LA JOYA DE LA CORONA

Samsung Galaxy Fold: este móvil plegable (por fin) no es un experimento

Los surcoreanos desvelan todos los detalles de su 'smartphone' más innovador. Plegado ocupa 4,6 pulgadas y se convierte en una table de 7,3", con 5G y seis cámaras. Eso sí, no es barato

Foto: Foto: Samsung.
Foto: Samsung.

El pasado CES de Las Vegas, Royole, un desconocido fabricante chino, se plantaba allí con un invento que se llamaba FlexPai. Era el primer móvil flexible (o con pantalla plegable) que se podía comprar. Aquella experiencia fue terrible. Por mucho que lo pintasen como la gran tendencia de este curso, hasta el más creyente hubiese dudado de sus convicciones al ver ese 'cacharro' con más peros que otra cosa. Si aquello era el futuro, que parase el tren que yo me bajaba. Aquella mala sensación ha desaparecido por completo este miércoles. Samsung lo ha borrado de un plumazo. Cinco minutos han bastado. El tiempo que ha pasado desde que ha comenzando la presentación hasta que se ha visto sobre el escenario el Galaxy Fold: el móvil más excéntrico, futurista y caro de la casa.

El resumen es claro: por fín tenemos ante nosotros un móvil plegable que no es un experimento. En realidad, podemos hablar de un '2 en 1'. Cuando está plegado es un terminal móvil al uso. Cuenta con una pantalla externa de 4,6 pulgadas de diagonal. La trasera no tiene nada. Al abrirlo se despliega de su interior un panel de 7,3 pulgadas. Una mini tableta en condiciones. Esta pantalla flexible es mucho más fina que una tradicional. Hasta un 50%. Para protegerla se ha recubierto con una película de polimero.

Foto: Samsung.
Foto: Samsung.

La demostración que han hecho durante el evento celebrado en San Francisco han dejado ver que el 'software' está más que refinado para evitar que las transiciones al abrir y cerrar este Galaxy Fold den al trasto con la experiencia. Funciona con Android Pie, que llega recubierto por One UI, la capa de personalización de Samsung. Cuando pasas de un modo a otro, las aplicaciones están en el mismo punto que lo dejaste. Eso sí, cuando lo tienes completamente desplegado dispones de un espacio muy generoso para poder utilizar varias aplicaciones al mismo tiempo. Hay que dar la bienvenida a la multitarea real.

Seis cámaras y dos baterías

Otro de los retos era el de las cámaras. El ZTE Axon M, el primero que se atrevió con algo así, optó por una única cámara que hacía las veces de delantera y trasera. Un sistema similar al de Royole. Aquí Samsung ha salpicado cada una de las caras con sensores. En total hay seis cámaras. Tres en la parte trasera. Dos en la pantalla interior y una en el exterior. Es decir, lentes para todos los ángulos.

Foto: Samsung.
Foto: Samsung.

El procesador que moverá este teléfono es el mismo que el de los S10. El Exynos 9820. Eso sí, la RAM será de 12GB, igualando así el modelo más elevado del S10 Plus. La memoria interna es de 512 GB. ¿Y las pantallas? Pues bien la de 7,3 ofrece una Dinamic AMOLED resolución de 2048×1536, mientras que la de 4,6 se quedará con una Super AMOLED con resolución Full HD+. Si hay doble pantalla, también doble batería. En total suman 4.380 mAh y puede compartir energía con otros teléfonos de la misma manera que el S10.

No habrá que esperar una eternidad para que llegue al mercado. A finales de abril. Eso sí, esta joya, tecnológicamente hablando no es barata. Más de 1.700 euros al cambio. De momento no hay fechas para España. Quizás en lo comercial, si que sea un experimento por muy válido que sea su desarollo.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios