Vippter no logra remontar tras años de problemas

Tráfico comprado y demandas por impago: lío en el Facebook español para vips

Vippter, la red social para famosos nacida en 2016, atraviesa su momento más delicado tras 3 millones invertidos por los Cortina. Es la historia de la cruda realidad de emprender en España

Foto:

Dos gallegos expertos en apuestas deportivas. El nieto de Vicente Calderón. El hijo del empresario Alberto Cortina (y ex de Alicia Koplowitz). Y una directiva que "chatea con Bill Gates". Es el inusual cóctel que ha dado lugar a Vippter, una 'startup' española nacida a finales de 2016 con el objetivo de convertirse en una especie de Facebook de famosos, en un rincón virtual donde seguir la vida de modelos, futbolistas, cantantes o actores y escribirles, pero "sin criticarles". Los planes de la empresa eran tan desmesurados que hasta dentro había dudas: 600.000 usuarios y un millón en ingresos en solo un año. Las previsiones no solo no se han cumplido, sino que ahora el dueño de la red social, Pedro Ernesto Cortina Koplowitz, en pleno intento de reflotar la compañía tras invertir tres millones de euros, se enfrenta a una demanda de los cofundadores por supuesto impago.

"Mira, el plan era el siguiente: los gallegos ponían la parte técnica y la estrategia, yo los contactos con 'celebrities' y Cortina el dinero. Arrancamos muy bien, llegamos a tener unos 530 famosos que, sin cobrar un euro, aceptaron salir en la web y publicar contenido. Pero eso dura poco tiempo. El plan de negocio que hicieron desde Galicia fue tan exagerado e irreal que se vino todo al traste", explica a Teknautas Gonzalo Calderón, uno de los tres cofundadores y nieto del histórico presidente del Atlético de Madrid, Vicente Calderón. "Ahora a mi encima me deben dinero".

Gonzalo acaba de presentar una demanda contra Vippter y Your Telecom, sociedad controlada por los hermanos Pedro y Alberto Cortina (hijos de Alberto Cortina Alcocer) y dueños del 95% de la red social, por supuesto incumplimiento del acuerdo económico con el que se prescindió de los servicios de Calderón. En la demanda, a la que ha tenido acceso Teknautas, se detalla que los hijos de Cortina se niegan a pagar el acuerdo previo de 120.000 euros (60.000 ya abonados) más un 3% de los beneficios en caso de venta final. Calderón ha denunciado también a los Cortina ante la Inspección de Trabajo porque en sus dos años al frente del proyecto nunca se le dio de alta en la Seguridad Social. "Y no soy el único en esa situación", señala en el escrito, admitido a trámite y con juicio fechado para marzo de 2020.

La demanda es solo el último episodio de un culebrón de desencuentros entre los tres cofundadores y su socio inversor, Pedro Cortina, que en el fondo dibuja muy bien la cruda realidad de emprender en España. ¿Cómo se ha llegado hasta aquí? La culpa la tuvo un partido de la NBA en 2016. "Estábamos en San Francisco para ver una final. Allí un amigo común [el periodista deportivo Antoni Daimiel] nos habló de Gonzalo y nos puso en contacto. Él estaba interesado en temas de apuestas, pero poco a poco empezamos a dar forma a algo mayor", explica a Teknautas Adrián Rodríguez, uno de "los gallegos". El otro es Daniel Fernández. Ambos son también dueños de Betmedia, una agencia de marketing digital con sede en Oleiros (A Coruña) centrada en apuestas online que trabaja con medios como AS o La Voz de Galicia.

Ese "algo mayor" acabó llamándose Vippter. La idea, sobre el papel, parecía tener sentido: juntar a varios cientos de famosos para atraer a cientos de miles de usuarios, tal vez millones, y, a su vez, a marcas interesadas en invertir en publicidad. La realidad fue mucho más caprichosa. "El plan de negocio inicial que montaron los gallegos era como el cuento de la vieja. Ellos decían: si tenemos a 100 vips que suman en total 50 millones de seguidores en otras redes sociales, entre Instagram, Twitter, Facebook y demás, me van a acabar trayendo un porcentaje de tráfico, entre un 2% y un 3%, y eso se va a transformar en una venta de publicidad basada en CPM [coste por mil, lo que cuesta mostrar un anuncio a 1.000 usuarios]. Todo muy bonito, pero al final en lugar de un 2% nos llegaba un 0,05% o muchísimo menos", cuenta Calderón.

Daniel y Adrián niegan que el plan inicial fuera exagerado. "El 'business plan' lo aprobaron todos los socios. Esperábamos que con todos esos VIPs los ingresos por publicidad llegaran antes, pero no fue así. Nos habíamos comprometido a una serie de pagos con ellos a cambio de que publicaran contenido. Comenzaron a reclamar el dinero pactado y ahí llegaron los primeros problemas", explica Daniel. Corría marzo de 2017. Entre los VIPs de esa primera hornada figuraban nombres como Jordi Alba, Fernando Torres, Paula Echevarría e incluso acuerdos internacionales con Paris Hilton o Brian Adams.

Durante el 2017 el negocio fue empeorando hasta un punto insostenible: o entraba más dinero fresco o la empresa quebraba. Pedro Cortina decidió doblar la apuesta: elevó la financiación en un millón de euros más pero a cambio impuso la obligación de reducir costes de forma radical. Y eso pasaba por meter la tijera en el equipo de A Coruña. "Los gallegos se negaron a reducir plantilla, había unas 15 personas, aseguraban que era lo mínimo que necesitaban para seguir funcionando. El tema es que varios de esos empleados no estaban en nómina, facturaban como externos y trabajaban también para Betmedia. Ellos no querían deshacer su chiringuito, al final cobraban por horas y el coste era brutal", señala Calderón.

Una imagen del jugador Marc Bartra y su pareja en Vippter republicada de Instagram. (Vippter)
Una imagen del jugador Marc Bartra y su pareja en Vippter republicada de Instagram. (Vippter)

Los otros dos cofundadores, Daniel y Adrián, evitan dar detalles y prefieren esquivar las pullas personales, pero reconocen que se negaron a reducir la plantilla de las operaciones en A Coruña. "Les pusimos un ejemplo: si a una bicicleta le quitas la cadena o una rueda, no anda. Esto es lo mismo, no se podía reducir más el departamento técnico. Nosotros nos bajamos el salario, pero al final decidieron trasladar todo a Madrid. No hubo ningún problema, lo entedimos. Nuestra relación con los inversores actuales es excelente", aseguran.

"Esto solo funciona sorteando cafeteras"

A finales de 2017, Pedro Cortina decide dar un giro drástico para intentar reflotar la 'startup' durante el 2018: aporta más capital (hasta los 3 millones actuales), prescinde de los 'padres' de Vippter (Daniel, Adrián y Gonzalo), fulmina a todo el equipo en A Coruña, subcontrata en su lugar a una empresa en Madrid para llevar el frente técnico y ficha de jefa a una ex directiva de Abengoa, Ana María Arderius. Con el cambio, los Cortina, a través de Your Telecom, se convierten en los dueños absolutos de la red social, con el 95% del accionariado. "Los gallegos" se quedan con el 2% y el 3% restante está en manos de una sociedad participada por Gonzalo Calderón.

Consultados por este diario, la dirección actual de Vippter prefiere no dar declaraciones sobre la situación de la empresa. Solo comparten los "datos reales" de tráfico que, según ellos, confirmarían que se ha logrado revertir la situación de la compañía y que la idea sigue siendo tan buen negocio como prometía. Ahora mismo, Vippter cuenta con algo más de un millón de usuarios registrados y su tráfico de usuarios únicos y páginas vistas no ha dejado de escalar mes a mes. A mediados de 2018, la web contaba con apenas 320.000 usuarios únicos y 1,9 millones de páginas vista. Medio año después, en enero de este año, han logrado doblar ambas marcas, situándose en 619.000 usuarios únicos y 3,8 millones de páginas vista. Sobre el papel, una prometedora mejora. Pero, según diversas fuentes consultadas conocedoras de los datos de tráfico de Vippter, estas cifras globales enmascaran la verdadera realidad del negocio.

El número más alarmante es el porcentaje de usuarios fieles de verdad a la página, los que vuelven al cabo de un tiempo después de visitarla por primera vez. Seleccionando un periodo reciente cualquiera, por ejemplo, entre noviembre de 2018 y enero de este año, los usuarios que regresan a la web tras un mes son solo el 4,4%; tras el segundo mes, la cifra baja al 1,7%. A los tres meses prácticamente nadie de los que habían entrado hace 90 días (solo un 0,6%) lo vuelve a hacer. En 'startups' con un negocio similar, la cifra de retención tras un mes suele rondar el 30% y llegar hasta el 15% al tercer mes. ¿Por qué ocurre esto?

Cifras reales de retención de usuarios de la red social Vippter.
Cifras reales de retención de usuarios de la red social Vippter.

"Lo único que hacen para atraer tráfico son concursos y sorteos anunciándose en Instagram o en Facebook. De todo tipo de cosas: planchas de pelo, teclados, cafeteras... Para acceder a esos concursos tienes que registrate en su página. La gente entra en su Instagram o Facebook, ve que puede ganar algo gratis y prueba. Pero no vuelve. Es decir, el 'core' del negocio, la red social de famosos, lo que ellos venden, que es atraer a usuarios por lo que publican los famosos, está muerto, es un 'bluf'. No hay actividad. Es un modelo que se basa solo en comprar usuarios cada día sorteando cafeteras. Es lo que hacían hace 10 años BuyVip, Privalia, LetsBonus y todas las empresas de cupones para engrosar su cifra de registros. Pero al menos su negocio se basaba en eso, en ofertas", explica una fuente conocedora de los datos internos de Vippter que pide mantener el anonimato.

Ampliar

Otros datos demuestran su demoledora dependencia de los concursos y la compra de tráfico. En lo que va de año, y hasta el pasado 11 de febrero, la red social logró sumar 845.000 usuarios. ¿Cómo? De las 15 principales fuentes de tráfico, todas corresponden a sorteos y concursos ('contests' y 'drawns'). Se pueden consultar aquí los más recientes. Además, de los 845.000 usuarios conseguidos, el 92% son nuevos. "Es una cifra inusualmente alta, eso quiere decir que apenas logran retener a nadie", señala otra fuente consultada conocedora de los datos.

Uno de los múltiples sorteos semanales en Vippter: una plancha del pelo.
Uno de los múltiples sorteos semanales en Vippter: una plancha del pelo.

Un paseo por la web o la 'app' de Vippter sirve para ver también cómo apenas hay famosos creando contenido único y exclusivo para la red social. Rossy de Palma, Naty Abascal, Ariadne Artiles, Mario Vaquerizo, Nicolás Vallejo-Nájera... todos participan pero con republicaciones automáticas de otras redes, sobre todo de Instagram y Facebook. Exempleados consultados con conocimiento de la situación de la 'startup' aseguran que ahora se encuentra en su momento más delicado. Y su cofundador, Gonzalo Calderón, responsabiliza directamente al actual equipo gestor de su salida, pese a reconocer que "nosotros cometimos muchos errores".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios