OJITO XIAOMI, los valencianos VIENEN FUERTE

Los padres del robot aspirador Conga ahora tienen patinete: lo hemos probado un mes

Cecotec, el fabricante español que desafía a Roomba, se estrena en el mundo de la movilidad urbana con un patinete robusto y motor de 700W. Aquí va lo mejor y lo peor de un mes viajando con él

Foto: Nos hemos estado moviendo con el patinete eléctrico de Cecotec un mes por Madrid. (C. Castellón)
Nos hemos estado moviendo con el patinete eléctrico de Cecotec un mes por Madrid. (C. Castellón)

"No solo somos el Conga. Tenemos otros 500 productos y dentro de poco serán más". Eso nos lo decían los hermanos Orts hace unas semanas en su cuartel general de Quart de Poblet. Son los que han levatando Cecotec, que en unos pocos años han pasado de fabricar prácticamente cualquier electrodoméstico de esos que promocionaban los periódicos a rivalizar directamente con marcas del tamaño de Roomba o Thermomix, versionando algunos de sus productos como el mencionado robot aspirador (un clón que también friega y les ha dado una buena ración de fama recientemente) o un 'robochef' bautizado como 'Mambo'. Todo a precios más populares y al alcance de un mayor número de mortales. Un mantra que han intentado llevar hasta el último producto de su ecléctico catálogo. Por mencionar algunos: tostadoras, microondas, cafeteras, sofás de masajes, ollas programable o cintas de correr. Por eso no es de extrañar que también le hayan metido mano al tema de la movilidad urbana, una de las tendencias tecnológicas del momento.

Y lo han hecho con una primera línea que incluye varios patinetes eléctricos. Tienen versiones de diferente potencia, con asiento y sin él. Hemos probado la más básica, el Outsider E-Volution Phoenix 8.5, el que más se asemeja a la idea general que tenemos de estos aparatos. Aparatos que son cada vez más populares en las grandes ciudades como Valencia, Barcelona o Madrid. Especialmente en este último caso, como demuestra el desembarco masivo de plataformas de alquiler compartido. Nosotros nos hemos pasado un mes con este modelo. Y solo podemos decirte que si estás pensando, ahora que el invierno enfila su tramo final, en hacerte con uno para ir al trabajo o a la universidad tienes que tenerlo en cuenta. Aquí va nuestra experiencia y lo mejor y lo peor de estas semanas moviéndonos con él.

Tres ritmos diferentes

Foto: Michael Mcloughlin.
Foto: Michael Mcloughlin.

Estos días, la mayoría de personas que conocía que me han visto sobre este patinete me han preguntado prácticamente lo mismo. En primer lugar, si era el de Xiaomi (sí, increíblemente he tenido que repetirlo mucho). La segunda pregunta era más interesante: "Pero, ¿esto cuánto pilla?". Pues, sobre el papel, entre 25 y 30 kilómetros por hora. Cuando digo teóricamente es que he llegado a rozar picos de 35 kilómetros de velocidad máxima. Pero esa es la magia de mezclar la inercia, una buena cuesta abajo y ser un morlaco de 100 kilos. Cabe mencionar que tiene tres modos de circular:

Modos del 'Outsider E-Volution Phoenix 8.5'

ModoAutonomía (aprox)Velocidad máx. (en plano)
Eco (no indica nada en pantalla)Hasta 25 km12 km
Confort (se referencia una D blanca)Entre 14 y 16 km20 km
Sport (se referencia con una D enrojo)Entre 7,5 y 10 km30 km

Aquí hay que hacer varios matices. No es lo mismo cargar con un grácil cuerpo de 60 kilos que con los 'jamonos' que firmamos este texto. Es probable que tampoco utilices un único modo en tus trayectos, si no que vayas combinando los tres. Por ejemplo, en zonas de convivencia con peatones optarás por el modo 'Eco' y preferirás el 'Confort' para moverte por la calzada o por el carril bici.

El 'sport', que pone toda la fuerza que contiene este Outsider E-Volution, es el indicado, en mi caso, cuando circulo junto a coches o tengo que subir alguna cuesta. Se maneja bastante bien cuando tiene que subir pendientes, a excepción de que estas sean algo empinadas. Pero aquí también hay matices.

Estas cifras deben ser tomadas como referencia para hacernos una idea de su fuerza bruta, que es mayor a la de sus competidores por precio. El motor maneja los siguientes guarismos: hasta 700W de potencia (se liberan con el modo 'Sport') y un voltaje de 220-240. En este sentido, se coloca en primera linea de su categoría.

Un gobierno muy intuitivo

Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

Quizás una de las cosas más sencillas de hacer con este patinete es gobernarlo. Se hace todo con dos botones y un pequeño control giratorio. Con uno de ellos apagas y enciendes la máquina (ese símbolo lo reconoce cualquiera).

Con el otro (el que tiene tres líneas dispuestas una encima de la otra) cambiarás entre los diferentes modos o encenderás el led de la parte frontal. Cabe aquí mencionar que el foco es correcto aunque hay veces que se necesita más chicha. Además, la disposición de uno de los cables del freno hace que se meta en medio del 'chorro' de luz, algo a tener en cuenta en próximas entregas.

Sobre el control giratorio básicamente cabe decir que es una pequeña palanca para acelerar. Al principio el cuerpo te pide hacerlo con el manguito, como en las motos. Su disposición hará que acabes presionándolo únicamente con el dedo pulgar.

Cuenta con una pequeña pantalla en el centro del manillar. Solo muestra la velocidad, la batería restante y el modo que está activo. Es cierto que no hace falta muchos más datos ni que sea interactiva, que al final lo que importa aquí es que puedas controlar todo de un vistazo. Quizás para hacernos una mejor idea de la autonomía que manejamos realmente se agradecería más un porcentaje que el actual sistema, que consiste en una línea dividida en varios tramos.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

En resumen, que es mejor saber que me queda el 62%, a saber que me queda algo más de la mitad pero menos de tres cuartas partes. El otro lunar, al no tener una 'app', es que no tiene un cuentakilómetros que nos permita conocer la distancia recorrida.

Sobre el manillar, decir que los manguitos son extraibles. Aquí se ven algunos de los sacrificios que se han realizado con el fin de ser muy competitivos en la relación calidad precio. Los puños y el mando de los botones tienen un acabado muy plástico, que incluso parece frágil. Esta es otra de las asignaturas que tienen de cara a una nueva hornada: rematar esta zona, fundamental por otra parte, con mejores materiales, más agradables al tacto.

En la parte izquierda tenemos el timbre y el freno. Acerca del diseño, poco que decir. Es el mismo que podemos tener en cualquier bicicleta. Lo único que se agradecería es mayor sensibilidad. Se suele detener en siete u ocho metros. Está un poco por detrás en este aspecto de su gran rival, Xiaomi. Hay veces que necesitas detener la marcha más rápido y en una menor distancia y te ves obligado a pisar el freno trasero. Comentar aquí otra funcionalidad bien pensada: la aceleración automática. Si presionas durante cinco segundos, oirás una señal acústica que te advertirá que el motor sigue subiendo revoluciones y no parará hasta que aprietes el freno.

El patinete que me quitó el miedo

Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

Otra de las cosas que sorprendieron a los conocidos que me han visto moverme en uno de estos aparatos ha sido precisamente eso, estar ahí encima. Rondo los 1,90 metros de altura, mi señora madre no me dejó en herencia un gran equilibrio y llegué tarde al reparto de la coordinación. Por eso siempre que me había montado en un patinete de Xiaomi o en un Lime o VOI (servicios compartidos que operan en Madrid) me sentía como temoroso. Sin embargo, con este rápidamente me quité ese miedo mayúsculo. Me sentí con confianza y soltura relativamente rápido, aunque algún giro muy cerrado me devolviese a mi sitio cuando me venía demasiado arriba.

El mérito de esto reside en dos puntos: una tabla (recubierta con lija) más ancha que otros modelos y un diseño robusto. Simplemente da la sensación de ser más contundente. Algo a lo que contribuye su armazón y sus medidas. Son 13 kilogramos de estructura. Todo ello se agradece a la hora de circular a gran velocidad, ya que no sufres tanto al pasar por encima de un bache o los desniveles que te puedes encontrar.

Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

Sin embargo, esa robustez se convierte en un arma de doble filo. Es un patinete eléctrico que se puede plegar y dejar el cuerpo muy compactado. Pero portátil, lo que se dice portátil, no tanto. Cuesta. No sabes si llevarlo como una carretilla o al hombro.

Ambos tienen pegas. Igual una bolsa me lo hubiese facilitado. Pero intenta meterte tu con este mamotreto en el Cercanías en hora punta. O busca un hueco para dejarlo en la oficina cuando llegues sin que nadie te mire malamente. Lo que ganas en una cosa lo pierdes en otra. Pero, ¿qué quieren que les diga? Prefiero sentirme más seguro cuando voy montado encima y sufrir un poco cuando me toque llevarlo a cuestas.

Las ruedas

Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

Una de las quejas más habituales de usuarios de otros patinetes son las ruedas y los pinchazos. Es más, conozco a muchos que lo han dejado abandonado, cogiendo polvo, tras sufrir uno o dos reventones. Eso lo han cuidado mucho en este Outsider E-Volution Phoenix 8.5. Para ello han apostado por unas ruedas 'tubeless'. Es decir, sin cámara de aire. Esto es cierto que les resta amortiguación en ciertas ocasiones pero son más resistentes ante pinchazos. Además te dan un punto extra de dureza a la hora de subir bordillos o badenes.

En la parte delantera están rematadas con una llanta metálica. En la zona trasera quedan al aire. La única pega que tienen es zonas adoquinadas, caminos de gravilla o de tierra. Al no contar con esa amortiguación extra, notas más vibraciones que con otros modelos. No es un gran obstáculo, pero si un poco incómodo.

Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

Otro de los ejes centrales de este patinete es su batería. Es probable que la autonomía no deje a nadie sin palabras. Los que hagan un uso para trayectos cortos se podrán gestionar más o menos bien. Pero a los usuarios mas intensivos les puede resultar un poco corta. Por ejemplo, con el modo 'Sport', el más potente y con el que más cómodo me sentía yo para moverme por la calzada, puedes lograr entre ocho y diez kilómetros de autonomía.

A la mínima que tengas el trabajo un poco lejos, necesitarás doble ración. Por eso, en Cecotec han decidido crear un sistema de batería intercambiables, de 36V. Cada pieza tiene 6.400 mAh y tarda unas 3 o 4 horas en cargarse. Mi recomendación, aunque tengas que pagar un poco más, es que te hagas con una de repuesto, por lo menos.

Que la batería sea intercambiable, viendo la autonomía, es un acierto

El mayor problema es su peso y longitud. Te obligará a llevarla en una mochila. Si vas con una al trabajo, sin ningún problema entonces. Lo bueno es que pueden cargarse sin que estén puestas en el patinete (también tiene puerto) y con el mismo cargador. Lo otro que deberían mejorar es cómo se accede a ella. Simplemente hay que levantar una pestaña bajo el manillar y girar un mecanismo. No hay ningún cierre de seguridad con llave o clave. El cambio se hace en unos pocos segundos, esto hace que sea imposible (o poco recomendable) dejarlo en la calle aunque lo ates con una candado, porque cualquiera puede abrir esto.

Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

El último gran punto a comentar es que este es un patinete eléctrico, pero no conectado. No tiene ningún tipo de conectividad. No tiene una 'app' que lo acompañe. Por ejemplo, la de Xiaomi permite controlar la distancia recorrida y el de Ninebot permite bloquearlo y desbloquearlo cuando lo aparcas en la calle.

No es algo fundamental, como nosotros mismos hemos podido comprobar. Pero este tipo de herramientas pueden aportar funcionalidades extras que redondean mucho la experiencia.

Muchos han optado por un patinete ante las restricciones de Madrid Central. (C. Castellón)
Muchos han optado por un patinete ante las restricciones de Madrid Central. (C. Castellón)

¿Merece la pena?

Como decimos, este patinete pertenece a la primera hornada de aparatos de este tipo que hace Cecotec, que está viviendo una explosión en los últimos años. Cuesta en la web oficial, 359 euros, prácticamente el mismo precio que el patinete de Xiaomi en Amazon. Si quieres una batería secundaria, son 149 euros más.

Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

Dentro de las limitaciones del patinete eléctrico como vehículo, han apostado por un modelo más robusto que la competencia y con un muy buen motor para movernos en nuestro día a día por el barrio o por el centro de la ciudad. Todo ello, manteniendo un precio atractivo.

También es cierto que tiene algunas pegas como los materiales del manillar, la falta de aplicación, que lo mejor es que tengas una batería de respuesto o que es difícil de transportar cuando lo tienes cerrado. Sin embargo, es una opción muy equilibrada si estás pensando en comprar uno.

Lo bueno, lo malo y la duda

- Lo bueno: diseño robusto y seguro, así como potencia. Precio bastante competitivo.

- Lo malo: falta de app o muy pesado.

- La duda: autonomía. Lo mejor es hacerte con una segunda batería.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios