que conecta usuarios. (Imagen: Play Store)

Es tal su falta de dependencia de los números de teléfono que también puedes agregar a personas a través de una especie de códigos QR. Si conoces a alguien en una fiesta o en las vacaciones, escanea su código QR con tu cámara (Instagram ya tiene una función parecida) y os convertiréis en amigos.

Por último, Kik Messenger tiene bots para jugar a, por ejemplo, el tres en raya, conocer las últimas noticias o saber trucos de maquillaje. O sea, que te aporta la oferta de entretenimiento que no tiene WhatsApp.

Así se juega al tres en raya en Kik. (Imagen: Kik)
Así se juega al tres en raya en Kik. (Imagen: Kik)

Viber: llamadas gratuitas

Hacer llamadas gratuitas es muy fácil con Skype, como ya sabemos desde hace más de una década, pero también es posible con WhatsApp, Telegram o Hangouts. Sin embargo, si nuestros destinatarios no tienen estas ‘apps’ instaladas o desconocemos sus números de teléfono o nombres de usuario, la situación se complica. Pero si nosotros tenemos Viber, no supondrá ningún problema contactar con ellos.

Disponible para móvil (iOS y Android) y para escritorio (macOS 10.11 y posteriores y Windows, aunque hay también para versiones anteriores de estos sistemas operativos y para Linux), con Viber hacemos llamadas gratuitas a través de wifi o datos a aquellas personas que también tengan instalada esta aplicación. Pero si no la tienen, también podemos llamar a sus números de teléfono. Sin embargo, en estos casos sí que tendremos que pagar.

También funciona como ‘app’ de mensajería, así que tienes una razón más para desinstalarte WhatsApp o Facebook Messenger. Cuenta con mensajes de texto, GIF, grupos (¡de hasta 100.000 personas!)… Por último, Viber está vinculado con YouTube, Giphy o Spotify, de forma que puedes buscar y luego compartir enlaces en estos servicios.

TikTok: la ‘app’ de moda

TikTok (iOS y Android) es una de las aplicaciones de moda. Y con razón. Esta ‘app’ china nació en 2016, y más tarde se integró con Musical.ly, un servicio de vídeos musicales de la que bebe gran parte de su espíritu y que en aquel momento tenía más de 200 millones de usuarios activos. A mediados de 2018 ya eran más de 500 millones. Según el informe ‘State of Mobile 2019’ de App Annie, fue la cuarta aplicación más descargada en iOS y Android en España durante 2018, por delante de Netflix y por detrás de WhatsApp, Facebook Messenger e Instagram.

Hoy TikTok sigue triunfando en un nicho muy concreto, en el de los adolescentes o muy jóvenes. Y no lo hace por su mayor privacidad o cifrado de datos: lo hace porque ofrece funciones mejoradas de las ‘stories’ de Instagram. Si en las ‘stories’ podemos añadir GIF, encuestas o canciones de Spotify a imágenes y vídeos, en TikTok podemos hacer lo mismo y mucho más.

La función principal de la ‘app’ china es compartir vídeos de hasta 15 segundos, con sus correspondientes etiquetas encabezadas por almohadilla y una variedad de filtros y ‘stickers’ (incluida pestaña exclusiva para ponérselos a nuestros gatos) que ya quisiera para sí Instagram. Pero además, tiene otras funciones exclusivas. Por ejemplo, ‘playbacks’: la canción empieza a sonar y tú te grabas como si la estuvieras interpretando. En este caso, puedes hacer grabaciones en pantalla partida (haz un dúo contigo mismo) o añadirles recursos en 3D (pañadirle al vídeo un oso bailarín?). Y todo con una pequeña herramienta para editar los vídeos antes de publicarlos.

Otra función de vídeo muy atractiva es Reactions, que consiste en grabar la reacción que tenemos viendo uno de los vídeos que ya están subidos:

No es necesario crear una cuenta para disfrutar de los vídeos de TikTok, pero sí será necesario para subirlos o interactuar con ellos (dejar un comentario, por ejemplo). Además, al crear la cuenta se multiplican las posibilidades de compartir el vídeo: clásicas como WhatsApp, por ejemplo, pero también en un SMS. Incluso los podemos guardar en una carpeta interna de nuestro dispositivo móvil o convertirlo a formato .gif para después usarlos como queramos.

Tor Browser y Onion: navegadores privados

Si temes que Chrome o Google, o algún pirata informático, vigile tu navegación por internet, descarga la ‘app’ Orfox. Es un navegador web recomendado por The Tor Project, uno de los proyectos mundiales más difundidos de privacidad en internet, conocido por su herramienta para navegar de forma anónima y sin censuras.

Pero hace unos meses, el propio proyecto lanzó su nuevo navegador, Tor Browser for Android, que ahora se encuentra en fase alfa. Para funcionar, todas nuestras búsquedas, URL… pasan por la pasarela de Tor, de forma que, en teoría, la privacidad y el anonimato son máximos. Una vez se publique la versión definitiva, este será el navegador principal de The Tor Project.

Si usas un teléfono iOS, entonces tu alternativa es Onion, un navegador ‘open source’ que también funciona con la tecnología de Tor. El fin es el mismo: navegar con privacidad y seguridad, evitando al mismo tiempo la monitorización de lo que haces.

Otro navegador que cada vez es más popular y que también te puedes instalar para alejarte de lo ‘mainstream’ y evitar la monitorización es DuckDuckGo, disponible tanto para Android y para iOS, y que es conocido sobre todo por su buscador, que usan aquellas personas que recelan de Google.

Snapchat: la aplicación resiste

Cuando Snapchat hacía furor por sus publicaciones con filtros que se mandaban a una lista limitada de usuarios y se autodestruían en segundos, Facebook quiso comprarla. Una adquisición milmillonaria a la que su fundador, Evan Spiegel, se negó. Facebook contraatacó copiando esta utilidad para sus ‘stories’. El golpe fue duro, pero Snapchat sigue ahí (iOS y Android). De hecho, fue la octava ‘app’ más descargada en todo el mundo en 2018, según App Annie, y se coló en el ‘top 10’ de Argentina, Australia, Canadá, México o Francia. En este último país, fue la quinta con más usuarios mensuales activos, por encima de Shazam, Amazon o Netflix. Si no quieres saber nada de Zuckerberg y sus ‘apps’ y tus amigos siguen en la ‘app’ del fantasma blanco, puedes apostar por ella para tus mensajes efímeros.

En Snapchat se puede chatear con otras personas, pero también recibir información de nuestros intereses y comprobar en un mapa quiénes están cerca. Desde octubre del año pasado, además, sus máscaras se pueden usar no solo en personas, sino también en gatos, los reyes animales de internet.

En definitiva, las razones para usar estas alternativas son enormes: miedo a la monitorización o a la falta de privacidad, huir de lo más popular… Nuestras alternativas también tienen un buen puñado de descargas y usuarios, aunque no tengan tanto bombo como las otras. Ahora solo queda que encuentres en ellas lo que buscas.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios